La oración debe ser parte de nuestra vida, porque cuando oramos suceden cosas. La oración no debe ser un ritual que hagamos para beneficiar a los demás, sino una parte humilde y constante de nuestra existencia en la Tierra.

Nuestro trabajo principal como creyentes es la oración. Cuando nos encontramos orando sobre nuestras rodillas encontramos habilidad, capacidad y poder para la vida, por ello, los primeros minutos de cada día deberían ser dedicados a Dios. 

Sin importar las circunstancias, el ambiente o las presiones de otros, debemos poner nuestra confianza en Dios. Al hacer esto, encontraremos la paz y las respuestas correctas; ¡no podemos esperar que Dios intervenga a nuestro favor sin orar!

Cualquier progreso que experimentamos en nuestra vida es porque alguien creyó y oró por nosotros y debemos hacer lo mismo por los demás. Debemos comprometernos a orar, no sólo por lo que nosotros creemos, sino por los demás, para que ellos también puedan avanzar hacia el propósito que Dios les asignó en la vida.
 

Randy Morrison
¡Conéctate con nosotros!
CORTE INFORMATIVO
Mientras más oremos, más se esparcirá la Palabra de Dios en nuestros hogares, comunidades y en el mundo. El poder de la oración es como un bloque informativo de TV que interrumpe la programación regular para darnos las últimas noticias. Mientras más oremos, más veremos proyectado el mensaje del impacto de Dios en la pantalla de la vida.    1ª de Timoteo 2:8  cita la preocupación del Apóstol Pablo por la falta de influencia que la Iglesia de Éfeso tenía sobre su comunidad, pues él sabía que se debía a su falta de oración. La oración juega una parte medular en el avance de la humanidad. La oración continua y constante va a traer como resultado "bloques informativos" en los que se documentarán el poder de la influencia espiritual en el ámbito político, en poder de la paz en nuestras comunidades y el acercamiento de la gente al conocimiento del Reino de Dios sin importar su pasado.

Toma el compromiso de involucrar a tu nación, comunidad, etcétera en oración. Lee 
1ª de Timoteo 2:8 y r eflexiona de manera constante en esta escritura conforme tomas la responsabilidad de influenciar espiritualmente en tu iglesia,  comunidad y naciones a través de la oración.

RECUERDA: L as cosas no pueden suceder sin que las personas ejerzan su derecho en la tierra de invocar la influencia divina en el mundo.

ORIENTADOS A RESULTADOS
Si las personas empiezan a orar y a comprender los diferentes tipos de oración, podrán empezar a ver resultados diferentes. Así podrán dirigirse hacia el camino correcto. Las oraciones que están sujetas a la fe y a la voluntad de Dios abren el espacio entre el cielo y la Tierra, y cuando esto sucede, la voluntad de Dios se ejerce sobre la humanidad. 
La primera regla que gobierna la oración es que ésta debe estar fundamentada en la fe para ser efectiva. Esta regla aplica a cualquier clase de oración que encontramos en la Biblia: las oraciones de consagración y dedicación ayudan a que Dios nos coloque en los lugares que Él tiene planeados para nosotros y Él mismo nos va a equipar para estar ahí. ¡Las oraciones de alabanza y adoración nos dan intimidad con Él para escuchar Su Palabra!

Considera cada día como un día de preparación a través de la oración. Escribe cuál es la posición en la que te encuentras respecto a tu futuro y el futuro de tu familia, amigos y/o comunidad. Toma el compromiso de permanecer en comunión con Dios a través de la oración constante y efectiva y agradécele a Dios de manera periódica el avance que está haciendo en diferentes áreas de tu vida.

RECUERDA: La oración de consagración y dedicación tiene que ver con nuestro sometimiento a la voluntad de Dios, y que la oración de alabanza y adoración crea una atmósfera de intimidad con Dios.

 
  
UN CIMIENTO PERMANENTE
Dios es el único cimiento sólido y permanente que tendremos en  la vida, puesto que Él nunca cambia, no se mueve ni altera sus promesas. No hay nada que Dios necesite de nosotros más que el activar nuestra conexión celestial con Él a través del poder de la oración. Cuando tenemos fe, nuestra oración sirve como catalizador para el cambio en las personas, en las comunidades y en el mundo.

¡Toma el compromiso de mantenerte constante en una intimidad con Dios a través de la oración de alabanza y adoración! Conforme entres en alabanza y adoración, agradécele a Dios por estas fases permanentes sobre tu vida.

RECUERDA: Dios está sobre todas las cosas, todas las circunstancias y los retos que se nos presentan. Dios permanece en Su lugar por siempre, esperándonos que le llamemos a través de la oración.

EL PODER DEL ACUERDO 
El acuerdo con otras personas es el cimiento para la oración. La división y la falta de acuerdo crean un bloque que imposibilita el movimiento, crecimiento y progreso. El desacuerdo está basado muchas veces en opiniones, y las opiniones se generan de las experiencias, pero cuando entramos a la oración de unidad, debemos poner nuestras opiniones e intereses propios a un lado. Hechos 4 nos enseña cómo opera el poder de la oración. Esta escritura nos dice cómo es que los discípulos (que estaban siendo perseguidos) buscaron y encontraron creyentes que se sumaron a la oración de unidad con ellos, acordando que testificarían la resurrección del Señor.

Lee 
Hechos 4  cuidadosamente. Subraya las parte clave de esta escritura que te hablen sobre la importancia del acuerdo en la oración y piensa en alguna situación que tengas pendiente en tu vida. Encuentra a otra persona con la que te puedas poner de acuerdo para orar respecto a la solución de esa situación.

RECUERDA: La oración de unidad o acuerdo es una de las más difíciles que hay, pues para que funcione correctamente, cada una de las partes debe estar enfocada en lo mismo. El acuerdo tiene una forma especial de unir a las personas sin importar las pasadas experiencias.
 
LLENANDO LAS BRECHAS
El interceder significa abogar en beneficio de algo o alguien. La oración de intercesión no se enfoca en nuestras propias necesidades sino en las de otros. Cuando entramos en oración de intercesión, lo que hacemos es "llenar las brechas" a favor de alguien más. Como creyentes, nuestra responsabilidad es interceder por que Dios tenga misericordia de los demás, nuestra comunidad, nuestra nación y el mundo. 
Para iniciar un fuego sólo se necesita una chispa. Esa chispa es nuestra oración de intercesión que puede cambiar toda una situación y traer sanidad a una comunidad. Cuando la respuesta de la oración tarda, muchas veces tiene que ver con alguna interferencia, y es entonces, que debemos ganar la batalla por medio de la oración de intercesión y obtener victoria. Uno de los requerimientos para la oración de intercesión es que nos basemos en lo que va a suceder, no en las circunstancias actuales.
 
Lee  Daniel 10:10-14 . Reflexiona en la experiencia sobrenatural que Daniel experimentó luego de haber tenido oraciones que no habían sido contestadas. Piensa en alguna situación que estés pasando en la cual está involucrada tu comunidad. Entra en oración de intercesión con alguien más para la solución de esta situación. Haz notas acerca del progreso que se ha logrado en cuanto al futuro de esta situación.

RECUERDA: La oración de intercesión es una súplica a Dios por su misericordia para con las naciones, así como para la retención de su juicio. La oración de intercesión es la única cosa que puede transformar la atmósfera espiritual de una nación. 
 


¡Conéctate con nosotros!



¡No olvides descargar nuestra App, Gratis!