Espero que hayas tenido momentos de reflexión respecto al tema que estamos estudiando: "La Espiritualidad que marca una diferencia. La ley del amor". Dios es amor y es poderoso, y como creyentes, nuestra responsabilidad es aplicar el amor de Dios a través de todos los aspectos de la vida.
Amar a los demás de manera constante, con un propósito, debe ser nuestra forma de vivir. Una pregunta que debemos hacernos constantemente a través del viaje de la vida es "¿qué evidencia tengo para decir que mi espiritualidad está marcando la diferencia en mi familia, mi comunidad y mi entorno de trabajo?". Si no hay evidencia válida, es tiempo de buscar a Dios para que podamos redefinir nuestro corazón y mente hacia los principios de la espiritualidad.
 
Seamos intencionales esta semana para encontrar, por lo menos, a una persona que podamos impactar por medio del amor de Dios. Al despedirnos de esta persona, hagámosle saber que ¡fue un día AGAPE!

Randy Morrison
¡Conéctate con nosotros!
RELACIONES DE INFLUENCIA
La responsabilidad de la iglesia es restaurar los corazones afligidos. Todos juntos creamos el cuerpo de la iglesia y como parte de ese cuerpo, nuestra responsabilidad en la Tierra es representar a Jesús. Esto significa que debemos demostrar de manera constante el amor de Dios en nuestras decisiones e interacciones. Una pregunta que debemos reflejar es, "¿estoy haciendo un buen trabajo representando a Jesús?". Nuestra respuesta no será afirmativa sin una relación con Dios, ni podemos aplicar los principios de la espiritualidad sin una relación. La influencia de Dios en nosotros traerá como resultado, acciones de verdadera sensibilidad y empatía con los demás.
 
Identifica algunas personas que conozcas que estén pasando por situaciones difíciles. Reflexiona en las interacciones que has tenido con ellos en los pasados meses. Piensa, "¿qué es lo que he hecho para reflejar y representar a Jesús?" Toma nota de tus respuestas. Revisa todo lo que has escrito para ver si tu representación de Jesús es pobre o buena. Ahora habla con Dios y repórtale tus resultados. Busca el consejo de Dios acerca de tus pasos y de esta forma fortalecer su influencia en ti. Documenta esto, revísalo periódicamente con Dios para determinar si tu relación con Dios se ha fortalecido.
 
RECUERDA: Los creyentes observan a las personas afligidas como una oportunidad para aplicar amor incondicional. Con Dios en nuestra vida, estaremos seguros de tener conexiones eternas, "relaciones de influencia".


PRINCIPIOS DISEÑADOS
En Lucas 10:30-37 se habla de la historia del buen samaritano. En esta escritura, los líderes religiosos tratan a la persona herida como un "tema a discusión". Por otro lado, el samaritano ve a esta persona herida como una oportunidad de mostrar amor incondicional. Jesús nos muestra tres principios en esta historia. Cuando aplicamos estos principios en nosotros, estaremos marcando la diferencia en nuestra comunidad y por lo tanto, en el mundo.
 
Principio #1: La espiritualidad verdadera no juzga ni victimiza a los demás por su debilidad.

Principio #2: La espiritualidad verdadera ve más allá de la diferencias étnicas; ve el corazón de la gente.

Principio #3: La espiritualidad verdadera, sin importar las implicaciones, toma prioridad en las necesidades de los demás al mismo nivel de importancia que nuestras propias necesidades.

Estos principios fueron diseñados por el arquitecto de la vida: Dios.
 
Lee Lucas 10:30-37 con mucho cuidado. Júntate con algún amigo en el que confíes para compartir estos principios que has aprendido. Escribe estos principios en tus propias palabras. Cada día, escribe el nombre de una persona con la cual interactuaste durante el día. Revisa cuál de los principios usaste al interactuar con esta persona.
 
RECUERDA: Los principios de la espiritualidad son sinónimo de amor. No podemos influenciar a los demás acerca de sus errores en su caminar si nosotros no caminamos por el camino correcto.
   
     
LA RAÍZ DEL FRUTO
La espiritualidad verdadera ve más allá del comportamiento de la gente afligida para encontrar la raíz de sus aflicciones. Muy a menudo nos detiene el "fruto" de malas decisiones o comportamientos, pero con la espiritualidad, nuestra visión se extenderá hacia la raíz del pecado no a su fruto. Cuando operamos basándonos en la espiritualidad, nuestras relaciones serán más significativas y de impacto, entonces, es cuando podemos estar confiados en hacer una diferencia verdadera en la vida de los demás.
 
Lee Juan 3:16 y explícale a Dios qué significa esta escritura respecto a tu interacción con los demás que no están siguiendo las leyes de Dios. ¿Qué necesitas cambiar? ¿Qué funciona, basándote en tu creencia en Jesús? La siguiente vez que interactúes con alguien que va por un camino erróneo, pregúntate, "¿qué puedo hacer para demostrar el amor de Jesús?"
 
RECUERDA: Nuestra experiencia con la clase de amor que Jesús predica, es lo que debemos demostrar con los demás. El amor es buscarnos y procurarnos para lograr buenas conexiones. Lo único que nos distingue con el pecador, es la creencia en lo que dijo Jesús. Cuando Jesús nos ama, no nos lastima.


SIN ATADURAS
No hay términos, condiciones o ataduras a la ley del amor. Este es el amor que conecta nuestra sociedad con las leyes de Dios. Escuchamos mucho acerca del amor a través de los medios y en nuestras conversaciones pero, usualmente, la clase de amor que escuchamos es limitado y atado a nuestras emociones. Juan 15:13  define el verdadero amor de Dios. El discernimiento es necesario para distinguir entre las cuatro formas de amor que se muestran en la sociedad.
 
Estas cuatro formas son PHILEO, STORGE, EROS y AGAPE. Tres de estas cuatro, (phileo, storge y eros), pueden ser expresadas porque están ligadas a emociones humanas. El amor AGAPE es el fundamento de las otras tres, porque le da forma y crea una conexión espiritual que causa actos altruistas. Empieza a escuchar cómo se describe el amor, pon atención a cómo demuestran amor la gente que conoces o con los que trabajas. Guarda un record mental de los tipos de amor expresados. ¿Es phileo?  ¿storge? ¿eros? Justifica la respuesta a cada pregunta, habla con Dios acerca de esto al final de cada día.
 
RECUERDA: La medida de nuestra vida se determina por el nivel de sacrificio que estamos dispuestos a tomar. Si amamos a los demás sólo por emoción, interés o situaciones, demostramos amor condicionado.
¡Conéctate con nosotros!