Paz que sobrepasa todo entendimiento. 

Las condiciones de este mundo pueden ser una fuente de preocupación y ansiedad, lo que puede provocarnos perder la paz. Pero Dios nos dice que por nada estemos ansiosos o afanados, así que, ¡no te preocupes! 

Es frecuente que busquemos la tranquilidad fuera de Dios, sin embargo, la Biblia nos enseñ a a experimentar su paz como parte de nuestro  diario vivir. Filipenses 4:6-7 es clave para entenderlo:  

No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Cuando no entendamos la vida, pongamos nuestra vida en las manos de Dios, simplemente confiando, pues confiamos en su naturaleza, que es el amor; confiamos en sus promesas, sabiendo que él suplirá todas nuestras necesidades; confiamos en su bondad, que es su gracia, su presencia poderosa  y sus capacidades; confiamos en su sacrificio, que es su obra consumada en la Cruz, todo para darnos paz,  Juan 14:27 nos lo dice así:   La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden.



Tu amigo, 
Randy O. Morrison.

¡Conéctate con nosotros!