Las Fuerzas de Oposición.


En diversos deportes, la victoria se obtiene de estudiar y conocer detalladamente al enemigo sin tener acceso a su libro de jugadas. Esto requiere estudio, investigación y observación del comportamiento y estrategia de la oposición. En la vida también es necesario saber y entender quién es nuestro oponente para poder ganar la batalla que enfrentamos cada día. 

Nuestro oponente puede ser cualquier cosa que evite que avancemos hacia el cumplimiento del propósito de Dios en nuestra vida. Sin embargo, la buena noticia es que tenemos la oportunidad de ver y estudiar el libro de jugadas que contiene todas las respuestas. Este libro es la Biblia. 
Aquello que nos influye está determinado por "cómo" vivimos la vida, y leer, entender y hacer lo que dice la Palabra de Dios pondrá una cobertura sobre nosotros que repele las fuerzas que tratan de influir en nosotros y desviarnos de su camino.

Lee Efesios 6.12, este pasaje nos dice contra quién peleamos, luego piensa en la diferencia entre los oponentes que puedes ver y los que no puedes ver en la vida. 

Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales.

Escribe en una columna los oponentes que sabes que están tratando de influir en lo natural y reflexiona sobre ello. Una vez más lee Efesios 6.12 y empieza a discernir en tu mente cuáles son las verdaderas influencias detrás de estos oponentes "naturales".

Haz un compromiso con Dios de leer y meditar en su Palabra de forma regular, para que puedas prepararte mental, física y espiritualmente para pelear contra estas fuerzas invisibles. Y recuerda, si fallamos en discernir cuáles son esas fuerzas de oposición en nuestra vida, serán ellas las que influyan en la manera que nos conducimos en la vida. Debemos tener discernimiento con lo que no se ve, y el discernimiento se refuerza cuando aplicamos la Palabra de Dios.


Tu amigo,
Randy O. Morrison.

¡Conéctate con nosotros!