El Señor quiere que construyamos una morada para él, individual y corporalmente.
En esta carta mensual, el Señor quiere hablar con sus hijos a través de la profecía de Hageo.

Lee el capítulo 1 de Hageo

La profecía de Hageo nos habla directamente hoy como lo hizo a su pueblo en aquel entonces.

Dios le está pidiendo a su pueblo que construya un lugar para que habite su gloria.
En los días de Hageo, ese templo era físico. Hoy, el templo se lleva a cabo en nuestros corazones y vidas, tanto individual como corporalmente, nosotros como Su cuerpo (la iglesia).

La palabra de Dios para nosotros hoy como creyentes es que somos el templo del Espíritu Santo (1 Corintios 6:19). Dios el Padre quiere mostrar su gloria a través de su pueblo, la iglesia.

Dios les había dado a los judíos la tarea de terminar el templo en Jerusalén, cuando regresaron del cautiverio. Después de haber pasado años todavía no lo habían finalizado, estaban más preocupados por construir sus casas que terminar el templo de Dios. Eso suena como hoy, muchos están construyendo hermosas casas, hermosos edificios para sí mismos, pero no la casa de Dios. Podrían decir que esto es para Dios, pero realmente es para ellos y para verse bien ante los hombres.

No ponga sus posesiones y trabajos primero que Dios. Debemos poner a Dios primero en nuestras vidas.

Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

¡Detente y considera tus caminos!

Hageo 1:5 Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.

¿Estás haciendo el trabajo que el Señor te dio?

Quizás hayas abandonado la obra del Señor yendo tras tus propios deseos y placeres, pero hoy tienes la oportunidad de regresar al Señor y terminar lo que Él te ha ordenado que hagas para Su Reino. ¡Recuerda que es para Su Gloria!

Es más fácil enredarse en otras cosas que hacer la voluntad de Dios. Pero nuestro Padre quiere que sigamos y construyamos Su Reino. No te detengas y no pongas excusas, pon tu corazón en obedecer al Señor solo hazlo.

Si Dios te da una misión, no temas comenzar, sus recursos son infinitos y su recompensa es excelente. ¡Dios te ayudará!

Ríndete al Señor, permite que Su Gloria se manifieste en ti y a través de ti.

Hageo 2:6-9 6 Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca;

7 y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenaré de gloria esta casa, ha dicho Jehová de los ejércitos.

8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.

9 La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.

Las naciones del mundo están temblando en este momento.

El Señor llenará el templo con Su Gloria, es decir, tú y yo.

1 Corintios 3:16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

1 Corintios 6:19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

Efesios 2:21-22 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.
Nuestros enlaces
Acompáñanos
DOMINGOS A LAS 10:30 AM
832-769-6044