¡Ten cuidado de los ladrones del tiempo!



A veces no es necesario que venga una persona a robarnos nuestras pertenencias para darnos cuenta que nos han quitado algo valioso, muchos no vemos que existen ladrones del tiempo y que incluso convivimos con ellos todo el tiempo. Estos ladrones pueden ser personas, cosas o actividades que te roban el tiempo. ¿Te suena familiar? Estos ladrones nos desvían de nuestros objetivos fácilmente, nos desenfocan del camino de Dios y nos atrapan en actividades poco o nada productivas porque son muy tentadoras. 
Es fundamental que nos demos un momento para identificar a los ladrones de nuestro tiempo. Programas de TV sin propósito de una buena enseñanza, llamadas de teléfono sin sentido, relaciones tóxicas, sueños y hábitos que nos derrotan pueden ser  algunos ejemplos  que vamos a encontrar.
 
Piensa en los ladrones que acabamos de identificar. Haz una nota mental de aquellos que te roban bajo tu consentimiento día a día. Pasa tiempo con Dios para determinar cómo los vas a detener. Deja que pasar 2 semanas y vuelve a platicar con Dios, dile qué fue lo que sucedió al evadir estas distracciones.¿Qué signos de progreso puedes identificar? ¡Anótalas! Será bueno tenerlo para animarte.

Estos ladrones de tiempo no sólo te roban, te limitan para aprovechar el momento y la oportunidad, y l a Biblia es clara respecto a nuestra responsabilidad de administrar bien nuestro tiempo en el
Salmos 90:12:  Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría. 
Recuerda que no hay  oportunidad  de tenerlo de vuelta. 

"El tiempo es la moneda de tu vida. Es la única moneda que tienes, y sólo tú puedes determinar cómo será gastada. Se cuidadoso y no permitas que otras personas la gasten por ti."
-Carl Sandburg-



Tu amigo, 
Randy O. Morrison.

¡Conéctate con nosotros!