El origen de este día se remonta al 1 de mayo de 1886, cuando los sindicatos de Estados Unidos obligaron a la patronal a cumplir con las ocho horas diarias de jornada laboral. Su ideal era: ocho horas para trabajar, ocho para dormir y ocho para el ocio. Los trabajadores que no lo consiguieron convocaron una huelga que acabó con varios heridos y muertos. En su honor, el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional declaró el 1 de mayo Día del Trabajador.

LICDO. PATRICIO JORDAN
Abogado - Attorney At Law