A message to the pastors and deacons of the Southwest California Synod, 
Evangelical Lutheran Church in America
May 1, 2020
So again Jesus said to them, “Very truly, I tell you, I am the gate for the sheep . (John 10:7)

Beloved in the Lord!

I come to you again with some updates, and—I hope—some encouragement. We’re now in what in my opinion is likely to be the hardest phase of the long season of restriction on movement and gathering: a time when we can see some glimmers of change on the horizon, but during which we are still caught up in a very limited set of options. 

On the positive side, we are getting better (or at least have reached a competent plateau) in our ability to provide some meaningful spiritual programming for our people, and some simulacrum of our Sunday worship. For some of us this has been a steep uphill climb; for others just a matter of learning a few new tricks—what had been innovative before is now everyday reality. I remain astounded at the creativity I see still being shown by and among you. New things are coming up all the time.

But you may well be growing tired of doing “new things,” especially now that the initial panic has worn off and the lockdown seems to linger on. Having some kind of end—or at least change—in sight doesn’t make things easier. We may be very fatigued, and our lay leadership may be tired as well, and increasingly impatient with the restrictions. This is a time to be thoughtful about our response to the pressures we all feel. I realize that there may be people in our congregations who are less than fully convinced that the “shelter in place” order is appropriate, or still needed. 

As the state government and public health authorities issue new rules of engagement, we’ll have to interpret them for our own congregational settings; as parts of our synod may end up having differing rules, it is important to emphasis that the rules and our responses are contextual. What works in San Luis Obispo County won’t necessarily work in Los Angeles County. We’ll have to respond to the contexts we’re in.

Eighty percent of our congregations are in LA County, though, so what happens here is of relevance to most of us, and LA County has the greatest incidence of infection and death. As of today there are still only two deaths of members of our congregations I am aware of—though many friends and relatives of our members have either been sick or died from COVID-19. We are part of a larger network; and when you extend that to our global connections, the story of this pandemic is a story of our church as well.

I find all over the internet and in social media a blizzard of blogs, opinion pieces, and messages from church professionals about what will happen next; what to expect from an extended but less intense shutdown; and how to manage a phased and restricted “re-opening” of churches to worship. We will try to gather some of the best of these on the Synod website for your reference, but I do not intend to forward them all on to you directly. You are capable of finding what you need, and I don’t think every synod needs to re-do all the work others have already done. If there are things I judge to be particularly relevant to our context and way of “being church,” I will bring them to your attention directly. Otherwise, this is a conversation you and your congregational leadership can have on your own. Let me know if you need my help, or that of the synod staff. We will also plan for open Zoom conversations to share best practices. 

Because there will most likely be ongoing restrictions on the number of people who can gather, how close together they may be, and whether they may sing (hard to do with a mask anyway), it may be important to you to continue your digital worship services as well. And the inevitable risks of distributing communion may make services of the word continue to be the most appropriate form of worship for some time to come, even for face-to-face services.

In a couple of particular areas, I do want to offer some help: if you are still on hold for a PPP loan, stay in touch with your bank—I don’t want anyone to fall through a crack. A couple of our congregations gave up on their unresponsive banks and went through the ELCA credit union instead, and those have had happy outcomes as far as I know. The next step is to make sure the use of the funds is documented in ways that will ensure the loans are ultimately forgiven. I will try to convene open Zoom conversations about that where you can share experiences and get advice.

There will also be some funds available for grants to congregations: I think we will receive a small first grant from the ELCA soon, and we will make it available to congregations by application. The working group that will make allocations of this—and any other outside funding that comes to the synod as a whole—will be made up of myself, the four synod office program staff, and the members of the Evangelical Outreach Mission Team—which our standing committee for the allocation of funds to congregations and includes both clergy and lay members. As new information becomes available, I will share it.

As the ELCA continues COVID-19 fundraising, more grants will become available from that source, and I will ask the Synod Council later this month to consider spending some of the synod’s long-term savings from its endowment to make additional congregational grants. But no matter what we do, we will not be able to make up anything near what our congregations and schools have lost in income. The only reliable and constant income our congregations receive now are the offerings of the faithful—and I am encouraged to hear that in most cases those have held strong.

The “economic impact survey” we sent to you last week has only had about a 30% response rate. I know you are not in every case able to answer it, but it would be very helpful to us if you would try. We use this data to make the case to the ELCA that we need help here—if we back up our requests with data from you, our chance of success is greater. Here’s a link to the survey . It is not long or burdensome. Afterwards we will send you another survey about your personal situation and asking what kind of help you need as rostered leaders—we continue to survey each active pastor to check in; your deans and colleagues should be connecting with you as well.

I will ask the staff this week to prepare a brief summary of the rules laid down the the ELCA model constitution for congregations, together with the legal expectations of California corporations, for holding valid congregational meetings and taking binding votes. Keep in mind that though the state requirements for corporate decision-making is universal to our congregations, your one congregation may have amended the ELCA model constitution to make your own practice different. This would be a good time to find and review your congregational constitution.

The synod staff and I will continue to provide video recorded Sunday worship services through Pentecost at least. We are opening these up to the synod—the next one, for example, will feature many people from the Central Coast Conference, and the Pentecost service will be provided by the African Descent congregations and leaders. If you have ideas or would like to contribute to one of the upcoming services, please let Pastor Brenda Bos ( bbos@socalsynod.org ) know as soon as possible.

I am toying with the idea of doing some on-line theological teaching for clergy and laity both. But I am also leery of falling into the trap of finding new projects to prove to the world that we’re all working—as you all know, we are all dancing as fast as we can to keep things as normal as we can, and some of you may be approaching burnout. Please be kind to yourselves. Your people are not served by your overextending yourselves, and they need you to model calm, reflective, reassuring self-care.

I began this week’s letter with a verse from Sunday’s gospel lesson. As familiar as the “Good Shepherd” imagery has become to us, I think it bears some re-thinking right now, as the metaphorical sheep and their pastoral “shepherds” have been physically separated from each other. But the sheep still hear their shepherd’s voice, even if it’s on the phone or on a screen. Our sheepfold has just gotten larger, and all the gates are gone. It is the voice of Jesus, heard from all your mouths and mine, that unites us and draws us together now. We are all individually opening the gate to Jesus for all those who hear us, whether on the phone, through streaming media, or on tape.

What you say and what you do still has a powerful impact for good in the lives of your people, and it is my prayer that you not falter or grow weary in proclaiming the life and love of Jesus and the power of God to rescue a people who are anxious and afraid.

God bless you all.



Bishop Guy Erwin
May 1, 2020
Un mensaje a los pastores y diáconos del Sínodo del Suroeste de California,
Iglesia Evangélica Luterana en América
1 de Mayo, 2020
Así que de nuevo Jesús les dijo: "De verdad, les digo, yo soy la puerta para las ovejas . (Juan 10:7)

¡Amados en el Señor!

Vengo a ustedes de nuevo para darles algunas actualizaciones y, espero, un poco de aliento. Ahora estamos en lo que, en mi opinión, es probable que sea la fase más difícil de la larga temporada de restricción de movilizarnos y reunirnos: un momento en el que podemos ver algunos destellos de cambio en el horizonte, pero durante el cual todavía estaremos atrapados en un conjunto muy limitado de opciones.

En el lado positivo, estamos mejorando (o al menos hemos llegado a una meseta/plateou competente) en nuestra capacidad de proporcionar una programación espiritual significativa para nuestro pueblo, y algún simulacro de nuestra adoración dominical. Para algunos de nosotros esto ha sido una subida empinada; para otros sólo una cuestión de aprender algunos trucos nuevos, lo que había sido innovador antes es ahora la realidad cotidiana. Me quedo asombrado por la creatividad que veo que todavía se muestra por y entre ustedes. Vienen cosas nuevas todo el tiempo.

Pero es posible que te estés cansando de hacer "cosas nuevas", especialmente ahora que el pánico inicial se ha desgastado y el encierro parece persistir. Tener algún tipo de fin, o al menos un cambio, a la vista no facilita las cosas. Podemos sentirnos muy fatigados, y nuestro liderazgo laico puede estar cansado también, y cada vez más impaciente con las restricciones. Este es un momento para reflexionar sobre nuestra respuesta a las presiones que todos sentimos. También se que puede haber personas en nuestras congregaciones que estén menos que convencidos de que la orden de "refugiarnos en nuestros lugares" es apropiado, o todavía necesario.

A medida que el gobierno estatal y las autoridades de salud pública emitan nuevas reglas de reuniones, tendremos que interpretarlas para nuestros propios entornos congregacionales; como partes de nuestro sínodo pueden terminar teniendo reglas diferentes, es importante enfatizar que las reglas y nuestras respuestas son contextuales. Lo que funciona en el condado de San Luis Obispo no necesariamente funcionará en el condado de Los Ángeles. Tendremos que responder a los contextos en los que estamos.

El ochenta por ciento de nuestras congregaciones están en el condado de Los Ángeles, así que lo que sucede aquí es relevante para la mayoría de nosotros, y el condado de Los Ángeles tiene la mayor incidencia de infección y muerte. Hasta el día de hoy todavía hay sólo dos muertes de miembros de nuestras congregaciones de las que estoy al tanto, aunque muchos amigos y familiares de nuestros miembros han estado enfermos o han muerto de COVID-19. Somos parte de una red grande; y cuando se extiende a nuestras conexiones globales, la historia de esta pandemia es también una historia de nuestra iglesia.
Encuentro en la Internet y en todas las redes sociales un sin numero de blogs, artículos con opiniones y mensajes de profesionales de la iglesia sobre lo que sucederá después; qué esperar de un cierre prolongado, pero menos intenso; y cómo manejar una "reapertura" gradual y restringida para volver a adorar en las iglesias. Trataremos de reunir algunos de los mejores de estos recursos en el sitio web del Sínodo para su referencia, pero no tengo la intención de reenviarlos todos directamente a ustedes. Ustedes son capaces de encontrar lo que necesitan, y no creo que cada sínodo necesite volver a hacer todo el trabajo que otros ya han hecho. Si hay cosas que considero particularmente relevantes para nuestro contexto y forma de "ser iglesia", las señalaré directamente para su atención. De lo contrario, esta es una conversación que ustedes y su liderazgo congregacional pueden tener por su cuenta. Avísenme si necesitan mi ayuda, o la del personal sinodal. También planearemos conversaciones abiertas de Zoom para compartir las mejores prácticas.

Debido a que lo más probable es que continúen las restricciones en el número de personas que pueden reunirse, cuán cerca pueden estar y si pueden cantar (difícil de hacer con una máscara de todos modos), puede ser importante que ustedes continúen con sus servicios de adoración digital también. Y los riesgos inevitables de la distribución de la comunión pueden hacer que los Servicios de Palabra sigan siendo la forma más adecuada de adoración durante algún tiempo, incluso para los servicios presenciales.

En un par de áreas particulares, quiero ofrecer algo de ayuda: si ustedes todavía están en espera de un préstamo PPP, manténgase en contacto con su banco, no quiero que nadie caiga a través de una grieta (que dejen pasar esta oportunidad). Un par de nuestras congregaciones abandonaron su solicitud porque sus bancos no les respondieron, pero se pasaron a la Cooperativa de Crédito de la ELCA, y han tenido resultados positivos hasta donde yo sé. El siguiente paso es asegurarse de que el uso de los fondos está documentado de maneras que garanticen que los préstamos sean finalmente perdonados. Trataré de convocar conversaciones abiertas de Zoom sobre eso para que puedan compartir sus experiencias y obtener consejos.

También habrá algunos fondos disponibles para becas para congregaciones: creo que pronto recibiremos una pequeña primera beca de la ELCA, y la pondremos a disposición de las congregaciones por hacer sus solicitudes. El grupo de trabajo que hará asignaciones de esto —y cualquier otro financiamiento externo que llegue a todo el sínodo— estará compuesto por mí mismo, los cuatro miembros del personal de oficina del sínodo y los miembros del Equipo de Misión de Alcance Evangélico, que es nuestro comité permanente para la asignación de fondos a las congregaciones e incluye tanto a miembros del clero y laicos. A medida que tengamos nueva información disponible, la compartiré.

A medida que la ELCA continúe recaudando fondos COVID-19, se dispondrá de más subvenciones/becas de esa fuente, y pediré al Consejo sinodal a finales de este mes que considere la posibilidad de gastar algunos de los ahorros a largo plazo de la fundación del sínodo, para hacer mas subvenciones congregacionales. Pero no importa lo que hagamos, no podremos compensar nada de lo que nuestras congregaciones y escuelas han perdido en ingresos. Los únicos ingresos confiables y constantes que reciben ahora nuestras congregaciones son las ofrendas de los fieles, y me alienta escuchar que en la mayoría de los casos se han mantenido fuertes.

La "encuesta del impacto económico" que les enviamos la semana pasada sólo ha tenido una tasa de respuesta del 30%. Sé que no todos están en la capacidad de responder, pero sería muy útil para nosotros si lo intentaras. Utilizamos estos datos para hacer el caso ante la ELCA de que necesitamos su ayuda aquí: si respaldamos nuestras solicitudes con datos de ustedes, nuestra probabilidad de éxito es mayor. Aquí hay un enlace a la encuesta . No es largo ni gravoso. Después les enviaremos otra encuesta sobre su situación personal y les preguntaremos qué tipo de ayuda necesitan como líderes enlistados: continuamos encuestando a cada pastor activo para saber como están; sus deans y colegas deben estar conectándose con ustedes también.

Pediré a mi personal esta semana que preparen un breve resumen de las reglas establecidas en la constitución modelo de la ELCA para las congregaciones, junto con las expectativas legales de las corporaciones en California, para tener reuniones congregacionales válidas y tomar votos obligatorios. Tengan en cuenta que, aunque los requisitos estatales para la toma de decisiones corporativas son universales para nuestras congregaciones, su propia congregación puede haber enmendado la constitución modelo de la ELCA para hacer su propia práctica diferente. Este sería un buen momento para encontrar y revisar su constitución congregacional.

El personal del sínodo y yo seguiremos proporcionando servicios de adoración dominical grabados en video al menos hasta Pentecostés. Estamos abriendo esto a todo el sínodo, el siguiente, por ejemplo, contará con muchas personas de la Conferencia de la Costa Central, y el servicio de Pentecostés será proporcionado por las congregaciones y líderes de descendencia africana. Si ustedes tienen algunas ideas o desean contribuir en uno de los próximos servicios, por favor comuníquese con la pastora Brenda Bos ( bbos@socalsynod.org ) tan pronto como sea posible.

Estoy jugando con la idea de hacer algunas enseñanzas teológicas en línea para el clero y los laicos. Pero también estoy receloso de caer en la trampa de encontrar nuevos proyectos para demostrar al mundo que todos estamos trabajando, como todos saben, todos estamos bailando tan rápido como podemos para mantener las cosas lo más normales posible, y algunos de ustedes pueden estar acercándonos al agotamiento. Por favor, sean amables con ustedes mismos. Su gente no es atendida cuando se sobre extienden, y necesitan que tu les des el ejemplo de cuidado de nosotros mismos que es tranquilo, reflexivo y tranquilizador.

Comencé la carta de esta semana con un versículo de la lectura del Evangelio de este domingo. Aunque las imágenes del "Buen Pastor" se han convertido muy familiares para nosotros, creo que nos lleva a algo de replanteamiento en este momento, como las ovejas metafóricas y sus "pastores" se han separado físicamente unas de otras. Pero las ovejas todavía escuchan la voz de su pastor, ya sea por teléfono o en una pantalla. Nuestro redil se ha hecho más grande, y todas las puertas han desaparecido. Es la voz de Jesús, escuchada de todas sus bocas y de las mías, la que nos une y nos junta ahora. Todos estamos abriendo individualmente la puerta a Jesús a todos aquellos que nos escuchan, ya sea por teléfono, a través de los medios de transmisión o en cinta.

Lo que dices y lo que haces aun tiene un poderoso impacto para bien en la vida de su pueblo, y es mi oración que no flaqueen ni se cansen al proclamar la vida y el amor de Jesús y el poder de Dios para rescatar a un pueblo que está ansioso y asustado.

Dios los bendiga a todos.

 
Obispo Guy Erwin
Mayo 1, 2020
Southwest California Synod of the ELCA| (818) 507-9591| news@socalsynod.org| www.socalsynod.org