¡Hay buenas noticias para todos! Todo lo que necesitamos hacer es escuchar con cuidado lo que Dios nos está diciendo y, mediante la confianza total en Dios, las distracciones como el miedo, la ansiedad o la preocupación, no tendrán impacto en nuestra vida.

La vida toma diferentes rumbos y nuestra respuesta a cada uno de estos giros determinará nuestro resultado en ella. Las distracciones pueden ser muy costosas, pero podemos aprender bastantes lecciones de varios personajes de la Biblia que se desviaron de su propósito divino por distraerse. Por ejemplo: Adán y Eva perdieron la comodidad de la vida, Sansón perdió su visión y el Rey Saúl perdió su unción. Sin embargo, el propósito de Dios permanece en nuestra vida a pesar de todo; enfocarnos en esto nos previene de distracciones que puedan robar nuestro destino.
 
Mi oración es que cada persona se aferre a las promesas de Dios sin importar presiones, influencias y distracciones que los lleven a otras cosas. Debemos permanecer continuamente en lo que el Apóstol Pablo dijo acerca de pelear la buena batalla de la fe y terminar la carrera.
 
Conforme caminamos por la vida, escuchemos claramente la voz de Dios para saber actuar en cada paso del camino. Al hacer esto, sin duda vamos a bendecir a otros en nuestro andar.
 
Sabemos que las ovejas del Señor saben escuchar su voz. Mi oración es que cada uno de nosotros encuentre ese lugar correcto en dónde la voz de Dios se escucha fuerte y nuestro propósito se convierta en una obsesión.
 
Dios les bendiga.
Randy Morrison
¡Conéctate con nosotros!
FALLA DE PRODUCTO
Los productos a menudo fallan cuando no se usan de manera correcta. Muchas veces hacemos planes para nuestra vida y luego tratamos de echarlos a andar sin considerar las condiciones que se fueron predeterminadas por Dios. Podemos tener un plan, la pregunta es si éste plan se alinea al propósito de Dios.  Sin el factor del propósito de Dios, nuestros planes no tienen la posibilidad de pasar la prueba de tiempo y como resultado de esto, mucha gente se queda insatisfecha en la vida. Cuando vivimos en un ambiente que no está en la voluntad y el propósito de Dios, la tristeza y la falta de felicidad llenan los huecos. Como nos dice el Apóstol Pablo en Hechos 17:26 , Dios predeterminó límites y tiempos específicos para crecer y florecer. El verso 28 dice que es por medio de Él que vivimos, nos movemos y tenemos plenitud: habitamos este mundo a través de Dios. 
¡La plenitud viene permaneciendo  conectados firmemente a la promesa de Dios!

Lee y estudia Hechos 17:26-28 . Haz un resumen de lo que dice el Apóstol Pablo en esta escritura. Considera cómo es que esto aplica en tu vida y en las acciones que tomas a diario. Escribe las acciones que tomarás para demostrar que vivimos, nos movemos y llegamos a la plenitud a través de Dios.
 
RECUERDA: Los deseos de la carne nos pueden provocar impaciencia, y esto, a tomar planes que no están dentro del plan de Dios para nuestra vida. 
 

SEMILLAS DE IMPACIENCIA
Los deseos de la carne estimulan la impaciencia. Ésta es como una semilla, crece en nosotros creando raíces de manipulación, las cuáles, en su momento ahogan el plan de Dios para nuestra vida. Nuestro destino, entonces, se interrumpe. Conforme la semilla de la impaciencia crece en nosotros, perdemos información importante de nuestro destino y a menudo nos convencemos a nosotros mismos que la manera de actuar de Dios no va a funcionar, nos atrevemos entonces a crear sustitutos de la voluntad de Dios. También nos damos cuenta que las emociones con las que no hemos tratado en la vida, fortalecen la impaciencia en nuestro interior.
 
Lee  Juan 3:6 y reflexiona lo que esto significa para tu vida. Piensa en el hecho de que somos seres espirituales, nacidos del espíritu. Considera alguna situación que representa retos a tu vida. Haz una nota mental de cómo es que planeas tratar con esta situación desde el punto de vista espiritual, en lugar de hacerlo desde tus deseos carnales o tus emociones escondidas. Habla con Dios acerca de este plan. Escucha claramente la dirección y el apoyo para tomar los pasos que debes tomar para solucionar el reto. Reflexiona cómo es que este acercamiento es diferente al dejar que tus deseos carnales controlen tus respuestas.
 
RECIERDA: No hay ningún tipo de plenitud al sustituir la voluntad de Dios para nuestra vida con nuestros propios métodos.
   
  
  
LA LUZ DE DIOS AHORRA ENERGÍA
En algunos países cambian su hora en verano. El cambio de horario en verano hace que la luz rinda más y cueste menos. Cuando dejamos que Dios se involucre en nuestra vida, se prende el contacto para que la energía brille, una luz distinta que aumenta la efectividad y la eficiencia hacia la plenitud del propósito de Dios. Cuando la luz de Dios está prendida, nuestra energía personal se conserva exclusivamente para aquellas cosas que nos hacen avanzar en el reino de Dios. La luz de Dios es más económica cuando se alcanza la plenitud personal, por otro lado, la falta de plenitud tiene un costo alto que impacta de forma negativa la paz eterna.
 
Lee  Job 32:8. 
Sólo Dios nos puede dar entendimiento real.  Cuando se conecta el espíritu que está dentro de nosotros con el entendimiento de Dios, la luz de nuestro interior brilla fuerte. Considera el significado de esta escritura en    Job 32:8. ¿Qué se necesita para prender (o encender) el interruptor de "economizar energía" respecto a la luz de Dios en tu vida? Haz una lista de las cosas que necesitas para hacer que esto sea una realidad. Lee esta lista con Dios y toma el compromiso de actuar en esto cada día.

RECUERDA: Sólo el Espíritu nos puede llevar a nuestro destino. Si la carne pudiera hacerlo sola, no necesitaríamos a Dios .

"El hombre debe tener la capacidad de detectar y observar esa luz que brilla a través de su mente 
desde su interior". Ralph Waldo Emerson (Autor) 


INTELIGENTES
Ser "inteligente" significa saber pasar las pruebas con éxito. Dios nos dio el poder y la habilidad de ser inteligentes respecto a las cosas que enfrentaremos en la vida. Cuando tenemos la fuerza para evitar las distracciones del camino y permanecer enfocados en el propósito de Dios para nuestra vida, estamos siendo "inteligentes". El destino de Abraham fue retrasado en su vida por causa de Lot, su padre y su esposa. Las distracciones nos alejan del enfoque original, nos llevan a direcciones conflictivas y emocionales que son el resultado de la falta de descanso. La gente permanece sin plenitud en la vida cuando no pasan la prueba de evadir las distracciones.
 
Lee  Números 13:26-33. Piensa en la promesa de Dios en esta escritura. ¿Cuáles fueron las distracciones que movieron el enfoque de la promesa de Dios? Haz una nota mental acerca de cuáles son las cosas que se pudieron manejar de forma distinta para que hubieran pasado la prueba de no distraerse. 
Comprométete a tomar una acción empezando el día de hoy para estar mejor preparado y pasar la prueba siguiente al ser confrontado por distracciones.
 
RECUERDA: Siempre vendrán distracciones sobre el camino de tu destino. Nuestro propósito en la vida siempre atraerá enemigos que tratarán de distraernos de nuestro enfoque. Las distracciones son los mayores enemigos de nuestro enfoque.

VACÍA LAS BODEGAS
Mientras más acumulamos en la vida, mayor espacio necesitaremos. Muy a menudo definimos la vida por la cantidad de posesiones que tenemos. Más tarde, a todas estas posesiones les llamamos "montones". Pero no necesitamos más cosas, necesitamos más de Dios en nuestra vida. Las distracciones hacen que definamos la seguridad por el número de cosas que hemos acumulado, pero sabemos que la plenitud no viene por medio de una obsesión personal, viene por lograr el propósito de Dios para nuestra vida. Así que sacar y vaciar los "montones" de las bodegas de nuestra mente y corazón, van a dejar espacio para la promesa de plenitud de Dios por medio de nuestro destino.
 
Escoge algún lugar, ya sea en tu oficina, cuarto, auto, etc., que esté especialmente amontonado con cosas (por ejemplo papeles o cajas). Toma tiempo este fin de semana para quitar todo ese montón. Reordena este espacio para lograr un mejor uso y productividad. Cuando hayas terminado, reflexiona en cómo te hace sentir ese espacio renovado. Piensa cómo puedes aplicar este mismo ejercicio quitando los montones que distraen tu mente de la promesa de Dios. Habla con Dios, pídele ayuda para vaciar las bodegas de tu mente para que puedan ser llenadas con las promesas de Dios. ¡Empieza el proceso inmediatamente!
 
RECUERDA: Sin una vida con propósito, nunca estaremos en plenitud ni disfrutaremos los verdaderos beneficios y bendiciones que Dios predestinó para nuestra vida. Lo que determina como vamos a vivir es el lugar en donde ponemos nuestro corazón.
 
"La verdadera pregunta para cualquier cosa que sucede en nuestra vida no es ¿qué obtuvimos?, 
sino ¿qué hicimos?" Thomas Carlyle (Autor escocés)



¡Conéctate con nosotros!