(Austin, 3 de septiembre de 2021) Anoche, después de dos sesiones especiales y a pesar de la oposición estatal de cientos de estudiantes, maestros, padres, líderes empresariales, historiadores y expertos en educación, la Legislatura de Texas aprobó la SB 3. El nuevo proyecto de ley de censura en las aulas avanza ahora al escritorio del gobernador para su firma.

“Estamos decepcionados de que los legisladores de Texas dedicaran otra sesión legislativa a esta política dañina e imitadora que intenta silenciar a los maestros, encubrir la historia y negar a los estudiantes la oportunidad de aprender la verdad,” dijo Ana Ramón, subdirectora de defensa de IDRA. "Continuaremos trabajando con las crecientes coaliciones de individuos y organizaciones en Texas y en todo el país que están decididos a crear escuelas seguras y que sostengan la cultura para todos los estudiantes."

SB 3 reemplaza el proyecto de ley de censura de salón de clases anterior, HB 3979, que se convirtió en ley el miércoles. Además de las restricciones dañinas sobre las discusiones en el aula sobre raza, racismo e historia, SB 3 instituye un costoso programa de capacitación para el cumplimiento de los educadores y deroga muchas figuras históricas, diversas importantes de los estándares de aprendizaje en el proyecto de ley anterior.

Los proyectos de ley de censura en el aula promueven una historia revisionista de los Estados Unidos que blanquea las injusticias raciales históricas y actuales y socava las experiencias pasadas y presentes de las comunidades negras, indígenas, latinas y otras comunidades de color. Con este proyecto de ley en vigor, los estudiantes no obtendrán el conocimiento del contenido que necesitan para analizar críticamente nuestra sociedad o aprender a actuar como líderes empáticos, defensores y aliados en nuestra democracia. Ya no aprenderán hechos o patrones históricos clave.

Los proyectos de ley que blanquean planes de estudio como estos tendrán un efecto intimidante en los educadores de todo el estado. Ya ha habido múltiples casos de maestros y administradores que han sido puestos en licencia y se han cancelado programas valiosos debido al efecto paralizante de una legislación similar aprobada a principios de este año. La carga adicional de adherirse a estándares de aprendizaje vagos, restrictivos, ahistóricos y, en ocasiones, contradictorios es injusto para nuestros maestros y estudiantes, especialmente porque continúan enfrentando desafíos relacionados con la pandemia.

Este proyecto de ley hará que sea más difícil para las escuelas abordar la discriminación dañina que sufren los estudiantes de color y crear entornos de aprendizaje seguros e inclusivos para todos los estudiantes.

Agradecemos a los legisladores que se opusieron a la SB 3 para los jóvenes y educadores de Texas. Esta lucha no ha terminado y continuaremos trabajando con las muchas otras organizaciones e individuos que continúan presionando hacia la justicia para los estudiantes y educadores de Texas.