Tiempo perdido.


 
El tiempo es uno de nuestros recursos más valiosos, y cuando se nos acaba, no tenemos la opción de adquirir más. Por lo tanto, el tiempo que tenemos debe ser usado de manera sabia y productiva. 

A Dios no le agrada que estemos preocupados, ya que en lugar de estar confiados en su Palabra, 
preocuparnos nos hará perder tiempo
Colosenses 3:15  nos dice que tanto la preocupación como nuestra paz interna es una decisión: 

Y que la paz que viene de Cristo gobierne en sus corazones. Pues, como miembros de un mismo cuerpo, ustedes son llamados a vivir en paz. Y sean siempre agradecidos.

¿Has permitido que Cristo gobierne en tu corazón? O por el contrario, has dejado que la angustia por lo que no ha sucedido en tu vida no sólo te robe tiempo, sino partes de la confianza que tienes en Dios.

  • Toma en cuenta que una vida de oración echan fuera la tristeza y el miedo que ocasiona la preocupación1 Tesalonicenses 5:16-18 Estén siempre alegres. Nunca dejen de orar. Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús.
     
  • Comprende que la angustia no desaparece los problemas del mañana y que por el contrario, agota tus reservas de fortaleza. Mateo 6:34 Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy. 
  • Preocuparnos nubla nuestra visión y resta nuestra habilidad de mantener el enfoque en las cosas correctas. Salmos 119:10 Me esforcé tanto por encontrarte; no permitas que me aleje de tus mandatos.   


Cuánto dolor nos han costado, los males que nunca han ocurrido. 
-Thomas Jefferson





Tu amigo, 
Randy O. Morrison.

¡Conéctate con nosotros!