milagro

 

 
¿Signos, o Prodigios?
 

 

conversion

 

 

 

 

En la primera lectura de hoy, Esteban trabaja "grandes prodigios y signos". ¿Hay una diferencia entre un prodigio y un signo? En la lectura del Evangelio de hoy, Jesús desafía a sus seguidores porque lo habían perseguido por los milagros maravillosos que el había realizado - prodigios que sólo llenaron sus necesidades y deseos temporales (terrenales). Like us on Facebook

Un prodigio es un milagro. Un signo señala a Dios mientras viajamos por el camino de la vida hacia nuestro destino eterno.

¿Por qué hay menos milagros hoy que en el primer siglo cristiano? ¿Es porque tenemos menos fe? No, porque fe viene del Espíritu Santo, como un regalo, y nosotros no tenemos menos del Espíritu Santo ahora que nadie anteriormente, porque el Espíritu de Dios no puede ser disminuido. Nosotros quizás tengamos menos confianza, pero no menos fe. La fe quizás este oculta, pero ya está dentro de nosotros.

Hay muchos factores que contribuyen a menos milagros prodigiosos hoy, pero quisiera examinar el que, no el por qué. Si recibimos los milagros que pedimos o no, Dios desea que la experiencia nos ayude a confiar en el más completamente, porque esto afecta lo que es eterno dentro de nosotros. Su prioridad más grande es la purificación de nuestras almas. ¿De qué sirve un milagro si nosotros no somos convertidos de algún modo por ello? A veces nosotros recibimos más conversión si nosotros no recibimos el milagro. Follow us on Twitter

Los milagros son una parte normal de la vida cristiana. De otro modo, Jesús no hubiera manifestado ambos signos y prodigios durante su ministerio, ni tampoco hubiera continuado haciéndolo por medio de Esteban y los otros discípulos. Pero los milagros son como el pan que Jesús multiplicó: "No deberías estar trabajando para el alimento perecedero". Cuando Jesús levantó a Lázaro de entre los muertos, Lázaro murió finalmente otra vez. Cuando Jesús camino por el agua, él llegó al otro lado y el milagro terminó. Cuando calmó la tormenta, otro día vino con otra tormenta.

Los milagros son una prima, no el objetivo. Los signos son lo qué nos apuntan al objetivo. La conversión es el objetivo. Profundizar nuestra intimidad con Dios es el objetivo. La santidad más grande en la vida cotidiana es el objetivo.

Mientras seguimos los signos, nosotros llegamos a ser los signos que dirigen a los demás a Cristo. ¿En tu necesidad de un milagro, está tu actitud cerca del sufrimiento y la fortaleza señalando a los demás a Cristo? Cuando estamos más interesados en las maravillas de regalos temporales que en los signos de valor eterno, nos frustramos con Dios porque él no hace las cosas a nuestra manera. ¿Eres un signo que dice a los demás que Dios siempre nos ama y sabe lo qué es mejor para nosotros - o eres signo de que a él no le importa?

¿Qué clase de signo eres? Like us on FacebookFollow us on Twitter

 

 

Reflexión de Las Buenas Nuevas

Lunes de la Tercera Semana de Pascua

23 de abril, 2012

 

Esta reflexión fue copiada con permiso de la autora, Terry Módica, y es utilizada con permiso bajo la responsabilidad de grupo católico Reflexiones para el Alma de Miami Fl.  Fue publicada por Ministerios de La Buena Nueva,http://gnm.org,registrada en el registro de propiedad literaria (c) 2010.  Para obtener permiso para reenviar este o imprimirlo o copiarlo, vaya aDerechos de autor

 

© 2012 por Terry A. Módica

 

 

Reflexiones para el Alma               Efesios 6, 11 - 13

 

11. .Lleven con ustedes todas las armas de Dios, para que puedan resistir las maniobras del diablo.

12.Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba.

13. Por eso pónganse la armadura de Dios, para que en el día malo puedan resistir y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas.

 

 

Lecturas del Día:

 

Hechos 6:8-15

Salmo 119:23-24, 26-27, 29-30 (con 1ab)

John 6:22-29

 

Opine y siganos
Like us on Facebook   Follow us on Twitter
Sorpresa Espiritual Aqui