¡Haz crecer tu tiempo!



Una incubadora provee un ambiente controlado   que promueve el crecimiento. Nosotros mismos somos el mejor ejemplo de una al volvernos incubadoras de la Palabra de Dios cuando de nuestras ideas y pensamientos se trata. Sin embargo, nuestra mente debe tener un ambiente ideal para promover nuestro crecimiento cuando permitimos que la Palabra de Dios se manifieste, y esto requiere que usemos nuestro tiempo con sabiduría, pues todo lo que necesita crecer, necesita de tiempo. 
Por esta razón el tiem po que se renueva cada día, debería ser llenado con ingredientes que agreguen valor y estimulen el desarrollo que se  alineará  con el propósito que Dios nos dio.
Leamos la instrucción que tenemos en  Efesios 5:15

Así que tengan cuidado de cómo viven. No vivan como necios sino como sabios.
 
Para poder hacer lo que nos dice esta escritura, necesitamos entender de qué se trata la vida y cómo la vivimos. ¿Qué es lo que necesitas hacer para poder decir  confiadamente: "vivo de manera plena, y n o sólo existo en la tierra"?

Usa el impulso que te da comenzar un año nuevo para administrar tu tiempo de manera sabia, pues es el secreto para alcanzar la victoria en todas las áreas de tu vida. 
Y recuerda que la diferencia más grande entre aquellos que prosperan y los que no, es el valor que le han dado  a su tiempo, es decir: mientras más tiempo invertimos en él sabiamente, más provecho sacaremos de éste.




Tu amigo, 
Randy O. Morrison.

¡Conéctate con nosotros!