Signs in the Night
December 3, 2017
First Sunday in Advent
Is. 2:1-5, Ps 122, Matt. 24:36ff.
By Bill Cotton   revcottonhill@hotmail.com

Romans 13:11 “Besides this, you know what time it is, how it is now the moment for you to wake from sleep. For salvation is nearer to us now than when we became believers;” 13:12 “The night is far-gone, the day is near. Let us then lay aside the works of darkness and put on the armor of light…”

The historical event named Jesus the Christ is larger than life. It is Good News to all who will listen. To make sense of this event, we who preach need to get it down to a manageable size. Thus tradition has provided us with the lessons for the Church year. 

My teacher, Fred Gealy, believed that we would develop a hobbyhorse approach to the Gospel if we stray too often from following the prescribed texts. Hobbyhorse preaching is to find a story theme that worked once and use it over and over again. Becoming predictable in the pulpit is deadly. And we do fall into this trap. The assigned texts for each Sunday can provide a way out. Karl Barth once told his students if they would discover the strange world of the Hebrew Scriptures, the congregation would be amazed and delighted to hear a fresh new Word. So here we go again, 2017/18—a journey in time that should cause us to blush, as we dare to speak of the Eternal One.

Advent—the light is promised 
Christmastide—the light appears
Epiphany—the light is shared
Lent—the light is challenged by darkness
            Eastertide—in Jesus there is no darkness at all
            Pentecost—walking in the light of the Word

The Advent Collect for the first Sunday circus 1789 begins this way:  “Almighty God, give us the grace that we may cast off the works of darkness and put on the armor of light now in the time of this mortal life, which thy son Jesus Christ came to visit us in great humility…”

This prayer is especially helpful this year as we find ourselves and the nation caught in a radically new political situation. What Word of hope can we, the Church, offer? What shape shall our prayers take? The Advent Collect speaks of the great humility of Jesus, even as it also speaks of the Christ as righteous Judge. 

One thing I know: when the Church is silent, other voices fill the vacuum. (I do not wish for the so-called evangelical groups to be the only public voice speaking for the church.) This is not the time to go silent into the dark night—nor should we find ourselves caught up in blind rage. I agree with the late Walter Wink, Prayer opens up a space in which God can work. (Perhaps that is the meaning of Advent—sacred space.) I think that prayer is our way of creating signs in the night.  “Let this be a sign to you ….” is preface for the discovery of perfect humanity housed in a stable—edged out of the world (Bonhoeffer). I believe that our sermons should be signs that point to the new possibilities always already present in Jesus the Christ. Folks, like my East Texas dad would say, “We too have a dog in this fight!” Go, preach, punch holes in the darkness. Create signs.
 
“Indeed, the eternal light invades the darkness,
Shines brightly in the middle of the night
To make each of us children of light”

Some Sources
Each year to find the Advent Spirit I re-read W.H. Auden’s “ For The Time Being,”  and I take a second look at   Barth’s  Epistle To The Romans.  

Fred Craddock’s  Commentary on Luke , Interpretation Series, offers wonderful possibilities. 

A note of gratitude to Rev. Bill Steward for the November MEMOs - always a joy to read! Thank you, Bill.
Señales en la Noche
3 diciembre, 2017
Primer domingo en Adviento
Isa. 2:1-5, Salmos 122, Mateo 24:36ff.
Por Bill Cotton revcottonhill@hotmail.com
 
Romanos 13:11 Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño, porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. 12 La noche está avanzada y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos las armas de la luz.
 
El acontecimiento nombrado Jesús el Cristo es más grande que la vida. Es Buena Noticia a todos que escucharán. Para que tenga sentido este acontecimiento, nosotros que predicamos necesitamos tenerlo en un tamaño más manejable. Así que la tradición nos ha proveído con las lecciones para el año de la iglesia.

Mi profesor Fred Gealy creía que desarrollaríamos un enfoque al Evangelio como caballito de batalla si nos desviamos frecuentemente de seguir los textos prescritos. La prédica de caballito de batalla es encontrar un tema/historia que sirvió una vez y usarlo una y otra vez. El hacerse predecible en el púlpito es letal. Y sí que caemos en esta trampa. Los textos designados para cada domingo pueden proveer una manera de evitar esto. Karl Barth les dijo a sus estudiantes una vez que si descubrieran el mundo extraño de las escrituras hebreas, la congregación sería sorprendida y encantada oír una palabra fresca y nueva. Así que ya empezamos de nuevo, 2017/18 – una peregrinación en tiempo que debe causar que nos sonrojemos, cuando nos atrevemos a hablar de el Eterno.
 
Adviento – la luz es prometida
La Navidad – la luz aparece
     Epifanía – la luz es compartida
          La Cuaresma – la luz es desafiada por las tinieblas
             Tiempo de la Resurrección/Pascua – en Jesús no hay tinieblas
                 Pentecostés – caminando en la luz del mundo
 
La colecta de Adviento para el primer domingo cerca de 1789 comienza así: Dios Todopoderoso, danos la gracia que podamos desprendernos de las obras de las tinieblas y ponernos la armadura de la luz ahora en el tiempo de esta vida mortal, a la cual tu hijo Jesucristo vino a visitarnos en gran humildad . . .”

Esta oración es especialmente provechosa este año como nosotros y la nación nos encontramos agarrados en una situación política que es radicalmente nueva. ¿Qué palabra de esperanza podemos ofrecer como la Iglesia? ¿Qué forma deben tomar nuestras oraciones? La colecta de Adviento habla de la gran humildad de Jesús, aún como habla también del Cristo como juez justo. 

Una cosa sí que sé: cuando la Iglesia es mudo, otras voces llenan el vacío. (No quiero que los grupos supuestos evangélicos sean la única voz pública hablando por la iglesia). Ésta no es la hora para irnos mudos hacia la noche oscura – ni debemos encontrarnos agarrados en ira ciega. Estoy de acuerdo con el difunto Walter Wink, la Oración abre un espacio en el cual Dios puede obrar. (Quizás eso es el significado de Adviento – espacio sagrado). Creo que la oración es nuestra manera de crear señales en la noche.  “Que esto sea por señal . . .” es el prefacio para el descubrimiento de la humanidad perfecta alojado en un establo – desplazado del mundo (Bonhoeffer). Creo que nuestros sermones deben ser señales que indican las nuevas posibilidades que son siempre ya presentes en Jesús el Cristo. Hermanos y hermanas, como mi padre de la parte oriental de Texas decía, “Nosotros también tenemos un perro en esta lucha.” Vayan, prediquen, puncen las tinieblas. Creen señales.
 
“De verdad, la luz eterna invade las tinieblas,
Brilla radiantemente en el medio de la noche
Para hacernos a cada uno de nosotros hijos de la luz.”
 
Algunas fuentes
Cada año para encontrar el espíritu de Adviento leo otra vez “Por el Momento” por W.H. Auden, y tomo segunda mirada a La Carta a los Romanos por Barth.

El Comentario sobre Lucas por Fred Craddock, Interpretation Series, ofrece posibilidades maravillosas.
 
Una nota de gratitud al Rvdo. Bill Steward por los Memos de noviembre – ¡siempre es un deleite leerlos! Gracias, Bill.