Easter as that Human Touch
April 8, 2018 - First Sunday in Eastertide
By Bill Cotton  revcottonhill@hotmail.com

Note: The next three or four Sundays will explore the Resurrection texts. In order to do this, I will need to depart from some of the assigned texts.

Since we believe that Jesus died and rose again, even so, through Jesus, God will bring with him those who have fallen asleep…And so we shall always be with the Lord. 
(1 Thess. 4:14, 17b)

The lessons for Eastertide would invite us to slow down and savor the moment. After all, there are fifty days of Easter and for a good reason. In the end, there is only one thing that is precious to us—and that is life. What indeed would we exchange for life?

What does it profit a person to gain the whole world and lose her/his one life?  (Don’t say soul, say life) And this:  The hour is coming and now is when the dead will hear the voice of the Son of God and those who hear will live.  (The dead in this text include the dead persons walking!)  

Life is the one word that includes all other words. There is the water of life, the tree of life, the crown of life—the resurrection and life eternal. I think what was missing in my working with the Easter scriptures was the thought that Paul and the writers are not just speaking of life someday—going to heaven, etc. No, they have found a kind of new life in the present moment.  I call it  nowness —learning how to share the gift of life with others right now.   I can’t say it enough. Neighborliness is the meaning of our lives together—how we minister to and with each other. Going it alone is very bad company! I agree with Jane Addams, the Mother of Social Work, who said, “Should we show up at the gates of heaven  alone , the keeper will ask, ‘Where are the others?’” Folks, we are in this thing called  resurrectional existence  together.

I do not read or write much on Facebook. I see that lots of pastors use this way of communicating. As an active pastor I didn’t have this tool. So I needed to be out of the office and among the people. I would slip into my office early and by 10:00 AM, I was ready to be with people. In an old coat pocket I found one of the membership secretary’s cards—I had asked her to give me a card each week naming three inactive families. I would then make contact in person with them by the end of the week. In all of those years those calls did two things: (1) Folks liked it that I made the effort and it became kind of an  if you visit me I will visit you  thing. Many got stuff off the chest and made a fresh start with church and (2) It eliminated what I call Pastor’s guilt—at not making personal contact with folks as Wesley insisted that we do, and that we promised to do at our ordination (“Will you visit from house to house?”). I know that calling on folks is old-fashioned. But in all of my years of ministry, I seldom had a bad experience making pastoral calls. Many new bonds of friendship were formed—and folks came back to church.   

Am I still talking about Easter Faith? People are starved for what the rock singer Bruce Springsteen called “the human touch.” Resurrection has to do with human contact—neighborliness— Life Together . (Bonhoeffer)
 
Here is a poem that I wrote once upon a time, trying to define Easter:

More Than

Easter is more than
the miracle of spring and nature’s new gift
but that is part of it.
More than
proof of an afterlife,
although it points to that real possibility.
More than
psychological feelings set in a hopeful direction,
and those feelings are there.
More than
the Word that love is stronger than death,
although this is true.
More than
the thought that God will do for us in death
what cannot be done in life, and God surely will.
Resurrection
is to know where we cannot prove,
that God is on our side as giver of life right now,
as we draw our next breath.
Right this minute, eternal life is ours,
if we choose it.
Resurrection is God’s revolt against death.
  The proof of the resurrection is a changed world.*

*This verse was first published in  A Madison County Journal,  The Iowan Books, c. 2011, p. 19.

El domingo de la Resurrección como ese toque humano
8 abril, 2018 – Primer domingo de la Resurrección
Por Bill Cotton revcottonhill@hotmail.com  
 
Noten: Los próximos tres o cuatro domingos explorarán los textos de la resurrección. Para hacer esto, necesitaré partir de algunos de los textos designados.
 
Si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él . . . y así estaremos siempre con el Señor.
(1 Tes. 4:14, 17b)
 
Las lecturas para la temporada de la Resurrección nos invitan a desacelerar y saborear el momento. Pues, hay cincuenta días en esta temporada y por buena razón. Al final, sólo hay una cosa que nos es preciosa – y eso es la vida. ¿De verdad qué podemos intercambiar por la vida? ¿Qué aprovecha al hombre si gana todo el mundo y se destruye o se pierde a sí mismo?  Y esto:  Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán.  (¡Los muertos en esta lectura incluyen a las personas muertas que todavía andan!)

La vida es la única palabra que incluye todas la otras palabras. Hay el agua de la vida, la corona de la vida – la resurrección y la vida eterna. Creo que lo que me faltaba en trabajar con las lecturas de la resurrección era el pensamiento que Pablo y los escritores no hable solamente de la vida algún día – ir al cielo, etc. No, han encontrado una clase de nueva vida en el momento presente. Lo nombro el ahora – aprendiendo a compartir nuestras vidas juntos – a ministrar a y con otros. ¡El hacerlo todo solo es compañero malo! Estoy de acuerdo con Jane Addams, la Madre del Trabajo Social, quien dijo, “Si nos presentamos a las puertas del cielo solos, el portero nos preguntará, ‘¿Dónde están los otros?’” Pues, estamos juntos en este asunto llamado la existencia en la resurrección.

No leo ni escribo mucho en Facebook. Veo que muchos pastores usan esta manera de comunicación. Como pastor activo no tenía esta herramienta. Así que necesitaba estar fuera de la oficina y entre la gente. Me deslizaba en la oficina temprano y para las 10:00 de la mañana, estaba listo para estar con la gente. En el bolsillo de un abrigo viejo encontré las tarjetas de membresía de la secretaria – le había pedido que me diera una cada semana con los nombre de tres familias inactivas. Entonces hacía contacto en persona con ellos para el fin de la semana. Durante todos esos años esas visitas hacían dos cosas: (1) A las personas de la iglesia les gustaba que hacía el esfuerzo y se convirtió en una situación de si Ud. me visita entonces yo lo visitaré . Muchos podían expresar sus preocupaciones y hacían un comienzo nuevo con la iglesia y (2) Eliminaba lo que yo llama la culpa del Pastor – el no tener contacto con personas como Wesley insistía que hiciéramos, y como prometimos hacer en nuestra ordenación (“¿Visitarás de casa en casa?”). Ya sé que el visitar a personas en sus casas es anticuado. Pero en todos mis años de ministerio, rara vez tuve mala experiencia en hacer visitas pastorales. Muchos lazos nuevos de amistad se formaban – y personas regresaban a la iglesia.

¿Todavía hablo de la fe de la resurrección? Personas mueren de hambre por lo que el cantante de rock Bruce Springsteen nombró “el toque humano.” La resurrección trata con el contacto humano – la buena vecindad – La Vida Juntos . (Bonhoeffer)
 
He aquí un poema que escribí una vez, tratando de definir la resurrección: 
 
Más que
 
El domingo de la resurrección es más que
el milagro de la primavera y el nuevo de la naturaleza
pero eso es parte de ello.
Más que
prueba de una vida después de la muerte,
aunque señala a esa posibilidad real.
Más que
sentimientos psicológicos dirigidos en una dirección optimista,
y estos sentimientos sí existen.
Más que
la Palabra que el amor es más fuerte que la muerte,
aunque eso sí es la verdad.
Más que
el pensamiento que Dios nos hará en la muerte
lo que no se puede hacer en la vida, y por seguro Dios lo hará.
La Resurrección
es saber donde no podemos probar,
que Dios está por nosotros como dador de la vida ahora mismo,
como respiramos.
Ahora mismo, en este momento, la vida eterna es la nuestra,
si la escogemos.
La resurrección de la rebelión de Dios contra la muerte.
La prueba de la resurrección es un mundo cambiado.*
 
*Estos versos fueron publicados primero en A Madison Country Journal , The Iowa Books, c. 2011, p. 19.