Nosotros le damos dirección.

Damos gracias a Dios por brindarnos la libertad de elegir nuestro camino en la vida, y especialmente le agradecemos por darnos un mapa, de esta manera, lo único que necesitamos hacer es seguir las direcciones del mapa para tomar las decisiones correctas, porque n uestras decisiones son el puente hacia nuestro futuro.  Por eso, cuando nos  enfocamos en la Palabra de  Dios,  tenemos la fuerza para rechazar las voces externas que rompen los cimientos del puente hacia el futuro. 

Sin embargo, aún cuando tenemos el derecho de elegir el rumbo de nuestra vida, sin un entendimiento y compromiso con la Palabra de Dios, las decisiones que tomemos, nos llevarán a un camino que nos aísle de la plenitud y el gozo de la vida. Las situaciones que enfrentamos hoy, son el resultado de las decisiones que tomamos ayer. ¡Debemos asegurarnos que los cimientos de nuestras decisiones están construidos sólidamente en los principios de Dios!
 

Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra ustedes de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia, amando al Señor tu Dios, escuchando Su voz y allegándote a El; porque eso es tu vida y la largura de tus días, para que habites en la tierra que el Señor juró dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.

Esta escritura nos dice que el camino que escojamos en la vida nos lleva, ya sea a la vida o a la muerte. Con esta información, ¿qué es lo que estás dispuesto a cambiar, mejorar o sacar de tu camino en este 2017? Haz una lista de las decisiones que debes tomar para alterar tu destino y alinearlo con las promesas de Dios y r ecuerda: la habilidad para tomar una decisión  no garantiza que la decisión sea la correcta. Nadie puede quitarnos el poder de decidir, sólo si nosotros lo entregamos.

¡Unámonos para que las decisiones  estén basadas en la Palabra de Dios, en lugar de las opiniones de los demás!  Así, los principios de Dios no sólo serán la fuente para nuestra toma de decisiones, sino que sus principios, ¡fortalecerán el puente a nuestro futuro!

Tu amigo,
Randy O. Morrison.
 
¡Conéctate con nosotros!