PARA VER TODO EL CORREO HAGA
Un Curso Sobre Milagros
edición original
Este Curso es un comienzo, no un final. El Amigo de ustedes, el Espíritu Santo, los acompaña. No están solos.
P1.2 10 Tan seguros están de llegar a Casa1 como segura es la trayectoria del sol durante el día, trazada durante las horas medio oscuras que transcurren entre su puesta y el amanecer. 11 De hecho, la trayectoria de ustedes es todavía más segura, pues es imposible cambiar el curso de aquellos2 a quienes Dios ha llamado a Él.

UCSM
LIBRO DE LECCIONES
EPILOGO
PREFACIO
por Course in Miracles Society
P1.1 1 Este Curso es un comienzo, no un final. 2 El Amigo de ustedes, el Espíritu Santo, los acompaña. 3 No están solos. 4 Nadie que Lo llame, Lo llamará en vano. 5 Sea lo que sea que les preocupe, tengan la seguridad de que Él tiene la solución y que gustosamente se las dará, sólo con que se dirijan a Él y se la pidan. 6 Él no retendrá ninguna de las respuestas que necesiten sobre cualquier cosa que parezca preocuparles. 7 Él conoce el camino que soluciona todos los problemas y aclara todas las dudas. 8 Su certeza es la de ustedes. 9 Tan sólo necesitan pedírsela para que les sea dada.

P1.2 10 Tan seguros están de llegar a Casa1 como segura es la trayectoria del sol durante el día, trazada durante las horas medio oscuras que transcurren entre su puesta y el amanecer. 11 De hecho, la trayectoria de ustedes es todavía más segura, pues es imposible cambiar el curso de aquellos2 a quienes Dios ha llamado a Él. 12 Por lo tanto3, obedezcan a la voluntad de ustedes, y sigan a Aquel a Quien aceptaron como la Voz que habla por ustedes para que les diga lo que realmente quieren y lo que realmente necesitan. 13 Suya es la Voz que habla por Dios4 y también por ustedes, 14 y por eso Él habla de libertad5 y sobre la Verdad6.

UCSM Epilogo
1 Casa, con mayúscula, es sinónimo del Cielo, Realidad, Unicidad, etc. En minúscula, cuando pensamos con el Espíritu Santo, casa es el espíritu, la parte de nuestra mente separada que aún se puede comunicar con Dios por medio del Espíritu Santo; y cuando pensamos con el ego, es la morada de nuestro cuerpo. Ver T5.5 [42]-[43], T9.8 [65], T10.4 [24], T11 [103]
 
2 En las notas taquigráficas Helen había escrito primero "aquel" y Jesús la corrigió, entonces ella la tachó y escribió "aquellos" (W.N09.075, línea 20)
 
3 … pensando con el Espíritu Santo
 
4 La Voz que habla por Dios es el Espíritu Santo Quien es, en el eterno Presente de la Unicidad de Dios, el Pensamiento de Amor de Dios que nos creó como Almas, Una en Cristo, Su único Hijo. Aquí, al producirse la separación, el Espíritu Santo es, en la mente: el mediador que mantiene abierto para la revelación el canal directo de Dios hacia el hombre; la motivación para: pensar con los milagros la decisión de curar la separación renunciando a ella; ser aquí el reflejo de las Almas perfectas y eternas que realmente somos, Una en el Alma única del único Hijo de Dios. Ver T1.1.49 [81], T5.3, T5.4, T.5.5, T6.6, T9.5, T20.5, LTe.7 (-L281)
 
5 Libertad con mayúscula es, en la eterna Unicidad, la libre Voluntad de Dios de Amar o crear, Que es también la libre Voluntad de todos nosotros como Almas perfectas y eternas, unificadas como Una en Cristo, Su único hijo, de amar y ser amados. Aquí, en minúscula, libertad, cuando pienso "nos" con el Espíritu Santo, es la liberación del confinamiento impuesto por las mentes individuales separadas unas de otras, para amar sin excepción y por igual a todos, como reflejo de la Unicidad; y, cuando pienso con el ego, es lo que decido hacer con mi libre albedrío, según las leyes de la evolución y escasez. Ver T2.6 [109], T13.7 [62], T17.6 [52], L199, LR6 (-206)
 
6 La Verdad, con mayúscula, según el Curso —que realmente no soy un cuerpo sino un Alma, Tal como Dios me creó— no se puede describir ni tampoco explicar; sólo puede experimentarse, en un instante santo del mundo real en nuestro fuero interno, al haber logrado perdonar totalmente a otro y haber visto su Alma con la visión de Cristo. En esto radica aquí, la paz de Dios. Sus condiciones son querer creer que: 1) Dios existe, es perfecto y eterno, y en Su Pensamiento de Amor o Espíritu Santo, nos creó a todos —sin excepción y a Su Semejanza— Almas perfectas y eternas, unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo, Cristo, con Quien es Uno en la perpetua Armonía y alegre Concordia del Amor que Se profesan Uno a Otro en el eterno Presente de Su Unicidad; 2) Dios no creó más nada. 3) Por eso, nada de Ésta, Nuestra verdadera Realidad, puede ser amenazado, nada que no sea Ella, realmente existe. 4) En esto radica aquí, la paz de Dios. En minúscula, la verdad es la verdad del ego, cuyo sistema de pensamiento está basado en la creencia de que la percepción que tiene del tiempo y del espacio, y de todo lo que estos contienen, es que son reales, están regidos por las leyes de la evolución y escasez, y constituyen su única y verdadera realidad. Ver T7.5, T14,T30.5
PREFACIO
pár 3-5
P1.3 15 Con estas palabras, Un Curso sobre Milagros concluye el programa establecido de 365 lecciones diarias, e igualmente con estas mismas palabras empezamos nuestro estudio.

P1.4 16 Un Curso sobre Milagros (a menudo denominado "el Curso") es un estudio de autoaprendizaje para volver a entrenar a la mente, cuya perspectiva es espiritual más bien que religiosa. 17 Aunque utiliza una terminología cristiana, es ecuménica en su enfoque, y su subyacente ontología hace recordar antiguos refranes, haciéndose eco de las tradiciones más sagradas del mundo.

P1.5 18 El Curso es pragmático en cuanto a su método, y su objetivo es lograr una mente en paz: "Saber no es la motivación para aprender este Curso. La paz sí lo es7". 19 No obstante, el Curso enfatiza frecuentemente su sencillez.
7 Ver T8.1 [1] 5-6
PREFACIO
pár 6-13
P1.6 20 La historia del Curso empezó cuando, en medio de una intensa competencia y actitudes negativas, el Dr. William T. Thetford, psicólogo clínico de la Universidad de Columbia decidió que estaba harto y declaró a su colega, la Dra. Helen Schucman: "Tiene que haber una mejor manera de vivir, y estoy determinado a encontrarla". 21 La Dra. Schucman se comprometió a ayudarlo.

P1.7 22 Lo que siguió fue que Schucman experimentó una increíble acumulación de ensueños mientras estaba despierta, que culminó en el mes de octubre de 1965 con el advenimiento de una voz interior que le habló claramente en su mente, diciéndole: "Este es un Curso sobre milagros. Por favor, toma apuntes".

P1.8 23 Con el apoyo y la ayuda de Thetford en la transcripción de sus apuntes taquigráficos, Schucman anotó en sus cuadernos unas 1.500 páginas mecanografiadas del libro Un Curso sobre Milagros a lo largo de un período de siete años.

P1.9 24 Schucman no reivindicó para sí misma la autoría de los textos dictados. 25 Tal como explicaba a menudo, escuchó una especie de dictado interno y se sintió inducida a ponerlo por escrito, aun cuando a veces estaba en desacuerdo con su contenido y se resistía a seguir con la transcripción. 26 La voz que habló por medio de Schucman se identifica claramente como Jesús. 27 No obstante, no se requiere ser cristiano ni aceptar las doctrinas tradicionales del Cristianismo para sacar provecho de las enseñanzas del Curso. 28 Es más, a primera vista, los cristianos tradicionales encontrarán muchos de los pronunciamientos contenidos en esta obra sorprendentes y hasta no creíbles. 29 No obstante, los que persistan y abran sus mentes serán recompensados.

P1.10 30 El dictado de Un Curso sobre Milagros fue completado en Septiembre de 1972, distribuido finalmente en tres volúmenes —el Texto, el Libro de Lecciones para Estudiantes, y el Manual para Maestros. 31 A medida que el material se acumulaba, Schucman y Thetford se enfrentaron a la formidable tarea de organizar el mecanografiado original (a menudo denominado "UrText") en lo que vendría a ser Un Curso sobre Milagros. 32 Dividieron el Texto en capítulos y subcapítulos, dando títulos a cada uno, y eliminaron mucho material de los primeros capítulos, por considerar que estaba destinado sólo a ellos personalmente y no al Curso. 33 La edición que resultó de esos esfuerzos es el libro que tiene en sus manos.

P1.11 34 El volumen del Texto de la Edición Original ha conllevado un proceso evolutivo desde que, a finales de 1999, el manuscrito de Un Curso sobre Milagros de 1972 fue descubierto y llevado a la luz pública por medio de Internet. 35 A comienzos del año 2000, la Course in Miracles Society (CIMS) imprimió el volumen del Texto del manuscrito de 1972 y lo tituló "El Curso sobre Milagros de Jesús" ("Jesus Course in Miracles"). 36 La distribución de ese libro tuvo que suspenderse hasta que concluyera el proceso judicial sobre Derechos de Autor del mismo, lo cual sucedió a comienzos del año 2006.

P1.12 37 En Noviembre del año 2006, se publicó la primera impresión de la Edición Original (también conocida como la Revisión de 2006), la cual, además del Texto, contenía también el Libro de Lecciones para Estudiantes y el Manual para Maestros. 38 En la Revisión de 2006 se corrigieron numerosos errores tipográficos, faltas de ortografía y una puntuación anómala que estaba en el manuscrito original de 1972 y que fue reproducida en la edición "El Curso sobre Milagros de Jesús" ("Jesus' Course in Miracles").

P1.13 39 Una nueva revisión fue impresa en el año 2009 (Revisión de 2009), en la que se continuó el proceso de corrección de los errores del manuscrito. 40 En esta tarea, por vez primera, los editores investigaron manuscritos anteriores y reinsertaron textos que aparentemente habían sido omitidos inadvertida o erróneamente al mecanografiarlo nuevamente. 41 Este proceso de restauración ha seguido a todo lo largo de la Revisión de 2012, manteniendo siempre presente la directriz fundamental de "fidelidad a la fuente". 42 Entre las mejoras de la Revisión de 2012, se encuentra la actualización de la numeración de los párrafos en los Capítulos 2, 9, 26 y 27, que se requirió principalmente al reinsertar textos de manuscritos anteriores. 43 Las nuevas numeraciones de párrafos, cuando se ha juzgado que son necesarias, están identificadas en notas a pie de página.
PREFACIO
pár 14-15
P1.14 44 En su continua evolución, esta Edición Original preserva el lenguaje original del dictado del libro, fruto de la colaboración entre Schucman y Thetford, quienes, según creen muchos, entablaron entre ellos la "relación santa" descrita en los capítulos 17 al 22 del Texto. 45 Esta edición conserva el lenguaje original del dictado de aquellos capítulos, que fueron dirigidos a los dos colaboradores mientras trabajaban conjuntamente para producir el manuscrito. 46 Posteriormente, las correcciones editoriales que se hicieron al manuscrito8 cambiaron la orientación fundamental de estos importantes capítulos, al dirigirlos más bien a un lector solitario, al haber eliminado la pluralidad que está explícita en el dictado original.

P1.15 47 Parece claro que esta Edición Original es la que Schucman y Thetford originalmente quisieron que fuese Un Curso sobre Milagros. 48 No obstante, en el año 1973, Ken Wapnick, que se había unido a su reducido círculo, y que había recibido de ellos una copia del manuscrito de 1972, expresó la opinión que esos textos requerían correcciones editoriales adicionales. 49 Thetford —a quien Jesús, poco después de comenzar el dictado del Curso, había indicado expresamente que estaba a cargo de tomar decisiones editoriales9— optó por retirarse de la labor de minuciosa corrección editorial, y Schucman y Wapnick continuaron el proceso. 50 Al mismo tiempo que hicieron cambios en el ordenamiento de los párrafos, la puntuación, las mayúsculas, y en varios títulos de los subcapítulos, se llevó a cabo un trabajo considerable de corrección editorial línea por línea. 51 Además, se eliminó aproximadamente una quinta parte de los textos de los primeros cinco capítulos. 52 Finalmente, se añadió un nuevo subcapítulo titulado Clarificación de Términos. 53 La edición que resultó fue publicada en 1975 por la "Foundation for Inner Peace", y se convirtió en el Curso con el que se iba a familiarizar el mundo.
8 ... en las ediciones del Curso publicadas por la "Foundation for Inner Peace" (FIP) y en las publicaciones de la "Foundation A Course in Miracles" (FACIM).
 
9 UrText T1B25J: "Ten en cuenta de que los apuntes que estás tomando hoy que son mucho más personales que los usuales, reflejan la experiencia revelatoria. … Pregúntale (a Bill) más tarde si estos apuntes deberían ser incluidos en la parte escrita del Curso o si más bien deberías guardarlos por separado. Él está a cargo de estas decisiones".
PREFACIO
pár 16-18
P1.16 54 Aunque honramos esa edición del Curso, creemos que las correcciones editoriales adicionales produjeron a la vez cambios en el significado y un cambio en el tono general de la obra. 55 Cuando los estudiantes se encuentran con la Edición Original de Schucman y Thetford, a menudo encuentran una refrescante claridad a medida que estudian sus palabras, o una nueva lectura cuando descubren pasajes que no fueron incluidos en la edición posterior de 1975. 56 En cuando al trabajo de editar se refiere, consideramos que la regla que reza "menos es mejor", debe aplicarse; es decir, cuanto menos se manipule el elocuente y cuidadosamente enunciado dictado que Schucman recibió, tanto mejor.

P1.17 57 En esta Edición Original, hemos tenido gran cuidado al manejar los aspectos editoriales presentados por el manuscrito originalmente escrito a máquina. 58 Nuestro esfuerzo se ha concentrado en reproducir, tan ajustadamente como ha sido posible, el contenido de los textos tal como fue transmitido originalmente a Schucman y a Thetford. 59 No obstante, es de notar que en algunas escasas ocasiones hemos descubierto textos del dictado original que aparentemente, sea por inadvertencia o sea por error, fueron omitidos en los primeros textos que se volvieron a escribir a máquina. 60 En esos casos, hemos reinsertado las palabras faltantes enmarcándolas entre corchetes para dejar constancia de que han sido añadidas. 61 Aparte de esto, los únicos cambios que se han hecho al manuscrito original del Curso, tal como fue completado por Schucman y Thetford, han sido la corrección de errores tipográficos obvios y de faltas de ortografía, la estandarización de la puntuación y las mayúsculas, y el formato de los textos para su publicación. 62 Fuera de la sencilla numeración de los subcapítulos y párrafos que incluimos para facilitar las referencias y el manejo de los textos, nada más ha sido añadido u omitido en la obra.

P1.18 63 Pecaríamos de negligentes si no reconociéramos el apoyo desinteresado aportado por la Sociedad Un Curso sobre Milagros (Course in Miracles Society) por medio de sus miembros así como de otros colaboradores. 64 Desde sus primeros días, el trabajo de la Sociedad fue hecho posible por el trabajo incansable y el generoso apoyo financiero que proveyeron muchas personas cuya única compensación ha sido la satisfacción de haber coadyuvado a la circulación en el mundo de estos escritos sagrados. 65 A todas estas personas que nos apoyaron, así como a todos nuestros miembros, les damos las gracias más sinceras. 66 Les estamos sumamente agradecidos.

Sociedad Un Curso sobre Milagros
(Course in Miracles Society
Palabras preliminares
de Armando Brons pár 1-9.6
P2.2.1 Los aspectos directamente relacionados con la traducción en sí han sido magistralmente expuestos por el profesor Juan Jesús Zaro, con quien tuve el privilegio de laborar arduamente desde 1999 en una nueva traducción al español de Un Curso sobre Milagros.

P2.2.2 Siempre estaré agradecido al eminente traductor, autor y profesor Lawrence Venuti de las Universidades de Pennsylvania y Temple, por haberme recomendado al profesor Zaro. Llevaba más de dos infructuosos años buscando un competente traductor que, idealmente, tuviera conocimiento y experiencia con el pentámetro yámbico usado profusamente por Shakespeare en sus obras y por Helen Schucman en varias partes del Curso, para que me acompañara en la difícil tarea de pretender hacer una nueva traducción al español del Curso, y al describir esas características al profesor Lawrence, de inmediato me recomendó al profesor Juan Jesús Zaro de la Universidad de Málaga como la persona idónea para esa tarea.
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 3-4
P2.2.3 Cuando aterricé en Málaga y conocí personalmente al profesor Juan Jesús Zaro, supe de inmediato que mi ardua búsqueda había terminado. No sólo me impresionó su inmediata apertura de mente —frente a los complicados planteamientos de un extraño como yo— y su extenso currículo como profesor y director de proyectos de investigación en estudios de traducción1, sino que además, pude verificar in situ, el aprecio de sus alumnos por las clases magistrales impartidas. Han pasado quince años desde nuestro primer encuentro, y la obra que aquí presentamos es el fruto que extendemos al otro, a los demás y al mundo, de una estrecha colaboración que me atrevo a decir ha sido lo más cercano a lo que el Curso denomina una relación santa.

P2.2.4 Por mi parte, quiero exponer para beneficio de los futuros lectores y estudiantes de esta importantísima obra espiritual, algunos de los aspectos relevantes que pueden esperar encontrar en ella como pueden ser: a) La razón de ser del Curso; b) Dios y el mal; c) La Realidad no puede comprenderse con el pensar del ego; d) La indispensable experiencia de la unión con el otro y los demás en Cristo y e) El camino se hace al andar.
1 … Además, algunos años después, fue elegido por unanimidad Director del Departamento
de Traducción de la Universidad de Málaga.
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 5.a-5.1a1
P2.2.5 a) La razón de ser del Curso. El Curso es para aquellos que, habiendo concienciado el hecho de tener a veces impulsos compasivos, caritativos y/o de compartir, frente a los embates generalizados egocentrismo individual en el mundo del ego regido por la evolución, quieren dar a esos impulsos un significado que justifique y motive su aplicación cada vez más frecuente en sus vidas2. A esos impulsos el Curso los llama milagros. Además, propone que su origen es divino, y enseña que todos y cada uno los llevamos en lo más profundo de nuestros subconscientes3, listos para emerger al consciente y ser aplicados en la vida diaria, cada vez que establezcamos en nosotros las condiciones del conocimiento del Reino. Estas condiciones son: a1) Querer creer en la Verdad que nos propone Jesús; a2) aceptar el Redimir para uno mismo; a3) perdonar; a4) entablar relaciones santas y, a5) extender los milagros que sugiera el Espíritu Santo.

P2.2.5.1 a1) La Verdad que nos propone Jesús es que Dios existe, es perfecto y eterno, y en Su Pensamiento de Amor o Espíritu Santo, nos creó a todos — sin excepción y a Su Semejanza— Almas perfectas y eternas, Una en Su único Hijo, Cristo, con Quien es Uno en la perpetua Armonía y alegre Concordia del Amor que, en el eterno Presente, Se profesan Uno a Otro. Dios no creó más nada. Por eso, nada de Ésta, Nuestra verdadera Realidad, puede ser amenazado, nada que no sea Ella, realmente existe. En esto radica aquí, la paz de Dios4.
2 Así empezó el dictado del Curso, cuando, frente al caos existencial generado por la intensa competencia y actitudes negativas entre el personal de su departamento y entre ese departamento y los de otras universidades, Bill concienció su impulso que lo llevó a declarar a Helen: "Tiene que haber una mejor manera de vivir, y estoy determinado a encontrarla", y ella, dejando de lado la animosidad que sentía por él, se comprometió a ayudarlo, sentando las bases de la relación santa que trajo al mundo el Curso.
 
3 El residuo bendito es la memoria o reflejo que llevamos en lo profundo de nuestro subconsciente, del arropamiento del Amor de Dios a todos cual Almas, unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo, en Su eterna Unicidad. Este reflejo se nos manifiesta en nuestro fuero interno mediante impulsos caritativos, compasivos, de compartir, de amor o amistad desinteresados que de vez en cuando emergen de nuestro subconsciente, y que sólo podemos tomar en serio cuando nos ponemos a pensar con el Espíritu Santo en nuestro espíritu (o mente acertada), que es la parte de nuestra mente que todavía puede comunicarse con Dios por medio del Espíritu Santo. Ver T5.7 [60] 7, T8.5 [33], T12.3 [11], T18.11 [98], T28.2
 
4 Paz, con mayúscula, es el estado en el que nos encontramos en el eterno Presente de la Unicidad por ser amados y amar, es saber que realmente no somos cuerpos sino Almas, unificadas todas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios, Quien es Uno con Su Padre, en perfecta quietud y perfecta libertad de todo peligro, conflicto, culpa o escasez. En minúscula, cuando pensamos y percibimos con el Espíritu Santo, paz es el estado que experimentamos en el mundo real cuando hemos perdonado totalmente al otro y extendido los milagros que nos ha sugerido el Espíritu Santo. Pero cuando pensamos con el ego, paz es el estado que se puede obtener transitoriamente según los acuerdos y leyes del mundo. Ver T6.6.2, T7.7, T13.5, T19.5, T24, T29.6, T29.7, L105, L188, L200, M11, M20
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 5.2a2-6.1
P2.2.5.2 a2) Aceptar el Redimir para uno mismo es el camino de regreso a la Unicidad de Dios de la Que —como Almas perfectas y eternas que realmente somos— nunca nos hemos separado. El camino comienza cuando, frente al caos existencial ocasionado por el ego que experimentamos a diario, concienciamos que anhelamos vivir de otra manera; que, si a veces tenemos impulsos de ser compasivos, de compartir y de amar desinteresadamente, es porque algo en nosotros debe ser más que un ser separado de los demás, regido por las leyes de la evolución y la escasez, que vive una vida sin otro significado que el de sobrevivir con el menor esfuerzo, todo lo mejor y todo el tiempo posible. En este punto, y sin otra prueba que ese anhelo y esos impulsos, el estudiante del Curso debe decidir si quiere creer que éstos le vienen de Dios por medio del Espíritu Santo, o más bien de la evolución. Si se decide por la evolución, su motivación para ahondar en ese anhelo y esos impulsos a favor de otros y expresarlos en hechos concretos, le vendrá de su razonamiento y de la ética que quiera adoptar. En cambio, si mediante un acto de fe acepta que su origen pueda ser divino, también creerá que hay otra vida fuera del tiempo y del espacio, en la que su Alma perfecta y eterna es, conjuntamente con todas las demás Almas, una en el único Hijo que Dios ha creado a Su Semejanza y con Quien es Uno en Su eterna Unicidad. Esta creencia le motivará a dar preponderancia a pensar con su espíritu —la parte de la mente que es capaz de compasión, compartir y amar desinteresadamente— y a alejarse del pensar egocentrista del ego, que es la otra parte de su mente que es completamente ilusoria y, por consiguiente, sólo hacedora de ilusiones. El Curso nos dice que al decidirnos pensar con el Espíritu Santo, Él nos enseñará cómo perdonar y extender milagros y así emprender el camino de regreso a la Unicidad de Dios o proceso del Redimir.

P2.2.5.3 a3) Perdonar es un proceso que comienza cuando decido que quiero ver al mundo de otra manera, para lo cual invito al Espíritu Santo a pensar y percibir conmigo. Luego, al darme cuenta de que la clave de la salvación de la separación y del ego está en el otro, quiero verlo de otra manera, es decir, quiero perdonarlo aún sin saber muy bien qué es perdonar de verdad. En un primer paso, acepto que la causa de mis sufrimientos y dolor no se encuentra en el otro, en los demás, en el mundo, en un dios castigador, o en el destino, sino en mi mente separada, que por estar pensando con el ego, es la guionista y hacedora de todo este mundo en el que creemos que vivimos. Entonces, el Espíritu Santo me dice: "Hermano mío, escoge de nuevo", que es el segundo paso. El tercer paso se da cuando me doy cuenta de que realmente no tengo nada que perdonar aquí, porque no hay nada que perdonar en la Realidad —Donde quiero creer que como Almas estamos todos, Uno en Cristo— y al lograr perdonar totalmente a ese otro en el mundo real de mi fuero interior, voy a vivir la divina experiencia de Amor de la unión con él que se va a extender a todos. Este es el último escalón que nos lleva conjuntamente a las puertas del Cielo.

P2.2.5.4 a4) Entablar relaciones santas constituye el reflejo en este mundo de la eterna Relación de Amor de Dios con todas las Almas perfectas y eternas que realmente somos, unificadas todas en Cristo, el único Hijo de Dios, Que Él creó y con Quien es Uno en Su Unicidad, Que es donde realmente estamos y, por lo tanto, es nuestra verdadera Realidad. La relación santa es la fuente de la salvación para los integrantes de la relación especial, pues les permite alejarse gradualmente de sus egos y pensar y actuar cada vez más con sus espíritus, que son la parte de la mente que todavía se puede comunicar con Dios por medio del Espíritu Santo. Es un proceso, generalmente largo, que se inicia cuando dos o más personas que han logrado, en un instante santo, perdonarse totalmente una a la otra, se unen en una meta común a favor de otro u otros, a los que también van a querer perdonar. Este proceso florece y fructifica cuando extienden a otros los milagros que el Espíritu Santo les sugiere por medio de sus espíritus; finalmente, cuando en instantes santos privilegiados sus mentes experimentan el mundo real, se produce en ellas, a un profundo nivel subconsciente, una curación de los efectos del pensar y actuar con sus egos, haciendo que ahora piensen, perciban y actúen principalmente con sus espíritus, extendiendo el Amor del Espíritu Santo a todos y a todo, curando así en sus mentes al mundo de los efectos de la separación.

P2.2.5.5 a5) Extender los milagros que sugiera el Espíritu Santo. Un milagro es la máxima expresión de Amor que podemos experimentar en nuestro espíritu cuando, después de haber aceptado el Redimir para nosotros mismos y haber logrado perdonar a nuestro hermano por lo que realmente no hizo, se corre en nuestra mente el velo que nos impedía verlo con la visión de Cristo, y nos extendemos a su Alma en una unión de Amor en la que también se encuentran incorporadas todas las demás Almas, ya que en el eterno Presente de la Unicidad —Que es Donde realmente estamos todos como Almas perfectas y eternas— somos Uno en Cristo, el Hijo único de Dios. En este sentido, al reflejar aquí las Leyes de Dios y la Verdad, el milagro trasciende las leyes de este mundo. El uso primario del milagro que hace el Espíritu Santo por medio de nuestro espíritu, es extender Su Amor para curar la mente del hermano que hemos perdonado de su creencia en la realidad del ego y, al mismo tiempo, consolidar la curación de la nuestra. El milagro es el medio para alcanzar la meta del Curso. El milagro no se pide sino que sucede, y al suceder, se acepta mediante un acto de fe.

P2.2.6 b) Dios y el mal. La metafísica o teología del Curso es la primera que resuelve la incógnita del mal y Dios en el mundo, al liberarnos —a los que quieren creer en un Dios perfecto y eterno— del Dios caprichoso y castigador de la Biblia Que creó el infierno de mundo en el que creemos que vivimos, porque así nos lo hacen saber nuestros sentidos y la Historia:

P2.2.6.1 "T11.10 [86] 11 Pues este mundo es el símbolo del castigo, y todas las leyes que parecen regirlo son leyes de muerte. 12 Los niños vienen al mundo con dolor y a través del dolor. 13 Su crecimiento va acompañado de sufrimiento, y aprenden lo que son penas, separación y muerte. 14 Sus mentes están atrapadas en sus cerebros, y sus fuerzas decaen cuando sus cuerpos se lastiman. 15 Parecen amar, no obstante abandonan y son abandonados. 16 Parecen perder lo que aman, la cual es quizá la más alienada de todas las creencias. 17 Y sus cuerpos se marchitan, exhalan el último suspiro, se les da sepultura, y aparentemente dejan de existir. 18 No hay ni uno de ellos que no haya pensado que Dios es cruel".
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 6.2
P2.2.6.2 Frente al mito de la Creación del mundo según el Génesis, Jesús nos invita a considerar la idea de que si el Dios en el que quiero creer es perfecto y eterno, entonces no pudo haber creado este mundo caótico, sino que tal vez,

"... en la Eternidad, donde Todo es Uno, se coló una diminuta idea alocada, de la que el Hijo de Dios olvidó reírse. 38 Al haberlo olvidado, ese pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo y tener efectos reales…"5

tales como el tiempo y el espacio, y todo lo que éstos contienen, regidos por las leyes de la evolución y escasez, una realidad que percibimos con nuestros sentidos y comprendemos con nuestro pensar, y razonar habitual de ego6.  
5 … Véase en el Texto: T27.9 [82]
 
6 En esta época en la que los científicos más reconocidos proponen que el comienzo del Cosmos no se debe a Yahvé o a Dios sino a un gas, una bacteria, una autogeneración espontánea, la proposición de Jesús en el Curso que todo empezó con el pensamiento de querer separarse del Todo no parece tan descabellada…
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 6.3-6.5
P2.2.6.3 Si esto es verdad, entonces no solamente mi Dios perfecto y eterno no creó esa realidad del ego, sino que, de alguna manera, fue un pensamiento de la mente separada del Hijo de Dios que lo hizo, mente que ha seguido dirigiendo todo lo que sucede en el tiempo y el espacio y en todo lo que estos contienen. Por consiguiente, de alguna manera nuestra mente es responsable de los que nos sucede en este sueño, en esta ilusión, en esta irrealidad que nos ha tocado vivir aquí.

P2.2.6.4 Pero, por experiencia propia, sabemos que no somos solamente egos, ya que a veces somos capaces de ser compasivos y caritativos, de querer compartir y amar desinteresadamente. Jesús nos dice que esos impulsos provienen de nuestro recuerdo de Dios que llevamos en lo más profundo de nuestro subconsciente. Ese recuerdo lo podemos procesar por medio del espíritu, que es la parte de nuestra mente separada que todavía puede comunicarse con Dios por medio del Espíritu Santo.

P2.2.6.5 Esas experiencias son las que nos pueden motivar a querer creer — aunque condicionado a que "nos funcione"— en la Verdad que nos propone Jesús en el Curso, a saber: que Dios existe, es perfecto y eterno, y en Su Pensamiento de Amor o Espíritu Santo, nos creó a todos —sin excepción y a Su Semejanza— Almas perfectas y eternas, Una en Su único Hijo, Cristo, con Quien es Uno en la perpetua Armonía y alegre Concordia del Amor que Se profesan Uno a Otro en el eterno Presente. Dios no creó más nada. Por eso, nada de Ésta, Nuestra verdadera Realidad, puede ser amenazado, nada que no sea Ella, realmente existe. En esto radica aquí, la paz de Dios.
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 7-7.1
P2.2.7 c) La Realidad no puede comprenderse con el pensar del ego, por la sencilla razón de que el ego y su sistema de pensamiento fueron ideados en la separación justamente para olvidar a Dios y Su eterna Unicidad o Realidad, que —según el Curso— es donde realmente estamos todos como Almas Uno en Cristo el único Hijo de Dios, y no —como las individualidades separadas unas de otras que fueron, son y serán— en esta realidad del ego que, a los efectos de Dios, es una ilusión, ya que Él no la creó7.  
 
P2.2.7.1 En efecto, conocer con nuestro razonamiento y lógica de ego8 significa, entre otras cosas, encontrar las causas de lo que afecta a nuestras vidas y tratar de buscarles remedio. Y eso está bien así mientras estemos aquí o, como dice el Curso, mientras creamos en la realidad del tiempo y del espacio del ego. Pero es crucial para los estudiantes del Curso recordar que con ese pensar y razonar egóico, nunca podrán entenderlo ni aplicar su mensaje en forma sostenida, porque, repetimos, el Curso trata de esa Realidad distinta a la que conocemos con nuestros sentidos, de la Cual sólo podemos presentir aquí Su reflejo, y eso solamente cuando decidimos pensar, percibir y actuar de acuerdo con el Espíritu Santo9 en vez de con nuestro ego; cuando aceptamos el Redimir para nosotros mismos, perdonamos al otro y unimos nuestra Alma con la Suya para, en una relación santa, coadyuvar a curar a los demás de la enfermedad de todas las enfermedades que es la creencia en el ego y su realidad, en la cual estamos separados de Dios y unos de otros.
7 T4.4 [41] 1 Nunca comprendiste lo que realmente quiere decir: "El Reino de los Cielos está en tu fuero interno". 2 Es porque no es comprensible para el ego, que interpreta esta frase como si algo que está afuera estuviese adentro, lo cual no significa nada. 3 La palabra "fuero interno" es innecesaria 4 porque tú eres realmente el Reino de los Cielos. 5 ¿Qué otra Cosa creó el Creador que no fueses Tú?, y ¿qué otra Cosa sino Tú es Su Reino? 6 Éste es todo el mensaje del Redimir, mensaje que, en su totalidad, transciende la suma de sus partes.
 
8 ... el Curso lo llama el sistema de pensamiento del ego, el cual es procesado —grosso modo— por la parte reptil de nuestro cerebro.
 
9 ... Cuyo sistema de pensamiento es procesado —igualmente grosso modo— por la parte límbica de nuestro cerebro.
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 7.2-7.3
P2.2.7.2 Pero esto no es nada nuevo. Blas Pascal, entre otros, escribió en el Siglo XVII estas famosas frases:

"El corazón tiene sus razones que la razón no puede conocer. Es el corazón el que presiente a Dios y no la razón. Eso es la fe: Dios sensible al corazón, no a la razón.10"

P2.2.7.3 En otras palabras, la fe es querer creer en Dios a pesar de su silencio y a pesar de que, "… nadie (Lo) ha visto nunca11".
10 Pascal Blaise, Pensées: IV-277. - Le coeur a ses raisons, que la raison ne connaît point; … IV-278. - C'est le coeur qui sent Dieu et non la raison. Voilà ce que c'est que la foi: Dieu sensible au coeur, non à la raison.
 
11 … Juan, 1, 18
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 8-8.1
P2.2.8 d) La indispensable experiencia de unión con el otro y los demás en Cristo. Si bien Jesús dice que hay que estudiar a fondo el Curso y, sobre todo, enseñarlo por medio del ejemplo, no creeremos en nuestra verdadera Realidad hasta tanto no hayamos experimentado muchas veces la unión interior de nuestra Alma con La del otro a quien hayamos logrado perdonar muchas veces, después de haber comprendido que realmente no había nada que perdonarle.

P2.2.8.1 Muchos vienen al Curso motivados por problemas físicos y psicológicos de toda índole que no han logrado resolver. La palabra "milagro", entendida en el sentido usual de la palabra, suscita a menudo la esperanza de alguna curación o intervención divinas. 
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 8.2-8.3
P2.2.8.2 Pero para el Curso, los milagros suceden primero en la mente, cuando concienciamos uno de nuestros impulsos cariñosos o compasivos totalmente desinteresados hacia otro, es decir, cuando —conscientes o no— decidimos dejar de pensar "yo", "yo", "yo" con nuestro ego, y nos ponemos a pensar "nos", identificándonos así, en cierto modo, con lo mejor de ese otro, es decir, según el Curso, con su Alma perfecta y eterna y, al mismo tiempo, identificándonos y uniéndonos con todos los demás que han sido, son y serán, en el único Hijo de Dios Que realmente somos todos y cada uno, en un reflejo general aquí de Nuestra eterna Realidad12.

P2.2.8.3 Si el inicio del tiempo y del espacio regidos por las leyes de la evolución y escasez fue un pensamiento yoísta ("yo", "yo", "yo"…) de querer separarme de la eterna Unicidad de Dios13 y de Su Hijo —donde reinan perfectamente el Amor, la paz y la alegría— para crear en falso (o "hacer") cosas aquí por mi cuenta y apropiarme lo más posible de las escasas cosas buenas que hay, el despertar a esa Unicidad de La que realmente nunca nos hemos separado nacerá, según el Curso, del uso cada vez más habitual del pensar "nos" que despierta en nosotros compasión, querer compartir y ofrecer una amistad desinteresada y todo abarcadora con el otro, con los demás y con el mundo14. Por eso, cuando me han preguntado cómo sintetizaría el Curso, me vino a la mente (espero que sugerida por Jesús y/o por el Espíritu Santo) la frase: "El Curso es el otro." 
12 No es fácil imaginar una unión con esos billones de otros…, a menos de llegar a creer que todo eso es un sueño, una fantasía ideada por el incomprensible pensamiento de separación del Hijo de Dios en un sueño que realmente nunca tuvo lugar...
 
13 Unicidad, con mayúscula es sencillamente la idea de que Dios, en el eterno Presente del Cielo, está creando a Su único Hijo en un pensamiento de Amor o Espíritu Santo, Amor que se profesan eternamente Uno al Otro en perfecta armonía y alegre concordia. En minúscula, aquí, en nuestra mente acertada o espíritu, unicidad es la idea nacida del anhelo natural de, amorosamente, unificar todas nuestras Almas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios, en una experiencia en nuestro fuero interno, que nos dice que realmente no estamos solos, aislados y separados unos de otros, ni desamparados —como la percepción de nuestros cuerpos que el ego nos quiere hacer ver y creer— sino que realmente somos Uno con Dios en las perfectas Paz y Alegría de Su eterna Unicidad, arropados por el Amor o Espíritu Santo. Ver T8.5 [38], T10.2 [15], T26.2
 
14 Los adelantos científicos de los últimos años sitúan aproximadamente nuestros pensamientos egocéntricos o reptiles procesados por nuestro cerebro en un 80%, mientras que los de compasión, compartir, amistad y amor desinteresados, sólo en un 20%. Esto se refleja en la Historia al constatar que los adelantos sociales como, por ejemplo, la democracia y las organizaciones benéficas sin fines de lucro, siguen siendo minoritarios y relativamente frágiles ante los embates autocráticos del ego.
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 9-9.2
P2.2.9 e) El camino se hace al andar15. El camino que nos propone Jesús en el Curso,—aceptar el Redimir para uno mismo, perdonar, entrar en relaciones santas y extender los milagros que nos sugiera el Espíritu Santo— es un proceso generalmente largo que hay que aprender, no sólo en teoría, sino sobre todo ejecutándolo por medio de nuestro ejemplo, porque larga y oscura es la noche en la que cada uno —de una manera u otra y en un período u otro de su vida— se encuentra, y cuando la vive, no logra visualizar un final aceptable o significativo16.

P2.2.9.1 Habiendo leído esto, hay que tener claro que no es función de Dios ni del Curso componer los problemas de este mundo17. Las leyes de la evolución y escasez —que rigen todo lo que se encuentra en el tiempo y espacio— son, obviamente, las encargadas de eso, haciendo que predominen en nuestro cerebro la sobrevivencia, la agresividad y posesividad egocéntricas por encima de la compasión y el compartir18.

P2.2.9.2 Pero, por otra parte, Jesús no nos abandona en el infierno que es esta vida, sino que por medio del Curso nos enseña cuál es la función que Dios nos ha encomendado mientras sigamos creyendo en la realidad del ego.  
15 Machado: "Caminante no hay camino, se hace camino al andar".
 
16 Significado, con mayúscula es, en el eterno Presente de la Unicidad, el de la relación de Amor de Dios con Nosotros, como Almas unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo, en perfectas paz y alegría. En minúscula, cuando pensamos con el Espíritu Santo, significado es el reflejo aquí de ese eterno Significado y, cuando pensamos con el ego, es el significado que damos aquí a nuestra existencia separada, según las leyes de este mundo. Ver T2.2 [21], T2.6, T7.5 [26], T7.6 [46], T30.8, L14]
17 … véase T21.1 [1] 7 Por lo tanto, no trates de cambiar el mundo, 8 sino más bien, opta por cambiar cómo piensas acerca de él.
 
18 … Queda la duda, todavía no aclarada por la ciencia, del por qué la evolución ha dispuesto que, en nuestra pizca cósmica que es la Tierra, en ciertos animales más desarrollados —como por ejemplo el hombre— el cerebro totalmente reptil haya dado paso a una nueva parte del mismo que es capaz, a veces, de procesar pensamientos compasivos y de compartir. El Curso lo atribuye al espíritu, la otra parte de nuestra mente que todavía puede comunicarse con Dios por medio del Espíritu Santo. Y eso tiene sentido, ya que nuestra mente tiene necesariamente que ser una descendiente de la mente de la separación, la cual no pudo adueñarse completamente de la dirección del tiempo y del espacio y de todo lo que estos contendrían en el futuro que había hecho, sino que tuvo que aceptar la co-dirección, hasta ahora, muy minoritaria del Espíritu Santo en esa hechura.
Palabras preliminares
de Armando Brons
pár 9.3-9.6
P2.2.9.3 Esta función19, además de iluminar nuestras mentes, también traerá consigo algo de la paz y alegría que no son de este mundo, hasta tanto — habiendo aceptado el Llamamiento20 que es universal21— despertemos todos conjuntamente a la eterna Unicidad de Dios, de la Que realmente nunca nos hemos separado.

P2.2.9.4 Si bien las ideas pueden abrirnos la mente, serán las experiencias de aplicar el mensaje del Curso las que dirán a cada uno —según el programa particular que le haya tocado— si acepta la Verdad que Jesús le propone, condicionado a que de alguna manera "le funcione".

P2.2.9.5 El cambio de forma de pensar y de comportamiento que el estudio y la aplicación principalmente por medio del ejemplo del mensaje del Curso pueda traer a los estudiantes, ya dependerá de lo que cada uno decida hacer reiteradamente, porque si bien:

P2.2.9.6 "T8.1 [1] 80 Todos son llamados, … pocos deciden escuchar, 81 por lo tanto no deciden acertadamente"22  
19 Nuestra verdadera función es tratar de ser aquí un reflejo de lo que realmente somos todos en la eterna Unicidad: Almas, unificadas todas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios; reflejo que se logra en el instante santo del mundo real, después de haber aceptado el Redimir para sí mismo y luego, haber perdonado totalmente a otro y extendido los milagros sugeridos por el Espíritu Santo. A cada persona el Espíritu Santo le asigna una función especial en la salvación que sólo ella puede desempeñar, porque es una parte que le fue asignada únicamente a ella. Y el plan no se habrá llevado a término hasta que ella descubra cuál es su función especial, y desempeñe la parte que le fue asignada para completarse a sí misma en el otro y en los demás, en un mundo donde rige la incompleción. Ver T18.6 [45], T20.5 [32], L62, L64, L65, L66, L99
 
20 El Llamamiento de Dios es la voz del Espíritu Santo en el nivel superior de tu subconsciente, que quiere avivar tu voluntad para que cures la separación que hay entre tú y tus hermanos y entre todos ustedes y Dios, renunciando a ella por medio del Redimir, hasta que tu mente nuevamente completa se reincorpore a crear, devolviendo a Dios Lo que es Suyo; es el llamamiento a regresar al pensar acertado, para que la Filiación se encamine a ser lo que nunca ha dejado de ser: todos, como las Almas eternas y perfectas que realmente somos, unificadas como Una en Cristo, el único Hijo de Dios, y Uno con Él en Su eterna Unicidad. Ver T5.3 [16], [19] y [20], T5.4, T27.3 [18]
 
21 M1.2 9 Los maestros de Dios proceden de todas partes del mundo. 10 y de todas las religiones, aunque algunos no pertenecen a ninguna. 11 Son los que han respondido. 12 El Llamamiento es universal, 13 y está activo en todo momento y en todas partes. 14 Este Llamamiento invita a los maestros a que hablen a favor de Él y a que rediman el mundo. 15 Muchos Lo oyen, pero muy pocos responden. 16 No obstante, es sólo cuestión de tiempo. 17 Al final, todos responderán, aunque ese final puede estar muy, muy lejos.
 
22 ... pensando con el sistema de pensamiento del Espíritu Santo.


Un Curso Sobre Milagros
edición original
Libro de Lecciones
P A R T E 1  
INTRODUCCIÓN pár 1-5
L.in.1 1 La base teórica que provee el Texto es necesaria —como antecedente y marco de referencia— para que las lecciones y sus respectivos ejercicios contenidos en este libro tengan significado. 2 No obstante, será la práctica de los ejercicios lo que permitirá alcanzar la meta del Curso1. 3 Una mente sin entrenar no puede lograr nada. 4 El propósito de estas lecciones y sus ejercicios es entrenar tu mente para que piense según las líneas expuestas en el Curso.

L.in.2 5 Los ejercicios son muy sencillos. 6 No requieren mucho tiempo para hacerlos, y no importa dónde o cuándo los hagas. 7 No exigen ninguna preparación. 8 Las lecciones están numeradas de 1 a 365. 9 El período de entrenamiento mínimo es de un año. 10 No intentes hacer más de una lección y sus correspondientes ejercicios por día.

L.in.3 11 El propósito de estos ejercicios es entrenar la mente a percibir de otra forma todo lo de este mundo. 12 El Libro de Lecciones está dividido en dos partes: la primera —que comienza inmediatamente después de esta Introducción y termina con la Lección 220— trata sobre cómo deshacer la forma en la que ves ahora; y la segunda —que empieza donde terminó la anterior y termina con la Lección 365 seguida del Epílogo— trata de restaurar la mirada verdadera por medio de la adquisición de la verdadera percepción2. 13 Se recomienda repetir cada ejercicio varias veces al día, preferiblemente cada vez en lugares distintos y, cuando sea posible, en toda situación en la que pasas un largo período. 14 El propósito es entrenar a la mente para generalizar las lecciones, de manera que entiendas que cada una es aplicable tanto en una situación como en cualquier otra.
1 La meta del Curso: es aprender a pensar, percibir y actuar cada vez más con el Espíritu Santo y cada vez menos con el ego, de manera de liberar la fuerza de Dios en nosotros para que reverbere en todo lo que pensemos o hagamos; es —por medio del perdón y de la extensión de milagros— reconocer en el otro, en los demás, y en la relación santa, a nuestro verdadero Yo, Cristo, ya que todos somos realmente Almas perfectas y eternas, unificadas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios, Quien es Uno con Su Padre en el eterno Presente de Su Unicidad; es liberarnos del pensar del ego para poder regresar a la Unicidad de Dios, de la Que realmente nunca nos hemos separado; es buscar y hallar en el otro y en los demás, el reflejo aquí del eterno Amor que Dios y Su Hijo comparten en la perpetua Armonía y alegre Concordia del Amor Que eternamente Se profesan Uno a Otro, extendiendo así la Creación; es aprender a dar paz para tener paz, porque la paz es la condición aquí para alcanzar el conocimiento, porque esa es la condición para entrar en el mundo real. Ver T17.7, T17.8, T22.7 [51], T31.2 [23], L127.6, L131.2
 
2 Información adicional: A excepción de los seis Repasos, los ejercicios diarios están programados alrededor de una idea central que se enuncia primero.
P A R T E 1  
INTRODUCCIÓN
pár 4-5
L.in.4 15 A menos que se especifique lo contrario, cada ejercicio debe practicarse con los ojos abiertos, puesto que el objetivo es aprender a ver. 16 La única regla que debe observarse a todo lo largo del entrenamiento es la de practicar los ejercicios con gran especificidad. 17 Cada uno se aplica a cada situación en la que te encuentres, y a todo lo que veas en ella. 18 Los ejercicios de cada día han sido planeados alrededor de una idea central, ya que los ejercicios en sí consisten en aplicar la idea a tantas situaciones concretas como sea posible. 19 Asegúrate de no decidir que la idea del día es inaplicable a algunas de las cosas que ves. 20 El objetivo de los ejercicios siempre será incrementar tu capacidad para aplicar las ideas a todo. 21 Esto no requerirá esfuerzo alguno por tu parte. 22 Simplemente, asegúrate de no hacer excepciones al aplicar la idea.

L.in.5 23 Algunas de las ideas que presenta este Libro de Lecciones, te resultarán difíciles de creer, mientras que otras tal vez te parezcan por demás sorprendentes. 24 Eso no importa. 25 Se te pide simplemente que apliques las ideas tal como se te indicará más adelante. 26 No se te pide en absoluto que las juzgues ni tampoco que creas en ellas. 27 Sólo se te pide que las utilices. 28 Utilizándolas cobrarán sentido para ti, lo que te demostrará que son verdaderas3. 29 Sólo recuerda una cosa: no tienes que creer en estas ideas ni aceptarlas, y ni siquiera recibirlas con agrado. 30 Puede que te opongas vehementemente a algunas de ellas. 31 Nada de eso tendrá importancia, ni disminuirá su eficacia. 32 Pero no hagas excepciones al aplicar las ideas que contienen los ejercicios. 33 Cualesquiera que puedan ser tus reacciones hacia ellas, no dejes de utilizarlas. 34 Eso es todo lo que se requiere.
3 La Verdad, con mayúscula, según el Curso —que realmente no soy un cuerpo sino un Alma, Tal como Dios me creó— no se puede describir ni tampoco explicar; sólo puede experimentarse, en un instante santo del mundo real en nuestro fuero interno, al haber logrado perdonar totalmente a otro y haber visto su Alma con la visión de Cristo. En esto radica aquí, la paz de Dios. Sus condiciones son querer creer que: 1) Dios existe, es perfecto y eterno, y en Su Pensamiento de Amor o Espíritu Santo, nos creó a todos —sin excepción y a Su Semejanza— Almas perfectas y eternas, unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo, Cristo, con Quien es Uno en la perpetua Armonía y alegre Concordia del Amor que Se profesan Uno a Otro en el eterno Presente de Su Unicidad; 2) Dios no creó más nada. 3) Por eso, nada de Ésta, Nuestra verdadera Realidad, puede ser amenazado, nada que no sea Ella, realmente existe. 4) En esto radica aquí, la paz de Dios. En minúscula, la verdad es la verdad del ego, cuyo sistema de pensamiento está basado en la creencia de que la percepción que tiene del tiempo y del espacio, y de todo lo que estos contienen, es que son reales, están regidos por las leyes de la evolución y escasez, y constituyen su única y verdadera realidad. Ver T7.5, T14, T30.5


Un Curso Sobre Milagros
edición original
Libro de Lecciones
L E C C I Ó N 11
Nada de lo que veo2
en esta habitación
[en esta calle, desde esta
ventana, en este lugar]
tiene realmente3 significado4.
L1.1 1 Ahora, mira lentamente a tu alrededor, y aplica esta idea de manera muy concreta a todo lo que ves:

L1.2 2 Esta mesa no significa nada. 3 Esta silla no significa nada. 4 Esta mano no significa nada. 5 Este pie no significa nada. 6 Este bolígrafo no significa nada.
 
L1.3 7 Luego mira más allá de lo que se encuentra a tu alrededor, y aplica la idea a un campo más amplio:

L1.4 8 Esa puerta no significa nada. 9 Ese cuerpo no significa nada. 10 Esa lámpara no significa nada. 11 Ese letrero no significa nada. 12 Esa sombra no significa nada.

L1.5 13 Observa que estas afirmaciones no siguen ningún orden determinado, ni distinguen las diferencias que puedan existir entre las clases de cosas a las que se aplican. 14 Ése es el propósito del ejercicio. 15 La afirmación debe aplicarse sencillamente a cualquier cosa que veas. 16 Al poner en práctica la idea del día, hazlo con total imparcialidad. 17 No trates de aplicarla a todo lo que veas, pues estos ejercicios no deben convertirse en un ritual. 18 Asegúrate solamente de no excluir nada en particular de lo que veas. 19 A los efectos de la aplicación de esta idea, una cosa es igual a cualquier otra.
1 Información adicional: Esta lección L1 y las dos que siguen deben practicarse dos veces al día, una por la mañana y la otra por la noche, con una duración de aproximadamente un minuto cada una, a no ser que eso cause una sensación de premura. La sensación de no tener prisa es esencial.
 
2 … con el ego
 
3 Realmente se refiere en general a nuestra verdadera condición en el Cielo, Que es donde realmente estamos todos cual Almas Uno en Cristo, el Hijo único de Dios, que nunca se separó de su Padre, con Quien es eternamente Uno.
 
4 Significado, con mayúscula es, en la eterna Unicidad, el de la relación de Amor de Dios con Nosotros, como Almas, Una en Cristo, Su único Hijo, en perfectas paz y alegría. En minúscula, cuando pensamos con el Espíritu Santo, significado es el reflejo aquí de ese eterno Significado y, cuando pensamos con el ego, es el significado que damos aquí a nuestra existencia separada, según las leyes de este mundo. Ver T20.7 [45]
Horario actual de
Un Curso sobre Milagros – Preliminares

COMPRAR:
or COMPRAR aquí
en la tienda CIMS:

 PDF GRATUITO de los Principios De Los Milagros aquí
COURSE IN MIRACLES SOCIETY
(Sin ánimo de lucro)
Donar
En la actualidad, todos los proyectos CIMS están respaldados por donaciones de tiempo libre, talento y dinero. Si desea apoyar alguna de las actividades de la Sociedad de alguna manera, no dude en ponerse en contacto.

Debido al carácter internacional de CIMS, Internet es nuestro principal medio de comunicación y colaboración.

Para hacer una donación deducible de impuestos en apoyo de las lecciones diarias, haga clic aquí.

Además, por medio de su testamento u otro plan de sucesión, puede nombrar "Curso en la Sociedad de Milagros" como el beneficiario de una parte de su sucesión, o de activos particulares en su sucesión. De esta manera, está honrando a sus seres queridos y al mismo tiempo brinda un apoyo crítico a la extensión de LOVE.

DONAR to OTROS PROYECTOS
CIMS | 800-771-5056 | reja-joy@jcim.net | jcim.net