PARA VER TODO EL CORREO HAGA
Un Curso Sobre Milagros
edición original
La Realidad se perdió por usurpación27 que, a su vez, produjo tiranía28. 34 Ya les dije que ahora han sido restaurados a su antiguo papel en el plan del Redimir29, pero todavía tienen necesariamente que decidir libremente si se van a dedicar a la restauración mayor30. 35 En efecto, mientras quede un solo esclavo sobre la tierra, la libertad de ustedes
no se habrá completado.

36 La completa restauración de la Filiación31 es la única verdadera meta de los que piensan en milagros. pár 106

UCSM TEXTO
LAS DISTORSIONES DE LOS IMPULSOS MILAGROSOS
gráfico por ©Deposit Photos


Un Curso Sobre Milagros
edición original
Libro de Lecciones
P A R T E 1
L E C C I Ó N 13
Un mundo sin significado1
engendra miedo2.
L13.1 1 La idea de hoy es realmente una variación de la anterior, excepto que es más específica en cuanto a la emoción que suscita. 2 De hecho3, un mundo sin significado es imposible4. 3 Lo que no tiene significado no existe5. 4 No obstante, de eso no se deduce que tú no pienses que percibes algo sin significado. 5 Por el contrario6, serás especialmente propenso a pensar que sí lo percibes7.
1 … sin Amor…
 
2 El miedo es la motivación primordial del sistema de pensamiento del ego, constituye un síntoma de tu profundo sentido de ser atacado y de pérdidas pasadas, presentes y futuras. Pero cuando has aceptado el Redimir para ti mismo, perdonado y extendido los milagros que te ha sugerido el Espíritu Santo y, con la visión de Cristo, aceptas solamente los pensamientos amorosos de todos, considerando todo lo demás como pedimentos de ayuda, Él te enseñará que el miedo —tanto en ti como en los demás— es realmente un pedido de ayuda. Ver T8.9 [82], T8.10 [90], T8.10 [94]
 
3 ... en Nuestra eterna Realidad, que es La única que existe ya que es la única que ha sido creada por Dios,
 
4 … ya que en la Realidad sólo hay Amor, con mayúscula, se refiere, en la eterna Unicidad, al Espíritu Santo o eterno Amor de Dios que Él comparte con nosotros —como Almas unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo— y nosotros con Él en perpetua Armonía y alegre Concordia; y aquí, cuando pensamos con el Espíritu Santo, es Su reflejo o amor general y sin preferencias que tenemos para con los demás. En minúscula, amor se refiere al amor interesado y preferencial de nuestro ego, cuando pensamos con él. Ver P3 [2], T1.1.3 [3], T1.1.53 [100], T3.6 [38], L46, L67, L68, L195
 
5 …realmente, ya que no fue creado por el Dios de Amor en el que quiero creer…
 
6 ... mientras sigas pensando todo el tiempo con el ego,
 
7 … ¿Acaso no estoy tocando madera con mis nudillos…?
P A R T E 1
L E C C I Ó N 13
pár 2-3
L13.2 6 Reconocer esa falta de significado produce una aguda ansiedad en todos los que se perciben como separados8. 7 Representa una situación en la que Dios9 y el ego10 se "desafían" uno al otro sobre cuál de sus respectivos significados ha de escribirse en el espacio vacío que esa falta de significado provee. 8 El ego se abalanza frenéticamente para establecer allí sus propias ideas, temeroso de que —de otro modo— el vacío pueda ser utilizado para demostrar su propia impotencia e irrealidad. 9 Y solamente en esto está en lo cierto.

L13.3 10 Por consiguiente, es esencial que aprendas11 a reconocer lo que no tiene significado y que aceptes esta constatación sin miedo. 11 Si tienes miedo12, es seguro que dotarás al mundo de atributos que realmente no posee, y lo abarrotarás con imágenes que realmente no existen. 12 Para el ego, las ilusiones13 son dispositivos de seguridad, como también deben serlo para ti, que te identificas con él.
8 … la angustia existencial de constatar que estamos solos frente al mundo cruel de la evolución y escasez……
 
9 … ¿cuál de ellos: el castigador y caprichoso de la Biblia o el de Amor del Curso…?
 
10 El ego es —en el eterno Presente de la de la Unicidad de Dios, donde nuestras Almas perfectas están unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo—el pensar individual que adentró la diminuta idea alocada de que el Hijo podía separarse de Dios, y crear por su cuenta. Al haber el Hijo olvidado reírse de su locura, ésta se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo y tener efectos reales, tales como "hacer" el tiempo, el espacio, y todo lo que estos contienen, regidos por las leyes de la evolución y de la escasez; es la substitución de la Verdad por la ilusión, de lo Infinito por lo temporal, de la Vida por la muerte, de la Completitud por la fragmentación; es la voluntad egoísta opuesta a la Voluntad de Amor de Dios; es la otra parte de nuestra mente que cree ser una mente individual y egoísta, oculta dentro de un trocito de barro, separada de las demás mentes, contra las cuales, en relaciones especiales, compite caótica e interminablemente hasta la muerte del cuerpo. Ver T3.6, T4.3, T4.6, T10, LTe.12 (-L331)
 
11 ... con el Espíritu Santo y Su sistema de pensamiento,
 
12 ... es porque te has identificado con el ego y su realidad del tiempo y del espacio y de todo lo que éstos contienen…
 
13 Ilusión o fantasía es todo lo "hecho" por nuestro ego primario, producto de aquella diminuta idea alocada que era posible al Hijo separarse de la Unicidad de Dios, y ponerse a crear por su cuenta, pero sin perder el Amor que Dios le daba, locura que se adentró en la Eternidad, Donde Todo es Uno con Dios, y de la que el Hijo de Dios olvidó reírse y que, a causa de haberlo enviado al olvido, ese pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo, así como de tener efectos reales, entre los cuales están la hechura del tiempo, del espacio, y de todo lo que éstos contienen, incluyendo la expansión y fragmentación de todo casi al infinito, regidos por las leyes de la evolución y escasez. Ver T8.5 [41], T16
P A R T E 1
L E C C I Ó N 13
pár 4-8
L13.4 13 Los ejercicios de hoy —que deberían hacerse unas tres o cuatro veces sin excederse de un minuto aproximadamente cada vez— han de practicarse de manera algo distinta a las anteriores. 14 Con los ojos cerrados, repite la idea de hoy interiormente. 15 Luego abre los ojos y mira lentamente a tu alrededor mientras dices:

L13.5 16 Estoy mirando un mundo sin significado.

L13.6 17 Repite esta afirmación interiormente mientras miras a tu alrededor. 18 Luego cierra los ojos y concluye con:

L13.7 19 Un mundo sin significado engendra miedo en mí porque pienso que estoy compitiendo con Dios14.

L13.8 20 Tal vez te resulte difícil evitar resistirte —de una forma u otra— a esta última afirmación. 21 Sea cual fuere la forma en que esta resistencia se manifieste, acuérdate de que en realidad le tienes miedo a esa clase de pensamientos debido a la "venganza" del "enemigo15". 22 No se espera que a estas alturas creas esta afirmación y, probablemente, la descartarás por considerarla absurda. 23 No obstante, observa cuidadosamente cualquier señal de miedo patente o encubierto que esta afirmación pueda suscitar en ti. 24 Ésta es la primera vez que intentamos exponer una relación explícita de causa y efecto16 de una clase que aún no puedes reconocer por ser muy inexperto. 25 No te detengas en esa última afirmación, y no trates ni siquiera de pensar en ella, excepto durante las prácticas. 26 Eso es suficiente por ahora.
14 ¿Quién creó este mundo? Si no pudo haber sido Dios, entonces, ¿quién queda para haberlo creado de alguna manera...?
 
15 ... tu ego, que es enemigo de Dios...
 
16 En el eterno Presente de Su Unicidad, Dios es la única Causa y, Su Efecto, Su Hijo, o Cristo. En minúscula, aquí, cuando pensamos con el Espíritu Santo, causa y efecto, significan el reflejo de la Causa y Efecto divinos; y, cuando pensamos con el ego, son las causas y efectos de las leyes de la evolución y la escasez que rigen este mundo, según las percibimos con nuestros sentidos y tratamos de entender con nuestra razón, lógica y sentido común. Ver T2.5 [97], T21.3 [25]-[26], T26.8 [60]


Un Curso Sobre Milagros
edición original
TEXTO

Capítulo 1
 LOS MILAGROS    

T1.2 LAS DISTORSIONES DE
LOS IMPULSOS
MILAGROSOS pár 102-107
T1.2 [102] 1 Estás inmerso en distorsiones subconscientes que están produciendo un denso recubrimiento sobre los impulsos milagrosos1, haciéndoles difícil emerger al consciente. 2 La naturaleza de toda relación interpersonal está limitada o definida por lo que tú quieres que resulte de ella2. 3 Relacionarse con otros es una manera de lograr un resultado. 4 El peligro de las defensas radica en su propensión a conservar falsas percepciones3 rígidamente en mente. 5 Todos los actos que se derivan del pensar invertido4 son literalmente expresiones de aquellos que no saben5 lo que están haciendo. 6 Una rígida orientación puede ser extremadamente confiable, aun si con ella se ve en forma invertida. 7 De hecho, cuanto más consistente sea su orientación de ver las cosas en forma invertida, más confianza inspirará.
1 Sólo hay dos sistemas de pensamiento: el del ego, de acuerdo a las leyes de la evolución y escasez que manejamos por medio de nuestra percepción, razonamiento, lógica, y sentido común; y el del Espíritu Santo, reflejo aquí del Espíritu o Pensar de Dios, Que es Amor, que se nos manifiesta principalmente a través de los impulsos amorosos que de vez en cuando emergen de nuestro subconsciente. Ver T1.2 [102], T3.9 [72], T4.2 [8] y [11], T4.7 [85], T18.10
 
2 … que resulte Amor —pensando con el Espíritu Santo— o satisfacción o defensa del interés personal —pensando con el ego—…
 
3 … según la percepción del ego: en la separación, cuando pensamos con el ego, la percepción es el proceso fundamental para sobrevivir por el cual nuestra razón, lógica y sentido común interpretan, juzgan, seleccionan y evalúan la información recibida por nuestros sentidos de la realidad del tiempo y del espacio y de todo lo que éstos contienen, regidos como están por las leyes de la evolución y escasez. El Curso la define como "Percepción equivocada".
 
4 … también como "boca abajo", es decir, el sistema de pensamiento del ego es —en el eterno Presente de la de la Unicidad de Dios, donde nuestras Almas perfectas están unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo—el pensar individual que adentró la diminuta idea alocada de que el Hijo podía separarse de Dios, y crear por su cuenta. Al haber el Hijo olvidado reírse de su locura, ésta se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo y tener efectos reales, tales como "hacer" el tiempo, el espacio, y todo lo que estos contienen, regidos por las leyes de la evolución y de la escasez; es la substitución de la Verdad por la ilusión, de lo Infinito por lo temporal, de la Vida por la muerte, de la Completitud por la fragmentación; es la voluntad egoísta opuesta a la Voluntad de Amor de Dios; es la otra parte de nuestra mente que cree ser una mente individual y egoísta, oculta dentro de un trocito de barro, separada de las demás mentes, contra las cuales, en relaciones especiales, compite caótica e interminablemente hasta la muerte del cuerpo. Ver T3.6, T4.3, T4.6, T10, LTe.12 (-L331)
 
5 … realmente… Realmente se refiere en general a nuestra verdadera condición en el Cielo, Que es donde realmente estamos todos cual Almas perfectas y eternas, Una en Cristo, el Hijo único de Dios, que nunca se separó de su Padre, con Quien es eternamente Uno.
T1.2 LAS DISTORSIONES DE
LOS IMPULSOS
MILAGROSOS
pár 103
T1.2 [103] 8 No obstante, la validez seguirá siendo la meta fundamental6. 9 Los pensamientos hostiles, triunfantes, vengativos, autodegradantes, y toda clase de expresiones de falta de Amor son, a menudo, claramente percibidos en las fantasías que los acompañan. 10 Pero constituye un profundo error imaginar que la extrema frecuencia de estas fantasías o su alta previsibilidad les otorga validez. 11 Recuerda que, si bien la validez implica confianza, esta relación no es reversible. 12 Tú puedes inspirar toda la confianza del mundo y, al mismo tiempo, estar totalmente equivocado. 13 Aunque un instrumento en el que confías sirva para medir una cosa, ¿qué uso podrá tener si no sabes lo que es "esa cosa"? 14 Así pues, este Curso se va a concentrar en la validez, y dejaremos que la confianza ocupe su lugar de forma natural7.
6 … al evaluar cualquier asunto la pregunta a hacerse es: ¿Vale esto realmente la pena…?
 
7 Lo natural, en la eterna Unicidad o Cielo, es la perpetua armonía reinante y también la perpetua concordia alegre del Amor Que eternamente se profesan el Padre y Su Hijo, Cristo, en Quien todas nuestras Almas están unificadas como Una y, en Ello, la Creación se extiende. Aquí, cuando pensamos con el Espíritu Santo, lo natural es ser reflejo de Lo que somos en la eterna Unicidad, es decir, miramos a todo y a todos con la visión de Cristo, como uno con nosotros, perdonamos y extendemos los milagros que nos sugiera el Espíritu Santo. Cuando pensamos con el ego, lo natural es lo que percibimos aquí con nuestros sentidos y que están regidos por las leyes de este mundo. Ver T27.6 [44], L161.2
T1.2 LAS DISTORSIONES DE
LOS IMPULSOS
MILAGROSOS
pár 104
T1.2 [104] 15 La confusión de los impulsos milagrosos con los impulsos sexuales8 constituye una gran distorsión perceptual, debido a que induce —en vez de corregir— el nivel básico de confusión situado en la base de las percepciones de todos aquellos que buscan la felicidad con los medios que ofrece este mundo9. 16 Cuando se expresan impulsos sexuales inapropiados (o impulsos de extender milagros mal dirigidos), terminan en una culpa10 consciente, y, si se niegan, en una depresión. 17 Todo placer real11 proviene de hacer la Voluntad de Dios12. 18 Esto es así porque no hacerlo constituye una negación de Mi Yo13. 19 Negar el error trae consigo la proyección14. 20 En cambio, corregir el error nos trae la libertad15. 21 "No nos dejes caer en la tentación" quiere decir "no dejes que nos engañemos a nosotros mismos en creer que podemos realmente relacionarnos en paz con Dios o con nuestros hermanos con cualquier cosa externa"16.
8 En los Apuntes de Helen y en el UrText T1B37ae la palabra es: "sexuales"; luego en la versión HLC fue cambiada a: "físicos". Para la traducción, hemos decidido reincorporar esta importante palabra original.
 
9 … Ambos impulsos buscan la identificación, la unión con otro. La muy importante diferencia estriba en que el impulso milagroso quiere el "bien" del otro de forma desinteresada mientras que el impulso sexual quiere la unión de forma interesada, por el placer y otras ventajas que piensa que va a derivar de la eventual unión física…
 
10 En el Cielo, según el Curso, no hay normas ni culpa, ya que Dios sólo sabe del Amor que comparte en paz y alegría con todas nuestras Almas perfectas y eternas, Una en Cristo, Su único Hijo, en el eterno Presente de Su Unicidad. Aquí, donde reina la imperfección de los cuerpos regidos por las leyes de la evolución y escasez, cuando pensamos con el ego, la culpa es el sentimiento de no haber estado a la altura de las circunstancias, o de haber faltado contra normas generalmente cambiantes que rigen nuestras vidas. Pero cuando decidimos pensar con el Espíritu Santo y aceptar el Redimir para nosotros mismos, queremos creer que realmente no somos cuerpos sino Almas creadas por Dios a Su Semejanza y, por lo tanto, nunca nos separamos de nuestro Padre y Creador. Además, mediante la visión de Cristo, ahora vemos a las faltas que antes juzgábamos como imperdonables, como errores subsanables por medio del perdón y de la extensión de milagros y, de esa manera, ser aquí el reflejo de lo que realmente somos: el Hijo único, que ama a Dios y es amado por Él en la alegre Concordia del Amor o Espíritu Santo, como era antes de que el tiempo pareciera existir. Ver T5.8 [73], T12, T13.3, T14.2, T16.6, T19.5.1.1
 
11 La Realidad, con mayúscula, significa la infinita y eterna Unicidad de Dios, en la Cual, todos nosotros, sin excepción, cual Almas unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo, somos Uno con Nuestro Padre, compartiendo con Él Su Amor, el Espíritu Santo. Algunos de sus sinónimos son: Cielo, Eternidad, Reino, Reino de los Cielos, Universo. En minúscula, realidad significa la ilusión de la separación, la realidad del tiempo y del espacio y de todo lo que éstos contienen, regidos como están por las leyes de la evolución y escasez que hicimos, realidad en la que habitualmente creemos, percibimos, pensamos y actuamos con el ego. Pero cuando decidimos pensar con el Espíritu Santo, estudiamos y aplicamos el Curso, podemos trascender esta realidad en nuestro fuero interno, ingresando al mundo real, que es el reflejo aquí de la eterna Realidad. Ver T8.10, T11.4, T11.9, T18, T30.9
 
12 La Voluntad de Dios en el eterno Presente de Su Unicidad en la Que todas nuestras Almas perfectas y eternas están unificadas como Una en la única Alma del Hijo único de Dios— quiere que la felicidad que Su Hijo heredó de Él siga imperturbada: que sea perpetua en la Alegría de la Creación plena y que sea eternamente receptiva y completamente ilimitada en Él. Aquí, la Voluntad de Dios es que por medio del perdón y de la extensión de milagros, nos volvamos el reflejo de ese eterno Presente de la Unicidad, en la Que, en paz y con alegría, nos amamos unos a otros como uno en Cristo, el Hijo único de Dios, Quien es Uno con Él. Ver T12.7 [64] y [65], T13.5 [41], L193
 
13 Yo, con mayúscula, es el eterno Yo de Cristo, el Hijo único de Dios —en Quien todas nuestras Almas perfectas y eternas están unificadas como Una— Quien es Uno con Dios en el eterno Presente de Su Unicidad. También es usado pocas veces como el Yo de Dios. En minúscula, tu yo es el ego si estás pensando con él, el yo que creemos que somos en el tiempo y el espacio, el cual, en la separación, hicimos para reemplazar a la eterna Creación de Dios, es decir, a Su único Hijo; o si decidiste pensar con el Espíritu Santo, tu yo es el reflejo aquí del eterno Yo de Cristo, en Quien todos somos realmente Uno. Ver Lte.14 (-351)
 
14 La proyección, en el eterno Presente de la Unicidad, es de Dios y de Su único Hijo, que proyectan Amor Uno al Otro, y al hacerlo, se extienden Uno en el Otro. En cambio, aquí, cuando pensamos, actuamos y percibimos con el ego, la proyección es de la individualidad que necesita sobrevivir en el mundo de la evolución y escasez, proyectando espontáneamente ese pensamiento egocéntrico y defensivo hacia todo lo de afuera, incluyendo a los demás. Esta proyección también mantiene vigente nuestra separación de Dios. Pero el Curso nos enseña que podemos ver al mundo de otra manera y, para ello, primero tenemos que decidir pensar con el Espíritu Santo, aceptar el Redimir para nosotros mismos, perdonar, extender milagros y entablar relaciones santas para multiplicar las ocasiones de salvar a nuestros hermanos. Al hacerlo, proyectaremos hacia los demás el pensar de Amor del Espíritu Santo y, por medio de nuestra visión de Cristo, nos extenderemos en los demás que, ahora —en nuestra mente— serán uno con nosotros, reflejando así, aquí, la eterna Unicidad de Dios, donde realmente estamos todos, como Almas perfectas y eternas, unificadas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios Quien es Uno con Su Padre y Creador. Ver T2.1, T2.2 [23] y [25], T6.3, T7.9, T10.2
 
15 Aquí, en minúscula, libertad, cuando pienso "nos" con el Espíritu Santo, es la liberación del confinamiento impuesto por las mentes individuales separadas unas de otras, para amar sin excepción y por igual a todos, como reflejo de la Unicidad; y, cuando pienso con el ego, es lo que decido hacer con mi libre albedrío, según las leyes de la evolución y escasez. Ver T2.6 [109], T13.7 [62], T17.6 [52], L199, LR6 (-206)
 
16 … que no sea Amor, con mayúscula, se refiere, en la eterna Unicidad, al Espíritu Santo o eterno Amor de Dios que Él comparte con nosotros —como Almas unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo— y nosotros con Él en perpetua Armonía y alegre Concordia; y aquí, cuando pensamos con el Espíritu Santo, es Su reflejo o amor general y sin preferencias que tenemos para con los demás. En minúscula, amor se refiere al amor interesado y preferencial de nuestro ego, cuando pensamos con él. Ver P3 [2], T1.1.3 [3], T1.1.53 [100], T3.6 [38], L46, L67, L68, L195
T1.2 LAS DISTORSIONES DE
LOS IMPULSOS
MILAGROSOS
pár 105
T1.2 [105] 22 Pequeño Hijo de Dios, fuiste creado para crear17 Lo bueno, Lo bello y Lo santo. 23 No pierdas esto de vista. 24 Por un breve período de tiempo, el Amor de Dios tendrá que expresarse transmitiéndose de un cuerpo a otro, debido a que la visión es aún muy tenue. 25 El mejor uso que cada uno puede hacer de su cuerpo es utilizarlo para que le ayude a ampliar su percepción18 y así alcanzar la verdadera visión19. 26 Esta visión es invisible para el ojo físico. 27 El propósito fundamental del cuerpo20 es hacerse innecesario. 28 Aprender a hacerlo es la única verdadera razón21 para la cual fue creado en falso22.
17 Crear, en el Cielo, es el eterno y conjunto Pensar amoroso entre Dios y Su Hijo. Cuando aquí, pensando con el Espíritu Santo, hemos aceptado el Redimir para nosotros mismos, perdonamos, extendemos milagros y producimos creaciones, son un reflejo de las Creaciones que, como Su Hijo, creamos conjuntamente con Dios en el Cielo. Hacer es el pensar del ego, pensar que de alguna manera hizo el tiempo y el espacio y todo lo que éstos contienen, regidos como están por las leyes de la evolución y escasez. Ver T3.7 [52], T4.2 [18]
 
18 … pensando con el Espíritu Santo
 
19 La visión de Cristo es, en un instante santo en mi fuero interno, la que mira más allá del cuerpo de la persona que quiero perdonar y, cuando accedo al mundo real, ve su Alma perfecta y eterna, Una con La mía, en la experiencia de Cristo, nuestra verdadera Identidad. Basado en esa experiencia, cada vez que decida pensar con el Espíritu Santo, es decir, pensar con mi mente acertada, voy a percibir el mundo de otra manera, en la que, en mi fuero interno, no hay nada que no justifique perdonar completamente, extender los milagros que sugiera el Espíritu Santo y unirme a esa y otras personas, en relaciones santas. Ver T11.7, T12.5 [42]
 
20 … según el pensar del Espíritu Santo
 
21 … según el sistema de pensamiento del Espíritu Santo
 
22 … o "hecho en falso". El cuerpocuando pensamos con el ego— es su encarnación, regido por las leyes de este mundo y constituye la prueba viviente de que este mundo es real y de que estamos evidentemente separados de Dios y unos de otros. Pero cuando pensamos con el Espíritu Santo, el cuerpo es el medio por el cual el Hijo de Dios recobra la cordura. Aunque el cuerpo fue concebido para encerrar al Hijo en el infierno sin escapatoria posible, ahora la meta del Cielo va a substituir a la búsqueda del infierno, y como el Hijo único de Dios que realmente somos, extendemos nuestra mano para tomar la de nuestro hermano y ayudarlo a caminar el sendero con él. Ahora nuestros cuerpos se han vuelto santos y nuestras mentes unidas y acertadas sirven para curar las mentes equivocadas que sólo sabían de vida efímera y de muerte. Ver T1.1.51 [86], T2.2 [45], T2.3 [53], T2.3 [56], L161.4, LTe.5 (-L261)
T1.2 LAS DISTORSIONES DE
LOS IMPULSOS
MILAGROSOS
pár 106
TT1.2 [106] 29 Las fantasías, de cualquier tipo que sean, son formas distorsionadas del pensar23 porque siempre tergiversan la percepción convirtiéndola en algo irreal. 30 La fantasía es una forma de visión degradada. 31 La visión y las revelaciones24 están íntimamente relacionadas, mientras que la fantasía y la proyección están asociadas más estrechamente, porque ambas tratan de controlar la realidad externa25 de acuerdo con falsas necesidades internas26. 32 Tuerzan la Realidad en la forma que sea, y percibirán en forma destructiva. 33 La Realidad se perdió por usurpación27 que, a su vez, produjo tiranía28. 34 Ya les dije que ahora han sido restaurados a su antiguo papel en el plan del Redimir29, pero todavía tienen necesariamente que decidir libremente si se van a dedicar a la restauración mayor30. 35 En efecto, mientras quede un solo esclavo sobre la tierra, la libertad de ustedes no se habrá completado. 36 La completa restauración de la Filiación31 es la única verdadera meta de los que piensan en milagros.
23 … con el ego…
 
24 La revelación es aquí, una experiencia intensamente personal, que no emana del consciente, de una comunicación de Dios hacia nosotros por medio del Espíritu Santo, en la que brevemente se refleja el conocimiento de la forma original de Comunicación entre Dios y Sus Almas —que somos nosotros, unificadas como Una en Cristo, Su Hijo único— en el eterno Presente de la Unicidad. Es una experiencia que no puede traducirse en algo que tenga sentido para el consciente (de ahí que cualquier intento de describirla con palabras sea usualmente incomprensible), e induce a la vez la sensación extremadamente personal de crear o amar y una suspensión completa —aunque temporal— de la duda y del miedo. Sólo una mente curada puede experimentar una revelación que produzca efectos duraderos por medio del perdón y de la extensión de milagros, lo cual la une directamente con las mentes de los demás en la Mente única de Dios. Ver T1.1.28-50, T2.3 [71], T3.1 [3], L158.2, L169.4
 
25 … según el ego…
 
26 … en la opinión del Espíritu Santo…
 
27 … de nuestro yo primario de mi ego que empezó cuando en la Eternidad, Donde Todo es Uno con Dios, se adentró una diminuta idea alocada, de la que el Hijo de Dios olvidó reírse. A causa de haberlo enviado al olvido, ese pensamiento —el yo de mi ego primario— se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo, así como de tener efectos reales tales como, entre otras cosas, la hechura del tiempo y del espacio, y de todo lo que éstos contienen, incluyendo la pizca de polvo cósmico que llamamos Tierra y, sobre ella, nuestro cuerpo individual separado de los demás cuerpos y compitiendo interminablemente con ellos. Ver: T27.9 [82]
 
28 … de nuestro mismo ego…
 
29 Aceptar para ti mismo el Redimir, siempre con mayúscula, es el camino de regreso a la Unicidad de Dios de la Que quieres creer que nunca te separaste. La 1ª etapa comienza cuando, frente al caos existencial regido por las leyes de la evolución y la escasez y el miedo que experimentas a diario, conciencias que anhelas vivir de otra manera que un cuerpo, separado de los demás cuerpos, que lleva una vida sin otro significado que el de sobrevivir lo mejor y lo más largo posible. La 2ª etapa consiste en observar que frente al especialismo habitual de tu ego, a veces, también te llegan impulsos compasivos, de compartir y de amistad desinteresada. 3ª etapa: Sin otras pruebas que ese anhelo y esos impulsos a favor de los demás, debes decidir si quieres creer que éstos tienen un origen divino o, más bien, que son un error de la evolución. Si te decides por la evolución, tu motivación para convertir esos impulsos en hechos concretos te vendrá de la ética o altruismo que adoptes. 4ª etapa. En cambio, si mediante un acto de fe, aceptas que su origen pueda ser divino, también querrás creer que hay otra vida fuera del tiempo y del espacio, en la que tu Alma es Una con todas las demás Almas en Cristo, el Hijo único de Dios. Este querer creer (hasta lograr creer) debería motivarte a pensar cada vez más con el Espíritu Santo, y cada vez menos con tu ego. En la última y 5ª etapa, el Espíritu Santo te enseñará cómo no juzgar, perdonar y extender milagros y, así, en instantes santos en tu fuero interno, accederás a la visión de Cristo en el mundo real, que es la meta de nuestro viaje. Ver T3.3, T5.3, T11.9 [84], T20, L139, M28
 
30 … la Completitud de Cristo: La Completitud, con mayúscula, en el Cielo, es de Dios y de todos nosotros como Almas perfectas y eternas que realmente somos, unificadas como Una en Cristo, Su Hijo, Quien es Uno con Su Padre en el Amor del Espíritu Santo que Ambos comparten en la paz y alegría de la eterna Unicidad. En minúscula, cuando pensamos con el Espíritu Santo, la completitud es el reflejo aquí de la eterna Completitud, y se experimenta en nuestro fuero interno en un instante santo del mundo real cuando, después de haber perdonado totalmente a un hermano (s), nos unimos a él (ellos) como uno en la experiencia de Cristo. Y, cuando pensamos con el ego significa las definiciones que se pueden encontrar en el diccionario. Ver T2.5 [102], T6.3 [25], T15.8 [78], T29.3 [19]
 
31 … en Cristo
T1.2 LAS DISTORSIONES DE
LOS IMPULSOS
MILAGROSOS
pár 107
T1.2 [107] 37 Ninguna fantasía es verdad. 38 Todas son —por definición— distorsiones de la percepción32. 39 Las fantasías son los medios para hacer falsas asociaciones, y obtener placer de ellas. 40 El hombre puede hacerlo, pero únicamente porque es creativo33. 41 Además, aunque sea capaz de percibir las asociaciones que son falsas, nunca las podrá hacer realidad excepto para sí mismo. 42 El hombre cree en lo que ha creado. 43 Si crea milagros34, igualmente creerá con fuerza en ellos. 44 Así, la fuerza de su convicción sostendrá la creencia del que ha recibido el milagro. 45 Y las fantasías irán haciéndose totalmente innecesarias a medida que la naturaleza totalmente satisfactoria del reflejo de la Realidad resulte evidente a ambos: al que da y al que recibe.
32 Fantasía o Ilusión es todo lo "hecho" por nuestro ego primario, producto de aquella diminuta idea alocada que era posible al Hijo separarse de la Unicidad de Dios, y ponerse a crear por su cuenta, pero sin perder el Amor que Dios le daba, locura que se adentró en la Eternidad, Donde Todo es Uno con Dios, y de la que el Hijo de Dios olvidó reírse y que, a causa de haberlo enviado al olvido, ese pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo, así como de tener efectos reales, entre los cuales están la hechura del tiempo, del espacio, y de todo lo que éstos contienen, incluyendo la expansión y fragmentación de todo casi al infinito, regidos por las leyes de la evolución y escasez. Ver T8.5 [41], T16
 
33 Aunque el hombre esté pensando con el ego, no pierde totalmente Su eterna Creatividad.
 
34 Extender un milagro a otro, es la máxima expresión de Amor que puedes experimentar en tu fuero interno, cuando, después de haber aceptado el Redimir para ti mismo y logrado perdonar totalmente a un hermano, se corre el velo que te impedía verlo con la visión de Cristo, y unes tu Alma a La de él en una unión de Amor, que se extiende a todas las Almas, ya que, realmente, hay Una sola, La del Hijo único de Dios. El milagro trasciende las leyes de este mundo, remplazándolas por una verdadera empatía o altruismo, como reflejo aquí del Amor que nuestras Almas comparten en el Cielo, reflejo que cura la mente de tu hermano de su creencia en la realidad del ego y, al mismo tiempo, consolida tu propia curación. El milagro es el medio para alcanzar conjuntamente la meta del Curso, no se pide, sino que sucede y, al suceder, se acepta que su origen es divino, mediante un acto de fe. Ver las definiciones de las palabras en negrillas en el Glosario y en: LTe.13 (-L341) 
Horario actual de
Un Curso sobre Milagros – Preliminares

COMPRAR:
or COMPRAR aquí
en la tienda CIMS:

 PDF GRATUITO de los Principios De Los Milagros aquí
COURSE IN MIRACLES SOCIETY
(Sin ánimo de lucro)
Donar
En la actualidad, todos los proyectos CIMS están respaldados por donaciones de tiempo libre, talento y dinero. Si desea apoyar alguna de las actividades de la Sociedad de alguna manera, no dude en ponerse en contacto.

Debido al carácter internacional de CIMS, Internet es nuestro principal medio de comunicación y colaboración.

Para hacer una donación deducible de impuestos en apoyo de las lecciones diarias, haga clic aquí.

Además, por medio de su testamento u otro plan de sucesión, puede nombrar "Curso en la Sociedad de Milagros" como el beneficiario de una parte de su sucesión, o de activos particulares en su sucesión. De esta manera, está honrando a sus seres queridos y al mismo tiempo brinda un apoyo crítico a la extensión de LOVE.

DONAR to OTROS PROYECTOS
CIMS | 800-771-5056 | reja-joy@jcim.net | jcim.net