El tiempo que pasamos recordando las cosas del pasado es tiempo que se nos roba y que no podemos invertir en las oportunidades infinitas del futuro. Todo lo que Dios ha prometido, lo podemos encontrar en el futuro porque no hay nada crece para nosotros en el pasado.
Dios ve el potencial de lo que nosotros podemos ser, pero ¡necesitamos hacer algo por alcanzarlo! Sin embargo, no tendremos progresos si no nos vemos a nosotros mismos cumpliendo y viviendo ese potencial.  
Este es el año en el que debemos estirarnos para alcanzar el futuro. Esto requiere enfoque, pasión y una constante demostración de la responsabilidad personal. Nuestro futuro descansa en nosotros.  Permanezcamos enfocados en lo que está delante de nosotros, no en lo que está atrás. Cuando nos posicionamos pensando en lo que viene, estamos en posición para alcanzar el futuro. 

Randy Morrison
¡Conéctate con nosotros!
FUTURO RETRASADO
Si permitimos que las experiencias del pasado dominen nuestra vida, retrasamos el movimiento de nuestro futuro. Esto es especialmente molesto al entender que nuestro tiempo en la Tierra está corriendo, cada momento cuenta. Pagamos un costo grande y pesado cuando los retrasos insignificantes nos detienen y no nos permiten avanzar. El tiempo que se pierde es tiempo que nunca podremos recuperar. Los esfuerzos que hacemos por volver a vivir experiencias pasadas no tienen valor porque no podemos cambiar el pasado. La buena noticia en todo esto es que: tenemos el poder de controlar el uso de nuestro tiempo y el objeto de nuestro enfoque. Para olvidar el pasado necesitamos cambiar la posición de nuestro enfoque y dirigirlo a las posibilidades que el futuro trae.

RECUERDA: La preocupación por las fallas en el pasado nos paralizan al movernos hacia nuestro futuro. Olvidar el pasado nos permite poner toda nuestra atención en el futuro en lugar de permanecer en las fallas del pasado.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a  Lucas 9:62  Génesis 19:26

     
NO SE ACEPTAN EXCUSAS
Las excusas son los obstáculos más grandes para darnos cuenta de las nuevas oportunidades en la vida. Nuestro derecho de adueñarnos de nuestro futuro es limitado por las excusas. Cada vez que damos una excusa por la cuál no hicimos algo, limitamos y reducimos el valor de la responsabilidad personal en la vida. Nunca hay un beneficio de usar excusas para permanecer en el pasado. Nuestro viaje a la plenitud depende de nuestra disposición de confrontar asuntos que nos detienen en nuestra mente. Al reemplazar excusas con responsabilidad personal, el camino hacia el futuro comienza a desenvolverse.

RECUERDA: El acceso a un mejor futuro se abre cuando las excusas son eliminadas. Las promesas de Dios son alcanzables a través de la responsabilidad personal.

Lee, reflexiona y actúa de acuerdo a Isaías 43:19

REFLEXIÓN EN EL ESPEJO
Dios nunca quiso que experimentáramos dolor. La visión de Dios de nuestro futuro se alinea con las oportunidades y recursos infinitos, pero debemos comenzar a movernos en la dirección correcta. El movimiento que se basa en el pasado no nos lleva a ningún lado. El movimiento que se basa en la dirección de Dios nos lleva hacia delante. Al mirarte en un espejo ¿cómo te ves? ¿Cómo se ve tu futuro? ¿Qué estarás haciendo? Si la reflexión de ese espejo se alinea con la visión de Dios, iremos paso a paso en el proceso hacia nuestro destino.
 
RECUERDA: Mucha gente se queda tan atorada en su pasado que les es imposible enfocar su mente en el futuro. Mientras continúen viajando al pasado, los tesoros del futuro seguirán sin ser descubiertos. 
 

¡Conéctate con nosotros!