Estamos explorando la espiritualidad verdadera y su aplicación en la vida real. La espiritualidad que marca una diferencia depende de nuestra habilidad de discernirla con una intención de usarla para propósitos de restauración. Es muy importante que tengamos la inspiración correcta acerca de nuestra responsabilidad como creyentes.

Nuestro trabajo es obrar con la mente de Cristo en todo lo que hacemos, no con religiosidad. Al traer sanidad a un mundo perdido y enfermo, sabremos que estamos haciendo nuestro trabajo y cumpliendo nuestra misión. Debemos estar dispuestos a ver más allá de las faltas de los demás para ayudarlos a su restauración.

Mi oración es que cada uno de ustedes sea tocado por Dios en el área de necesidad para que su corazón y mente estén totalmente equipados para lograr las actividades con el nivel de espiritualidad necesario para marcar la diferencia en la vida de los demás y en su comunidad.

Randy Morrison
¡Conéctate con nosotros!
SIN EXCEPCIONES
No hay excepción, todos nos equivocamos. Todos somos vulnerables a la tentación. En algún momento de nuestra vida vamos a experimentar situaciones que requieren restauración. La espiritualidad debe operar de manera efectiva en nuestra vida para asegurarnos que la restauración será duradera en nosotros y en los demás. La forma en la que nos comunicamos con los demás está basada en la madurez espiritual. Nuestro entendimiento y habilidad para poner la espiritualidad en acción depende de nuestra relación con Dios. Debemos estar monitoreando nuestras acciones, decisiones y comportamientos constantemente para asegurarnos que nuestra espiritualidad esté surtiendo efecto en marcar la diferencia en todas las situaciones y  relaciones.

Lee  Gálatas 6:1-3. ¿Qué necesitas hacer para aplicar espiritualidad en tu vida? Haz una lista de lo que debes hacer para incrementar tu entendimiento acerca de la espiritualidad. Esto debe incluir, por supuesto, tiempo con Dios y estudio de Su Palabra. Pon este plan en tu agenda.

RECUERDA: Hay peligro en pensar que los problemas de los demás no nos afectan. El orgullo espiritual nos causa que formemos una estima falsa de nosotros mismos. El ser tolerante con los demás es un signo de espiritualidad verdadera.

EQUIPAJE PESADO
Todos tenemos un nivel de "equipaje" que nos retiene de nuestro futuro deseado. Sin espiritualidad, nuestra confianza, autoestima y valor propio se desvanecen. Como resultado de esto nos enfocamos en nuestros propios asuntos de tal manera que nos quedamos retirados y ciegos para las oportunidades que Dios pone frente a nosotros. Nuestra situación en la vida nos coloca en una situación de auto-aprisionamiento.

Juan 4 nos provee de un cuadro claro de espiritualidad verdadera de cómo Jesús ministró a la mujer samaritana del pozo. Imagínate que eres un observador en el pozo. ¿qué hubieras hecho al escuchar a Jesús ministrar a esta mujer? ¿Cómo hubieras reaccionado? ¿Qué preguntas le hubieras hecho a Jesús acerca de este tema? ¿Cómo crees que esta información te hubiera afectado en cuanto a tu interacción con los demás?

RECUERDA: La gente que trae asuntos en su vida tienden a apartarse de los demás por culpa o pena. No podemos ser espirituales sin ser sensibles hacia los problemas y necesidades de los demás.

   
  
  
DERRIBA LOS MUROS
En  Juan 4:5  aprendemos cómo fue que Jesús viajó a través de Samaria. Al descansar, se encontró con la mujer samaritana en el pozo. Esta mujer no quería involucrarse con Jesús, puesto que no sabía cuáles eran sus motivos. Nuestra falta de disponibilidad para ser parte de la respuesta que la sociedad necesita, es un signo de la falta de madurez espiritual. Una persona espiritual no se echa para atrás al ver los asuntos que están afectando a la sociedad y ambiente en el que residimos. 

Los muros son levantados cuando, una persona, tiene falta de valor propio, y se siente juzgado por lo que hace en la vida.  Necesitamos derribar los muros de resistencia y soledad, y de la misma forma, remplazar estas con espiritualidad verdadera. La mujer del pozo actúa de manera defensiva por su falta de valor propio y su sentimiento de ser juzgada por los demás constantemente. Lee Juan 4:5 cuidadosamente. ¿Te acuerdas de algún momento en dónde fuiste escéptico con los motivos de alguien? Después de leer la historia de esta mujer, ¿qué harás diferente al conocer a alguien?

RECUERDA: Los muros son levantados por falta de valor propio y por el sentimiento de saber que se está siendo juzgado constantemente. Si nos exponemos muy seguido a malas relaciones, vamos a perder nuestra habilidad de discernir buenas relaciones.

CONFRÓNTALO
En la vida, cuando obramos en espiritualidad verdadera, estaremos  siempre interactuando, en relaciones, asuntos y oportunidades para la restauración al final de este proceso. Como resultado de esto, nosotros nunca debemos huir de enfrentar los problemas de la vida. En lugar de esto, debemos confrontar las raíces de cada problema, confiados y llenos de fuerza. Esto significa el examinar el lado bueno, malo y feo de cada asunto. Podemos hacer esto confiados, sabiendo que la espiritualidad de aquellos que nos rodean viene con sanidad, reparación, reconstrucción a través de la restauración al final de este proceso.

Pasa tiempo leyendo y reflexionando acerca de Juan 4:18-19. Piensa en los problemas de raíz de la mujer samaritana. ¿Cuáles son las raíces que estas dejando crecer en ti al no enfrentar asuntos o problemas? Identifica alguien que conozcas que enfrente la vida con un verdadero sentido de espiritualidad. Puede ser que seas tú. Reflexiona en qué es lo que te hace pensar al respecto de esta persona. Considera el hablar con esta persona o, si eres tú, considera ayudar a alguien más que esté luchando con esto a través de la restauración y la bondad.

RECUERDA: U na persona espiritual sabe cómo ir al problema de raíz y tratarlo sin condenar a la víctima. Los asuntos del pasado tienen la tendencia a empeorar en lugar de mejorar cuando no tratamos con los asuntos espirituales.

¡Conéctate con nosotros!