Prayer Partners

I am always moved by the positive way our students treat each other. We aren’t perfect – no family is! 
But is it heart warming to see how our students care for each other. I love to see our faith in action! One great example of this can be seen at our weekly Masses. This year, we have partnered our older students with our younger students. We call it Prayer Partners. It makes my heart so happy to watch the big kids take care of the littles and to see the littles look up to and emulate the big kids. The big kids help the littles with making the sign of the cross with the correct hand, putting the kneelers up and down, helping them follow along on the song sheet, and providing friendly reminders to face forward and pay attention to Father. The littles help keep the big kids focused and on track. There is so much love and respect in those simple interactions! I’m not actually sure who enjoys it more – the big kids or the littles! But I do know that it is awesome to witness the Spirit of Jesus alive in our students!

Blessings for the week ahead!
Mrs. Brungardt

Oración Socios

Siempre me conmueve la forma positiva en que nuestros estudiantes se tratan entre sí. No somos perfectos, ¡ninguna familia lo es! Pero es conmovedor ver cómo nuestros estudiantes se cuidan unos a otros. ¡Me encanta ver nuestra fe en acción! Un gran ejemplo de esto se puede ver en nuestras misas semanales. Este año, hemos asociado a nuestros estudiantes mayores con nuestros estudiantes más jóvenes. Lo llamamos socios de oración. Me alegra mucho ver a los niños grandes cuidar de los pequeños y ver a los pequeños admirar y emular a los niños grandes. Los niños grandes ayudan a los pequeños a hacer la señal de la cruz con la mano correcta, subiendo y bajando las rodillas, ayudándoles a seguir la hoja de la canción y brindando recordatorios amistosos para mirar hacia adelante y prestar atención al Padre. Los pequeños ayudan a mantener a los niños grandes enfocados y encaminados. ¡Hay tanto amor y respeto en esas simples interacciones! En realidad, no estoy seguro de quién lo disfruta más: ¡los niños grandes o los pequeños! ¡Pero sí sé que es increíble presenciar vivo el Espíritu de Jesús en nuestros alumnos!

Bendiciones para la semana que viene!
Mrs. Brungardt