Haz preguntas, escucha las respuestas.



¿Te has dado cuenta del proceso que llevas con cada persona nueva que conoces? El Dr. A. R. Bernard, describe 4 fases importantes que llevamos a cabo inconscientemente al conocer a alguien nuevo: L a fase introductoria, la fase de conocerse, la fase de amistad y la fase de intimidad. 
Ahora que te hemos dado una idea de este proceso, quiero que analicemos juntos la importancia de darle a alguien el beneficio de la primera fase, pues primeramente debemos hacernos algunas preguntas claves y debemos estar dispuestos a escuchar y reflexionar en cada una de estas respuestas:

¿Qué tanto respeto tiene esta persona para el trabajo que Dios me encargó en mi vida? ¿Puedo compartir con esta persona aquello que me apasiona? ¿Esta persona es suficientemente madura para manejar alguna debilidad que tenga yo? 

Abrir la puerta a nuestra intimidad a alguien para establecer algún tipo de relación no es cualquier cosa, pues debe incluir el reconocimiento total del propósito que Dios nos dio para nuestra vida y de lo que los demás puedan añadir, restar o multiplicar en ella.
 
Recuerda que nuestras  relaciones son la fibra que teje la tela de nuestra vida y mientras más profunda e íntima sea nuestra relación con las personas, más vulnerables seremos. Sí fracasamos por la falta de sabiduría y discernimiento antes de dejar entrar a alguien a nuestra vida, nos puede costar muy caro en el futuro. Pero sí hacemos lo correcto, nuestras relaciones sanas durarán mucho al estar construidas sobre una lealtad verdadera.



Tu amigo,
Randy O. Morrison.


¡Conéctate con nosotros!