JES?S, NUESTRO CAMINO
 
Mother and child 
Dios ilumina tu d?a!  

?Al o?r estas palabras, todos se retiraron, uno tras otro, comenzando por los m?s ancianos. Jes?s qued? solo con la mujer, que permanec?a all?, e incorpor?ndose, le pregunt?: ?Mujer, ?d?nde est?n tus acusadores? ?Alguien te ha condenado??.  Ella le respondi?: ?Nadie, Se?or?. ?Yo tampoco te condeno, le dijo Jes?s. Vete, no peques m?s en adelante?.

 

Juan 8: 9-11

 

 

M?sica para antes de meditar

 

DIFERENCIA ESENCIAL ENTRE CREENCIA Y FE

?Gran cantidad de tinta -y sangre- se han derramado sobre las creencias a lo largo de los siglos Cristianos. Y a?n hoy, en una era de no fe, de escepticismo y ansiedad, lo que creemos, o lo que pensamos que creemos puede todav?a ser causa de divisi?n, distanciamiento y egocentrismo religioso. Sin embargo, ?con cu?nta frecuencia la violencia con la que los hombres reivindican o defienden sus creencias traiciona el intento de convencerse a s? mismos de que ellos realmente creen o que sus creencias son aut?nticas! El espectro de nuestra verdadera creencia puede ser tan atemorizante que podemos vernos sumidos en modos extremos, contradictorios de imponer nuestras creencias a los dem?s, en vez de vivirlas nosotros mismos en forma simple y pac?fica.

 

Existe otra reacci?n extrema hacia la molesta sospecha que tenemos de nuestra falta de convicci?n y no es la arrogancia sino la indiferencia. Al sentir nuestra propia falta de autenticidad, la evadimos entreg?ndonos a las emociones que crea, el fatalismo o el pesimismo egoc?ntrico. Pero cualquiera sea el extremo, la intolerancia o la indiferencia, el origen es el miedo a la brecha entre lo que creemos y lo que experimentamos. Y sabemos que si esta brecha le resta autenticidad a nuestro mensaje, aunque se trate del Evangelio, no podemos convencer a nadie si no nos ha convencido a nosotros de que podemos ser transformados por ?l.

 

Dondequiera que este temor a nuestro propio escepticismo controle a la Iglesia, lo que deber?a ser una comunidad alegre, tolerante y compasiva unida para celebrar la maravilla de una experiencia com?n trascendente se convierte en un observador sin vida de rutinas formales o en un agente de represi?n intolerante y pomposo. Desde nuestra perspectiva hist?rica podemos rememorar a una Iglesia que ha sido ambas. En realidad, debido a la sociedad compleja y vol?til en la que habitamos es probable que actualmente podamos encontrar ambos extremos de escepticismo Cristiano en diferentes ?reas de la misma Iglesia.

 

Es un peligro siempre presente debido a que la fuerza vital de la tradici?n Cristiana es muy precaria, muy personal y muy delicada. No puede ser comprometida ni diluida sin dejar de ser lo que es y convertirse en una simple palabrer?a piadosa o en una religiosidad arrogante. Y sin embargo esta fuerza vital a la que San Pablo llama Esp?ritu- el Esp?ritu que no debemos entristecer ni sofocar- es un poder de irresistible alegr?a y paz, si s?lo nos permitimos ser. Si s?lo podemos encontrar el camino para ser, simplemente, nosotros mismos, entonces este poder en nuestro interior se dilata y nos absorbe. Entonces podemos convertirnos en lo que con tanta frecuencia hablamos, ap?stoles de la realidad que es Cristo, comunicadores de la energ?a viviente de su Evangelio.

 

Una de las grandes iron?as de la historia es que los hombres nunca han sido capaces de institucionalizar esta energ?a porque no se puede experimentar la realidad sino por medio de una participaci?n directa y espont?nea. A?n m?s, la experiencia que no es aut?ntica es demasiado f?cil de codificar, formalizar e institucionalizar, el recuerdo del fugaz vistazo de la luz de la realidad. Es este recuerdo, muchas veces extra?do de la experiencia directa, que pasa a las creencias codificadas que las sociedades legan a las generaciones sucesivas.?  continuar? la semana pr?xima

 

Traducci?n de una carta de Father John Main

 

(por Ana In?s)

TENEMOS EL REGALO!

Te invito a leer estos hermosos escritos de meditadores, como t? y yo, que comparten desde su coraz?n:

 

Puedes leer estos testimonios en www.permanecerensuamor.blogspot.com

 

?Qu? te gust? y qu? opinas del escrito de Father John? 

 

Te invito a enviarme un texto sobre este tema o sobre alguna experiencia que vivas ahora relacionada con tu camino de espiritualidad.  Por favor m?ndame tu escrito a mi correo y lo publicar? en el blog.

 NUEVOS COMIENZOS
Meditar es un proceso de despojarnos de nuestras creencias o tambi?n de localizarlas como simples creencias - mutantes, temporales.  Meditar es dar un paso de fe a la fe - al misterio del Amor de Dios en nuestro coraz?n.
NUEVOS COMIENZOS - SOBRE COMPARTIR EL REGALO

La capilla virtual es un espacio en Facebook donde puedes encontrar a otras personas que meditan.  Es un lugar de silencio - nos hacemos presente escribiendo un mensajito cuando vamos a meditar, invitando o convocando a otros a meditar, un saber que en nuestros silencios no estamos solos; un aprender a estar en silencio con el otro. 

Tu silencio,  ...

tambi?n es m?o!

 

 

 

 

Luc?a

   

 

 

 

Tel.: + 52 (755) 553.0120 (Ixtapa, M?xico)
 
APRENDE A VIVIR EN LA PRESENCIA DE DIOS
SI COMPARTES ESTE MENSAJE CON ALGUIEN...
...o si ves este mensaje en alguna red social, te regalamos una subscripci?n a este bolet?n que te llegar? a tu correo electr?nico.  Para inscribirte, por favor pulsa aqu?.   (Si t? ya recibes estos mensajes, no es necesario que te vuelvas a inscribir).

Like us on FacebookFollow us on TwitterVisit our blog