milagro

 

 
�Signos, o Prodigios?
 

 

conversion

 

 

 

 

En la primera lectura de hoy, Esteban trabaja "grandes prodigios y signos". �Hay una diferencia entre un prodigio y un signo? En la lectura del Evangelio de hoy, Jes�s desaf�a a sus seguidores porque lo hab�an perseguido por los milagros maravillosos que el hab�a realizado - prodigios que s�lo llenaron sus necesidades y deseos temporales (terrenales). Like us on Facebook

Un prodigio es un milagro. Un signo se�ala a Dios mientras viajamos por el camino de la vida hacia nuestro destino eterno.

�Por qu� hay menos milagros hoy que en el primer siglo cristiano? �Es porque tenemos menos fe? No, porque fe viene del Esp�ritu Santo, como un regalo, y nosotros no tenemos menos del Esp�ritu Santo ahora que nadie anteriormente, porque el Esp�ritu de Dios no puede ser disminuido. Nosotros quiz�s tengamos menos confianza, pero no menos fe. La fe quiz�s este oculta, pero ya est� dentro de nosotros.

Hay muchos factores que contribuyen a menos milagros prodigiosos hoy, pero quisiera examinar el que, no el por qu�. Si recibimos los milagros que pedimos o no, Dios desea que la experiencia nos ayude a confiar en el m�s completamente, porque esto afecta lo que es eterno dentro de nosotros. Su prioridad m�s grande es la purificaci�n de nuestras almas. �De qu� sirve un milagro si nosotros no somos convertidos de alg�n modo por ello? A veces nosotros recibimos m�s conversi�n si nosotros no recibimos el milagro. Follow us on Twitter

Los milagros son una parte normal de la vida cristiana. De otro modo, Jes�s no hubiera manifestado ambos signos y prodigios durante su ministerio, ni tampoco hubiera continuado haci�ndolo por medio de Esteban y los otros disc�pulos. Pero los milagros son como el pan que Jes�s multiplic�: "No deber�as estar trabajando para el alimento perecedero". Cuando Jes�s levant� a L�zaro de entre los muertos, L�zaro muri� finalmente otra vez. Cuando Jes�s camino por el agua, �l lleg� al otro lado y el milagro termin�. Cuando calm� la tormenta, otro d�a vino con otra tormenta.

Los milagros son una prima, no el objetivo. Los signos son lo qu� nos apuntan al objetivo. La conversi�n es el objetivo. Profundizar nuestra intimidad con Dios es el objetivo. La santidad m�s grande en la vida cotidiana es el objetivo.

Mientras seguimos los signos, nosotros llegamos a ser los signos que dirigen a los dem�s a Cristo. �En tu necesidad de un milagro, est� tu actitud cerca del sufrimiento y la fortaleza se�alando a los dem�s a Cristo? Cuando estamos m�s interesados en las maravillas de regalos temporales que en los signos de valor eterno, nos frustramos con Dios porque �l no hace las cosas a nuestra manera. �Eres un signo que dice a los dem�s que Dios siempre nos ama y sabe lo qu� es mejor para nosotros - o eres signo de que a �l no le importa?

�Qu� clase de signo eres? Like us on FacebookFollow us on Twitter

 

 

Reflexi�n de Las Buenas Nuevas

Lunes de la Tercera Semana de Pascua

23 de abril, 2012

 

Esta reflexi�n fue copiada con permiso de la autora, Terry M�dica, y es utilizada con permiso bajo la responsabilidad de grupo cat�lico Reflexiones para el Alma de Miami Fl.  Fue publicada por Ministerios de La Buena Nueva,http://gnm.org,registrada en el registro de propiedad literaria (c) 2010.  Para obtener permiso para reenviar este o imprimirlo o copiarlo, vaya aDerechos de autor

 

� 2012 por Terry A. M�dica

 

 

Reflexiones para el Alma               Efesios 6, 11 - 13

 

11. .Lleven con ustedes todas las armas de Dios, para que puedan resistir las maniobras del diablo.

12.Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los esp�ritus y fuerzas malas del mundo de arriba.

13. Por eso p�nganse la armadura de Dios, para que en el d�a malo puedan resistir y mantenerse en la fila vali�ndose de todas sus armas.

 

 

Lecturas del D�a:

 

Hechos 6:8-15

Salmo 119:23-24, 26-27, 29-30 (con 1ab)

John 6:22-29

 

Opine y siganos
Like us on Facebook   Follow us on Twitter
Sorpresa Espiritual Aqui