Este mensaje aparece en español después del texto en inglés.
This message appears in Spanish after the English text.
A Pastoral Letter from Bishop John Harvey Taylor

My siblings in Christ:

As with most world historical events, the death of Her Majesty Queen Elizabeth II evoked deep and disparate feelings. Most Episcopalians and Anglicans felt a special kinship with her, and not only because she was defender and supreme governor of our sibling church, the Church of England. She spoke easily and authentically about her faith, acknowledging God’s blessing amid joy and God’s comfort, in her people’s sorrow as well as her own. Such witness set her apart from most heads of state and government.

Joining less enthusiastically in the tributes over the last week were those with strong feelings about the brutal consequences of British colonialism or the anachronism of hereditary privilege. If we felt dismayed or strangely warmed by royal family drama, movies and streaming services served up dramas galore.

The projection wasn’t limited to cameras. My maternal grandparents came from England, bequeathing Anglicanism and Anglophilia to my mother, Jean, and me. The queen had even more privileged status in our small household after Jean, a reporter for the Detroit Free Press, was assigned to cover Her Majesty’s visit to Canada in 1959. Without prompting, she would show you her credentials and tell her royal stories. The queen and my mom were each 33 that year. Jean never got over her feeling of personal connection with her contemporary, formed by means of her glimpses of Elizabeth from the press pool.

Above all, the queen embodied constancy and continuity. She was the North Star incarnate – steady, dependable, always there. As British society changed during her seven decades on the throne, while no one would have called her a visionary or social revolutionary, she rarely stood in the way of the arc of history as it bent slowly toward justice.

As we have recently seen in the United States, pluralizing democracies suffer desperately without such leadership. A former archbishop of Canterbury, Rowan Williams, asks what we will do without her example. He called the queen:

[S]omeone whose living-out of her role kept alive the question of how increasingly secular societies find any kind of durable unity in the absence of the great common symbols of grace, in the absence of that “canopy” that offers us an identity larger than our own tribe and interest group and holds us in a kinship we haven’t had to invent for ourselves.

Rowan leaves it there, posing, it seems to me, an implicit challenge to those who still believe as the queen did: That we are all creatures of a benevolent God whose lives are best lived out in a spirit of thanksgiving and self-sacrificial devotion to others’ needs. Because we are still here, able and willing to follow her example. It may well be that someone is hard at work on a political platform or philosophical doctrine embodying thanksgiving and self-sacrifice as signifiers of a well-lived human life. If they succeed, which I predict is doubtful, perhaps then we can lay down our cross. In the meantime, essential work remains for the remnant who trust in the sovereignty of our risen Savior and devote themselves to glorifying God and caring for God’s people.

Perhaps this is especially true for the queen’s fellow Episcopalians and Anglicans, we followers of the middle way between polar extremes, we who are comfortable with nuance, we pilgrims wandering in the grey areas. Discerning Anglican leadership rescued and redeemed this summer’s Lambeth Conference, for example. In its early days, the current archbishop of Canterbury, Justin Welby, found himself managing a crisis brought on by a last-minute effort to reaffirm a trauma-inducing 1998 resolution stating that homosexual activity was inconsistent with holy scripture. Instead, he lifted up the careful work of provinces and dioceses that have made a good theological case for marriage equity, proclaimed that there was room under the tent for both views, and said that the era of punishing affirming churches in the Anglican Communion was over.

Welby didn’t promote unity for unity’s sake but for the sake of the Anglican Communion’s ministry in a world in agony. In her letter to the conference, the queen said that Christian unity in a changing world was more important than ever, stressing climate change as a crisis needing our full attention. Adding other crises and projects to the list may trick us into feeling powerless. It needn’t. Yes, injustice, inequity, and iniquity are rampant. Yes, we’re weary from the pandemic and anxious about the future. It’s a problem everywhere, but experts have the answer. Rest, breathe deep, take care of ourselves, accentuate the positive – and then take action, especially locally, because good work on behalf of others, following the queen’s example, renews hope and optimism.

This autumn in our diocese, we have many opportunities for action, beginning as we give thanks locally for Her Majesty’s life. All are invited to special services of Evensong on Sunday, Oct. 2 at 5 p.m. at All Saints Beverly Hills and Sunday, Oct. 9 at 4:15 p.m. at St. James’ in the City. Next Monday, Sept. 19 at 7 p.m., St. Thomas the Apostle in Hollywood will offer a requiem mass for the queen where I will preach.
In line with the queen’s life of faith and service, as we emerge from introspective pandemic times, our convention theme this year is “Back to the Holy City: The Hope of Christ in Our Time.” Our keynote speaker on Saturday, Nov. 12 will be Archbishop Hosam Naoum of the Diocese of Jerusalem. To help us prepare for his reflections on contemporary issues in Israel and Palestine, we will offer a virtual town hall on Saturday, Oct. 8 at 10 a.m. to which all are invited free of charge. Organized by Churches for Middle East Peace, it will include prominent experts from the Jewish, Christian, and Muslim traditions. Sign up here.

We don’t have to be experts on the Middle East to listen discerningly to the archbishop. But studying its history and politics is a good way to develop a habit of rejecting the secular world’s preference for reductive, binary, either-or solutions. We cannot have peace in the land of the Holy One unless all its people have freedom, security, and the right of national self-determination. Such work is always difficult, especially when people are at risk or living in conditions of injustice. Prayer, conversation, and reading during and after a week I spent in Jerusalem in August reminded me of the enormity of the challenge. Working effectively for peace with justice in the Holy Land requires us to balance seemingly irreconcilable narratives, as Archbishop Welby did at Lambeth.

For both-and solutions, call Anglicans – in the Middle East, and at home. For three weeks beginning on Wednesday, Oct. 12 at 6 p.m., the Rev. Canon Susan Russell, diocesan canon for engagement across difference, will lead a discussion series based on Pamela Cooper-White’s book The Psychology of Christian Nationalism: Why People Are Drawn In and How to Talk Across the Divide. Write to Susan to sign up. The Bishop’s Commissions on Climate Change (chaired by the Rev. Canon Melissa McCarthy) and Gospel Justice and Community Safety (chaired by Sister Patricia Sarah Terry) offer many opportunities for local engagement and action. Write to them today if you’re interested in learning more or joining.

As we engage across difference, our faith in the unity of all under Christ invites us to engage across borders. Today in Nicaragua and on Sept. 16 in Mexico and most Central American nations, our neighbors will celebrate their independence from Spanish colonial rule. Despite bonds of history, foreign policy, economics, and sheer humanity, common sense immigration reform remains beyond the capacity of the U.S.’s elected leaders. But sharing narratives and making friends is Episcopalians’ sweet spot. On Nov. 4 – 5, the Southern Border Committee of the Program Group on Global Partnership invites you on a pilgrimage to the Posada del Migrant Shelter in Mexicali to get to know some of those who venture north, fleeing mortal danger. Learn more here.
Because of the sin of mass incarceration, perhaps the greatest divide of all is between the incarcerated and the rest of us. It was a divide our Lord commanded us urgently to bridge. To best support our jail and prison ministries and all our chaplaincies, PRISM Restorative Justice and the Center for Lay Chaplaincy are joining forces. We’ll learn more at a festive fundraising event they are cosponsoring at the episcopal residence in Pasadena on Saturday, Oct. 8 from 5 to 8 p.m. Get the details and RSVP here. Kathy and I can’t wait to have you over.

These are just a few of the opportunities for fellowship, engagement, and action around the diocese. For more, keep your eye on The Episcopal News and the diocesan website. We would all of us have trouble keeping up with Queen Elizabeth’s pace in her prime; and yet staying active in our faith as she did, trying new things with old friends and new as we finally emerge from our wilderness experience, is our inescapable responsibility and opportunity. “Whatever life throws at us,” she said, “our individual responses will be the stronger for working together and sharing the load.” How Anglican. How Elizabethan! I’ll see you around the vineyard. Call or write if you need me.

Yours in Christ’s love,

The Rt. Rev. John Harvey Taylor
VII Bishop of Los Angeles
Carta Pastoral del Obispo John Harvey Taylor
15 de septiembre del 2022

Mis hermanos y hermanas en Cristo:

De la misma manera que sucede con la mayoría de los eventos históricos mundiales, la muerte de Su Majestad la Reina Isabel II, ha suscitado en nosotros sentimientos profundos y diversos. La mayoría de los episcopales y anglicanos sienten una relación especial con ella, no solamente porque era la defensora y gobernadora suprema de nuestra iglesia hermana, la Iglesia de Inglaterra. Con mucha facilidad y de manera genuina ella hablaba sobre su fe, reconociendo las bendiciones de Dios en el medio del gozo y del consuelo de Dios, en el medio de su dolor y el de su pueblo. Dicho testimonio la distinguió entre los muchos mandatarios de estado y de gobierno.

Uniéndose con menos entusiasmo en los homenajes durante esta última semana se encuentran aquellos que guardan grandes sentimientos con respecto a las consecuencias crueles del colonialismo británico o con respecto al anacronismo del privilegio hereditario. Y si quizás nos sentimos consternados o extrañamente conmovidos por el drama de la familia real, las películas y los servicios transmitidos en vivo han servido como un drama sin fin.

La proyección no se limitó únicamente a las cámaras. Mis abuelos maternos vinieron de Inglaterra, heredándonos anglicanismo y anglofilia a mi madre, Jean y a mí. La reina tuvo un mayor estatus de privilegio en mi pequeño hogar después de que Jean, una reportera del Detroit Free Press, fue asignada a cubrir la visita real de Su Majestad a Canadá en 1959. Sin necesidad de preguntarle, ella enseñaba sus credenciales y contaba sus historias con la realeza. La reina y mi mamá tenían las dos 33 años en aquel año. Jean nunca superó su sentimiento de conexión personal con su contemporánea, un sentimiento que había nacido gracias a los destellos que pudo ver de Isabel desde la rueda de prensa.

Ante todo, la reina personificaba constancia y continuidad. Era la Estrella del Norte encarnada – firme, confiable, siempre allí. Y a medida que la sociedad británica cambió durante sus siete décadas en el trono, y a pesar de que nadie la hubiese llamado una revolucionaria social o visionaria, muy raramente se puso en el camino del arco de la historia mientras que el mismo se inclinaba de manera lenta hacia la justicia.

Como hemos visto recientemente en los Estados Unidos, las democracias pluralistas sufren desesperadamente cuando carecen liderazgo. Un arzobispo anterior de Canterbury, Rowan Williams, pregunta y qué haremos sin su ejemplo. Él dijo sobre la reina

Alguien que vive su papel y que ha mantenido viva la pregunta de cómo las sociedades cada vez más seculares, encuentran una clase de unidad durable en la ausencia de los grandes símbolos comunes de gracia, y en ausencia de un “carpa” que nos ofrezca una identidad más grande que nuestras tribus e intereses de grupo y que nos sostenga en una alianza que no hemos tenido que inventar para nosotros mismos.

Rowan lo deja ahí, presentándonos, al parecer, un desafío implícito para aquellos que todavía creemos de la misma manera que la reina: Que todos somos criaturas de un Dios benevolente y cuyas vidas son vividas mejor en un espíritu de acción de gracias y en una devoción de sacrificio por las necesidades de nuestro prójimo. Y porque todavía estamos aquí, capaces y dispuestos a seguir su ejemplo. Puede que sea que alguien este trabajando arduamente en una plataforma política o doctrina filosófica que personifica acción de gracias y sacrificio como símbolo de una vida humana bien vivida. Y si tienen éxito, lo que presiento es dudoso, quizás entonces podemos bajar nuestra cruz. Mientras tanto, el trabajo esencial continua en el resto de las personas que confían en la soberanía de nuestro Salvador Resucitado y que se consagran a glorificar a Dios y a cuidar de su pueblo.

Quizás esto es esencialmente cierto para los compañeros y compaָñeras episcopales y anglicanos de la reina, nosotros los seguidores de la vía media entre los extremos opuestos, nosotros que nos sentimos cómodos con los diferentes matices, nosotros los peregrinos que deambulamos en las áreas grises. Un ejemplo es el liderazgo anglicano que discierne y que ha sido rescatado y redimido este verano en la Conferencia de Lambeth. En los primeros días, el actual arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se encontró resolviendo una crisis que había surgido debido a un esfuerzo de última hora de reafirmar la resolución traumática de 1998, la cual declara que la actividad homosexual era contradictoria con las sagradas escrituras. Y en su lugar, él elevó el trabajo cuidadoso de provincias y diócesis que han hecho un buen argumento teológico para la igualdad de matrimonio, y proclamó que había suficiente espacio bajo la carpa para ambas perspectivas, y dijo que la era de castigo de iglesias que afirman esta teología en la Comunión Anglicana había terminado.

Welby no promovió alcanzar unidad simplemente por el bien de la unidad sino por el bien del Ministerio de la Comunión Anglicana en un mundo que se encuentra en agonía. La reina, en su carta dirigida a la conferencia, dijo que la unidad cristiana en un mundo cambiante era más importante que nunca, resaltando el cambio climático como una crisis que necesita nuestra atención total. El agregar otras crisis y proyectos a nuestra lista puede parecernos abrumante. Pero no debe serlo. Sí, la injusticia, la inequidad y la maldad están desenfrenados. Sí, estamos agotados por la pandemia y nerviosos acerca de nuestro futuro. Es un problema presente en todas partes, pero los expertos tienen las respuestas. El descansar, el respirar profundo, el cuidarnos a nosotros mismos, el resaltar lo positivo – y luego tomar acción, especialmente de manera local, porque el hacer un buen trabajo en el nombre de otros, siguiendo el ejemplo de la reina, nos renueva la esperanza y nos llena de optimismo.

Este otoño en nuestra diócesis, contamos con muchas oportunidades para actuar, empezando dando gracias de manera local por la vida de Su Majestad. Todos y todas estamos invitados a participar en servicios especiales de Evensong el domingo, 2 de octubre a las 5 p.m. en All Saints Beverly Hills y el domingo, 9 de octubre a las 4:15 p.m. en St. James en la Ciudad. El próximo lunes, 19 de septiembre a las 7 p.m., St. Thomas the Apostle en Hollywood ofrecerá una misa de réquiem para la reina en donde yo predicaré.
Y en acorde con la vida de fe y servicio de la reina, y a medida que salimos de los tiempos introspectivos de la pandemia, el tema de nuestra convención este año es “De regreso a la Ciudad Santa: La Esperanza de Cristo en nuestro tiempo”. Nuestro ponente principal el sábado 12 de noviembre será el Arzobispo Hosam Naoum de la Diócesis de Jerusalén. Para prepararnos para su reflexión en asuntos contemporáneos en Israel y Palestina, ofreceremos una reunión virtual el sábado, 8 de octubre a las 10 a.m. a la que todos están invitados. La misma será gratuito. La misma está organizada por las Iglesias por la Paz del Medio Oriente y contará con expertos destacados de las tradiciones judía, cristiana, y musulmana. Favor de anotarse aquí.

No necesitamos ser expertos en el Medio Oriente para poder escuchar y discernir las palabras del arzobispo. Pero el estudiar la historia y las políticas es una buena manera de desarrollar el hábito de rechazar la preferencia del mundo secular de soluciones que reducen, son binarias, y que ofrecen solo “una de dos” soluciones. No podremos alcanzar la paz en la tierra del Santísimo a menos que todo su pueblo tenga libertad, seguridad y el derecho de autodeterminación nacional. Dicho trabajo es siempre difícil, especialmente cuando hay personas que viven en riesgo o que viven en condiciones de injusticia. La oración, conversación y lectura durante y después de una semana que pasé en Jerusalén en agosto me recordó la gravedad de este desafío. El trabajar de manera efectiva para lograr la paz y la justicia en la Tierra Santa requiere que alcancemos un balance de narrativas que parecen ser irreconciliables, como nos lo dijo el Arzobispo Welby en Lambeth.

Los anglicanos tanto en el Medio Oriente como aquí en casa, estamos llamados a buscar soluciones que conllevan “lo uno y lo otro”. Durante tres semanas, empezando el miércoles, 12 de octubre a las 6 p.m., la Rvda. Canóniga Susan Russell, canóniga diocesana para las conversaciones a través de la diferencia, estará dirigiendo una serie de discusiones basadas en el libro de Pamela Cooper-White, The Psychology of Christian Nationalism: Why People Are Drawn In and How to Talk Across the Divide (La Psicología del Nacionalismo Cristiano: Por qué atrae a las personas y cómo hablar a pesar de las divisiones). Favor de escribirle a Susan para inscribirse. La Comisión del Obispo sobre Cambio Climático (presidido por la Rvda. Canóniga Melissa McCarthy) y el Evangelio de Justicia y Seguridad de la Comunidad (presidido por la Hermana Patricia Sarah Terry) ofrecen muchas oportunidades para involucrase y actuar de manera local. Si está interesado favor de escribirles hoy mismo para más información o para unirse al grupo.

Y a medida que interactuamos a través de las diferencias, nuestra fe en la unidad de todos y todas bajo Jesucristo nos invita a también interactuar a través de las fronteras. El día de hoy en la mayoría de Centro América y el 16 de septiembre en Méxicoֵ, nuestros vecinos estarán celebrando su independencia de la colonización española. A pesar de nuestros vínculos de historia, políticas extranjeras, economía y nuestra humanidad en común, el alcanzar una reforma migratoria con sentido común continua estando más allá de la capacidad de nuestros líderes electos. Pero el compartir nuestras narrativas y entablar amistades es algo que como episcopal nos gusta hacer. El 4-5 de noviembre, el Comité de Frontera Sur del Grupo de Programa de Compañerismo Global les invita a acompañarlos en un peregrinaje a la Posada de Refugio del Migrante en Mexicali para conocer a algunos de aquellos que se arriesgan a venir al norte, escapando peligros mortales. Para más información, hacer click aquí.
Debido al pecado de la encarcelación en masa, quizás la división más grande que tenemos está entre los encarcelados y el resto de nosotros. Una división que nuestro Señor nos manda de manera urgente a superar. Para apoyar de una mejor manera nuestros ministerios de prisión, cárceles y capellanías, PRISM Justicia Reparadora y el Centro para Capellanes Laicos han unido fuerzas. Nos enteraremos más al respecto en un evento de recaudación de fondos que están patrocinando en la residencia episcopal en Pasadena el sábado, 8 de octubre a las 5-8 p.m. Obtenga los detalles y confirme su participación aquí. Kathy y yo tenemos muchas ganas de recibirles.

Estas son unas cuantas, de las muchas oportunidades de hermandad, acción y de involucrarse alrededor de la diócesis. Para saber de más oportunidades, preste atención al Episcopal News y a la página de internet diocesana. A todos nos costaría mantener el ritmo de la Reina Isabel en sus mejores años; y, sin embargo, es nuestra responsabilidad y oportunidad el mantenernos activos en nuestra fe de la misma manera que ella lo hizo, tratando de hacer cosas nuevas con viejos y nuevos amigos a medida que finalmente salimos de nuestra experiencia del desierto. “Y sea lo que sea que la vida nos traiga,” dijo ella, “nuestras respuestas individuales serán más fuertes si trabajamos juntos y compartimos la carga.” ¡Cuan anglicana! ¡Cuan Isabelina! Los veo alrededor de la viña. Llámenme o escríbanme si me necesitan.

Suyo en el amor de Cristo,

The Rt. Rev. John Harvey Taylor
VII Bishop of Los Angeles