CARTA MENSUAL ABRIL 2019

"Cree que has nacido de mí y eres partícipe de mi Naturaleza Divina, dice el Señor"...

2 Pedro 1:1-4

1 Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra:

2 Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.

3 Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,

4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia;

A través de Jesús, el Padre le ha dado al creyente grandes y preciosas promesas, y sobre todo, el Padre nos hizo partícipes de su naturaleza divina. ¿No es maravilloso?
Todo esto sucedió cuando nacimos de nuevo, cuando creímos en Jesús. 

1 Pedro 1:23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.

Juan 1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Abraza tu Nueva Naturaleza (Naturaleza Divina) que te da el poder para escapar de los deseos de la carne en este mundo.

Los que reciben la promesa del Evangelio, participan de la Naturaleza Divina. Se renuevan en el espíritu de su mente a la imagen de Dios en el conocimiento, la justicia y la santidad; sus corazones están entregado a Dios y para servir en su Reino.

Efesios 4:22-24 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

Colosenses 3:10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

2 Corintios 3:18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Al contemplar la Gloria del Señor, el espíritu del Señor nos transforma continuamente en la misma imagen. Nos convertimos en lo que contemplamos.   

Romanos 8:29 Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.

Esta es la obra continua del Espíritu Santo en nosotros, para llegar a ser como Jesús.
Dios quiere una transformación que provenga del interior, no de una modificación de la conducta.

Volvamos a 2 Pedro 1: 5 vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento;

Pero también, por esta misma razón que nos ha sido dada promesas extremadamente grandes y preciosas, y que somos partícipes de la Naturaleza Divina de Dios. Pedro exhortó,  a agregar el madurar o crecer en lo que dicen los versículos 6-7

6 al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad;

7 a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.
verso 8 Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.

Si caminamos en esto, es una prueba y fruto que lo conocemos espiritualmente y de manera íntima. Esta es la evidencia de que hemos abrazado nuestra Nueva Naturaleza.

verso 9 Pero el que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus antiguos pecados.
Es importante crecer o caminar en las virtudes morales, enumeradas en el versículo

7. Estas virtudes ayudan al creyente a no volver a caer en sus viejos pecados (vieja naturaleza). Recuerda que nuestra vieja naturaleza está muerta. La carne o nuestras mentes recuerdan los hábitos pecaminosos, que deben ser crucificados.

Gálatas 5:23-24 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

Siempre tenemos que elegir, entre, la nueva naturaleza, la vieja, el espíritu o la carne.

No lo olviden, hemos nacidos de nuevo hijos de Dios, participantes de su naturaleza divina.

2 Corintios 7:1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.

Romanos 8:19-20 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;

La creación quiere ver la revelación de los hijos e hijas maduros de Dios. Los que han abrazado quiénes son en Cristo están participando ahora de la Naturaleza Divina (Nueva Naturaleza).

Romanos 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.

Continúa en comunión ininterrumpida con Cristo y vive tu vida por Él por el poder de la Nueva Naturaleza (Naturaleza Divina) la Gracia de Dios está disponible para ti.
JOIN US SUNDAYS AT 10:30 AM
Connect with us...
LIGHT OF VICTORY MINISTRIES | PO BOX 842658 HOUSTON, TEXAS 77284-2658 | 832-769-6044