Agosto a Septiembre de 2018
Un Hijo de Dios
Por Juan Pablo
Director de campo en India
El 31 de mayo siempre será un día especial para nuestra familia Elida, ya que celebramos la boda de Paul y Anitha. Cuando era pequeña, Anitha fue encontrada llorando en un cubo de basura por la policía en la carretera principal que atraviesa Coimbatore. La policía la trajo a nosotros y la criamos en el Hogar de Niños de Elida en Coimbatore, India. Anitha había sido afectada mental y emocionalmente, pero por la gracia de Dios ella se convirtió en una niña brillante e inteligente. Completó la escuela de enfermería, y aunque es enfermera, desea servir al Señor por completo en todo lo que hace.
Anitha fue con Preethi, nuestra hija y su esposo, Bala, a Delhi, la capital de la India, para ministrar como misionera junto a ellos. Nos sentimos como los padres de Anitha, y como todos los padres, hemos orado por un hombre piadoso para Anitha, alguien que estaría dispuesto a hacer el trabajo de Dios y a mudarse a Delhi. A la gente no le gusta mudarse a Delhi; Delhi es la ciudad más contaminada del mundo. Sin embargo, nuestro Dios es un Dios que responde a la oración. Él trajo a la vida de Anitha a Pablo, un buen hombre joven. Pablo es miembro de una iglesia de La Biblia Abierta en Sivakasi. Dios, una vez más, ha respondido nuestras oraciones ya que Pablo estaba feliz de servir al Señor junto con Anitha y mudarse a Delhi. Nos regocijamos de celebrar con ellos en su boda.
Después de solo dos semanas de estar casados, Pablo y Anitha viajaron a Delhi para servir al Señor junto con Bala y Preethi. Glorificamos a nuestro Señor por ayudarnos a cuidar de Anitha todos estos años. Es cierto que «El levanta del polvo al pobre, Y del muladar exalta al menesteroso, para hacerle sentarse con príncipes y heredar un sitio de honor.» (1 Samuel 2:8). La historia de Anitha revela la fidelidad de Dios al cumplir su propósito en ella y en el Hogar de Niños de Elida.

Agradecemos a Dios por las cientos de vidas salvadas y bendecidas a través de esta gran misión establecida aquí en Coimbatore, por aquellos que han orado y apoyado esta obra de Dios.
Para obtener más información sobre el trabajo de Pablo en la India, o para convertirse en un donante mensual, o hacer una ofrenda única haga clic aquí .
¿Qué es lo que está pasando en las Misiones Globales?
Una de nuestras obras más nuevas de la Biblia Abierta se encuentra en Camboya. Los camboyanos sufrieron años de terrible guerra civil y soportaron la era de los campos de exterminio humano.

Misiones Globales junto con la Iglesia de la Biblia Abierta Lifesong en Des Moines, Iowa, establecieron el Centro de Aprendizaje Lifesong, que ha tenido un gran impacto en esta comunidad. Cientos de personas han sido salvas a través de este ministerio.

Una de las visiones de Misiones Globales para el Centro de Aprendizaje Lifesong es proporcionar capacitación a niños y jóvenes para que no caigan en la trampa del tráfico humano, que es tan frecuente en Camboya.
 
Misiones Globales quiere brindar a estos niños y jóvenes esperanza y un futuro que no solo transformarán sus vidas sino también las vidas de sus familias enteras. Misiones Globales equipará el centro de capacitación vocacional ubicado en la propiedad del Centro de Aprendizaje Lifesong con máquinas de coser, computadoras portátiles y otros suministros que le permitirán a Lifesong la posibilidad de ofrecer capacitación en computación y clases de costura.

Ayúdenos a rescatar a los niños y jóvenes de Camboya contribuyendo a la Ofrenda de Global Harvest de 2018. Los fondos de esta ofrenda nos permitirán equipar el centro de capacitación vocacional que permitirá a los niños y jóvenes encontrar buenos empleos para mantenerse a sí mismos y trabajar con la Biblia Abierta allí.
Para obtener más información sobre la Ofrenda de Global Harvest para los niños y jóvenes de Camboya, o para convertirse en un donante mensual, o hacer una ofrenda única haga clic aqu í .
Alcanzando a los Hijos de Dios
Por Andy*
Misionero en África Occidental
Saludos en el maravilloso Nombre de nuestro Señor Jesucristo. Gracias por sus oraciones por nuestro ministerio en África Occidental. En enero de 2018, recibimos a cuatro médicos, una enfermera practicante, tres enfermeras, dos farmacéuticos y dos dentistas en un alcance médico a dos comunidades necesitadas: Neftalí * y Salem. * Neftalí * no es el nombre real, sino más bien un código nombre para esta comunidad musulmana «La tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí ... El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz; Y a los asentados en región de sombra de muerte, Luz les resplandeció. Mateo 4: 15-16.
El primer día de las clínicas fue bueno a pesar de algunos desafíos logísticos. En algunas ocasiones tuvimos más de 200 personas esperando ser atendidas. Mientras salía afuera, la multitud a mi alrededor me presionaba buscando un número para ingresar a la clínica, sentí compasión por estas personas necesitadas. El equipo médico realizó un increíble trabajo de amor, compasión y servicio a los necesitados en estas comunidades pobres. ¡Atendieron a más de 1.500 pacientes en cinco días! El alcalde, los líderes de la comunidad y las personas de estas dos comunidades desean que regresemos el próximo año, ya que muchas vidas están siendo impactadas a través de este ministerio. Muchas semillas del Evangelio fueron sembradas en estas dos comunidades musulmanas.

Más adelante, durante este mismo viaje, visité el personal y la oficina del Proyecto de Nutrición y Educación de Neftalí. Mientras estábamos allí, cuatro hermanos y yo oramos caminando por el vecindario de Neftalí. Inmediatamente después de que volvimos y estábamos de visita fuera de la oficina, una mujer cubierta con un velo se detuvo en su automóvil y nos preguntó en árabe: «¿De dónde son?». Le respondimos. Luego dijo: «Noté una diferencia en ustedes y, aunque estoy muy ocupada hoy, necesitaba parar y preguntarles: ¿qué es?». Respondí: «Lo que ves es el amor de Dios. Dios te ama y ofrece vida eterna a todos los que confían en el Mesías». Después de hablar un poco más, nos dio las gracias y dijo que era una bendición hablar con nosotros y se fue. El Espíritu de Dios está trabajando en los corazones de las personas en esta comunidad.
A través de este Proyecto, durante los últimos dos años, muchas madres han aprendido lecciones vitales de salud y moral y han visto a sus hijos desnutridos recuperar su salud y fortaleza. El personal del Proyecto ha hecho un trabajo increíble a través de mucho amor y arduo trabajo. ¡Creemos que un día en esta comunidad habrá una abundante cosecha de almas para la gloria de Dios!
 
Mientras estaba en el Proyecto, conocí a Sara. * Ella es una madre que trajo a su hija al Proyecto ya que había estado enferma. Sara compartió: «Mi hija fue hospitalizada dos veces recientemente y todavía estaba enferma cuando fue dada de alta. Una de mis vecinas me dijo que aprendió a cuidar a sus hijos al asistir al programa. Desde que asistí a las sesiones de nutrición, mi hijo se ha vuelto más fuerte, come y duerme bien, y ya no está enfermo. Le pido a Dios que bendiga a todos los que trabajan en este proyecto».
Las vidas de muchos niños están siendo cambiadas a través de este Proyecto. Los comentarios que recibí de la salud de los voluntarios y las madres han sido muy alentadores. Por favor, ore con nosotros para que el velo que cubre sus corazones se rompa y el Evangelio penetre y transforme sus corazones. Continúe orando y asociándose con nosotros, mientras servimos a los necesitados en estas comunidades musulmanas en África Occidental y compartimos el amor de Jesucristo.


*Por razones de seguridad, los nombres han sido omitidos o cambiados.
Para obtener más información sobre el ministerio de Andy en África Occidental, o para convertirse en un donante mensual, o hacer una ofrenda única haga clic aquí .
Haga clic aquí para ir a la página web de Misiones globales.
Haga clic aquí para ir a publicaciones.