PARA VER TODO EL CORREO HAGA
Un Curso Sobre Milagros
edición original
T1.1.34 [47] 1 Los milagros restauran la mente a su plenitud. 2 Al redimir la escasez, establecen una perfecta protección. 3 La fuerza del Alma no da cabida a intromisiones. 4 Los que han sido perdonados están llenos del Alma, y por eso perdonan a su vez. 5 Liberar a sus hermanos es un deber de los que han sido liberados.

UCSM TEXTO
PRINCIPIOS DE LOS MILAGROS


Un Curso Sobre Milagros
edición original
Libro de Lecciones
P A R T E 1
L E C C I Ó N 5
Nunca estoy1 contrariado
por la razón que pienso2
L5.1 1 Esta idea, al igual que la anterior, puede aplicarse a cualquier persona, situación o acontecimiento que tú creas que te está causando dolor. 2 Aplícala específicamente a lo que, según tú, es la causa de tu contrariedad, y para describir el sentimiento que te afecta, usa el término que te parezca más preciso. 3 La contrariedad puede manifestarse en forma de miedo, preocupación, depresión, ansiedad, ira, odio, celos, o un sinnúmero de otras formas, y cada una de ellas se percibirá como diferente de las demás. 4 Pero esto último no es verdad3. 5 No obstante, hasta que aprendas que las formas no tienen importancia, cada una de ellas constituirá una materia apropiada para los ejercicios de hoy. 6 Aplicar la misma idea a cada una de ellas por separado es el primer paso que te llevará finalmente a reconocer que todas son iguales4.
1 Realmente se refiere en general a nuestra verdadera condición en el Cielo, Que es donde realmente estamos todos cual Almas perfectas y eternas, Una en Cristo, el Hijo único de Dios, que nunca se separó de su Padre, con Quien es eternamente Uno.
 
2 … con mi ego
 
3 … porque en la Unicidad —que es donde nuestras Almas realmente están, Una en el Alma única del único Hijo de Dios— sólo hay Amor: Unicidad, con mayúscula es sencillamente la idea de que Dios, en el eterno Presente del Cielo, está creando a Su único Hijo en un pensamiento de Amor o Espíritu Santo, Amor que se profesan eternamente Uno al Otro en perfecta armonía y alegre concordia. En minúscula, aquí, en nuestra mente acertada o espíritu, unicidad es la idea nacida del anhelo natural de, amorosamente, unificar todas nuestras Almas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios, en una experiencia en nuestro fuero interno, que nos dice que realmente no estamos solos, aislados y separados unos de otros, ni desamparados —como la percepción de nuestros cuerpos que el ego nos quiere hacer ver y creer— sino que realmente somos Uno con Dios en las perfectas Paz y Alegría de Su eterna Unicidad, arropados por el Amor o Espíritu Santo. Ver T8.5 [38], T10.2 [15], T26.2
 
4 … porque todas forman parte de Ilusión o fantasía es todo lo "hecho" por nuestro ego primario, producto de aquella diminuta idea alocada que era posible al Hijo separarse de la Unicidad de Dios, y ponerse a crear por su cuenta, pero sin perder el Amor que Dios le daba, locura que se adentró en la Eternidad, Donde Todo es Uno con Dios, y de la que el Hijo de Dios olvidó reírse y que, a causa de haberlo enviado al olvido, ese pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo, así como de tener efectos reales, entre los cuales están la hechura del tiempo, del espacio, y de todo lo que éstos contienen, incluyendo la expansión y fragmentación de todo casi al infinito, regidos por las leyes de la evolución y escasez. Ver T8.5 [41], T16
L E C C I Ó N 5
pár 2-7
L5.2 7 Al aplicar la idea de hoy a lo que percibas como la causa específica de cualquier forma de contrariedad, usa a la vez el nombre de la forma en la que ves la contrariedad, y la causa que le atribuyes. 8 Por ejemplo:

L5.3 9 No estoy molesto con ____ por la razón que pienso. 10 No tengo miedo de ____ por la razón que pienso.

L5.4 11 Pero, una vez más, esto no debe substituir a las prácticas en las que primero examinas tu mente en busca de lo que crees que son las "fuentes" de la contrariedad, y las formas de contrariedad que, según tú, resultan de ellas.

L5.5 12 En estos ejercicios, incluso más que en los anteriores, puede que te resulte más difícil ser imparcial y, así, evitar dar más importancia a unos temas que a otros. 13 Tal vez te resulte útil, antes de empezar los ejercicios, afirmar lo siguiente:

L5.6 14 No hay contrariedades pequeñas. 15 Todas perturban mi paz5 mental por igual.

L5.7 16 Luego, busca en tu mente cualquier cosa que te esté afligiendo, independientemente de lo mucho o poco que lo haga.
5 Paz, con mayúscula, es el estado en el que nos encontramos en el eterno Presente de la Unicidad por ser amados y amar, es saber que realmente no somos cuerpos sino Almas, unificadas todas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios, Quien es Uno con Su Padre, en perfecta quietud y perfecta libertad de todo peligro, conflicto, culpa o escasez. En minúscula, cuando pensamos y percibimos con el Espíritu Santo, paz es el estado que experimentamos en el mundo real cuando hemos perdonado totalmente al otro y extendido los milagros que nos ha sugerido el Espíritu Santo. Pero cuando pensamos con el ego, paz es el estado que se puede obtener transitoriamente según los acuerdos y leyes del mundo. Ver T6.6.2, T19.5, T29.7, L105, L188, L200, M11, M20
L E C C I Ó N 5
pár 8-12
L5.8 17 También es posible que te sientas menos dispuesto a aplicar la idea de hoy a algunas de las causas de las contrariedades que percibes6 que a otras. 18 De ocurrir esto, piensa en primer lugar en lo siguiente:

L5.9 19 No puedo conservar esta forma de contrariedad y al mismo tiempo desprenderme de las demás. 20 Así pues, a efectos de estos ejercicios, consideraré todas como si fuesen iguales.

L5.10 21 Luego, más o menos durante un minuto, busca en tu mente tratando de identificar las diferentes formas de contrariedades que te estén perturbando, sin tomar en cuenta la relativa importancia que les puedas dar. 22 Aplica la idea de hoy a cada una de ellas, usando los nombres tanto del origen de la contrariedad —tal como la percibas— como del sentimiento tal como lo estés experimentado. 23 He aquí algunos ejemplos adicionales:

L5.11 24 No estoy preocupado acerca de ____ por la razón que pienso. 25 No estoy deprimido acerca de ____ por la razón que pienso.

L5.12 26 Será suficiente hacer este ejercicio tres o cuatro veces al día.
6 Percepción: En el eterno Presente de la Unicidad de Dios —Que es donde realmente estamos todos como Almas perfectas y eternas, unificadas como Una en Cristo, el Hijo único, Quien es Uno con Su Padre— la percepción no existe, porque el Conocimiento nos hace saber y experimentar que Todo es Uno y, por consiguiente, no hay nada que percibir. Pero en la separación, cuando pensamos con el ego, la percepción es el proceso fundamental para sobrevivir por el cual nuestra razón, lógica y sentido común interpretan, juzgan, seleccionan y evalúan la información recibida por nuestros sentidos de la realidad del tiempo y del espacio y de todo lo que éstos contienen, regidos como están por las leyes de la evolución y escasez. El Curso la define como "Percepción equivocada". Y, cuando habiendo decidido pensar con el Espíritu Santo, hemos aceptado el Redimir para nosotros mismos, perdonado y extendido los milagros que nos ha sugerido el Espíritu Santo, estudiado y aplicado al menos una vez las Lecciones del Curso, nuestra "Percepción verdadera" gradualmente nos va a llevar al mundo real —que es la meta del Curso—donde, en nuestro fuero interno, experimentaremos el reflejo aquí de la Unicidad de Dios, donde sólo hay Amor, paz y alegría. Ver T3.4, T3.5, T10.7, T13, T14.6 [46], L134, M5.3.1, M19.5


Un Curso Sobre Milagros
edición original
TEXTO

Capítulo 1
 LOS MILAGROS    

T1.1 PRINCIPIOS DE
LOS MILAGROS1 pár 39-49
T1.1.29 [39] 1 Los milagros constituyen una manera de ganar la liberación del miedo.

T1.1.29 [40] 2 La revelación induce a un estado en el que el miedo ya ha sido abolido. 3 Por lo tanto, los milagros son un medio, y la revelación un fin. 4 En este sentido, trabajan juntos. 5 Los milagros no dependen de la revelación, sino que la inducen. 6 La revelación es intensamente personal y no puede traducirse en algo que tenga sentido para el consciente. 7 De ahí que cualquier intento de describirla con palabras sea usualmente incomprensible1. 8 La revelación induce únicamente la experiencia. 9 Los milagros, por su parte, inducen la acción interpersonal. 10 Por ahora, los milagros resultan más útiles debido a su naturaleza impersonal2. 11 En esta fase del aprendizaje, extender milagros es más importante porque no se les puede forzar a que se liberen del miedo3.
1 Jesús prosigue en el UrText T1B25e: … incomprensible, aún para el que va a escribir sobre esto más adelante, después de haber sucedido. Por eso el Apocalipsis (o "El Libro de las Revelaciones") es esencialmente incomprensible. (Tomado de A Course in Miracles, The Urtext Manuscripts, con la anuencia de su autor Doug Thompson)
 
2 … no orientado a lo personal del que lo extiende.
 
3 Jesús sigue en el UrText T1B25h-i-j: Extender milagros constituye el curso de acción esencial para ambos. Observa (dirigiéndose a Helen…) que los apuntes mucho más personales que estás tomando hoy reflejan la experiencia revelatoria. Esto no produce la cualidad más generalizable a la que apunta el Curso. No obstante, pueden ser de gran ayuda personalmente para B.(se refiere a Bill…), ya que habías pedido algo que le pudiese ayudar personalmente. Eso va a depender de cómo escuche y de qué bien entiende la naturaleza cooperativa de la experiencia conjunta de ustedes. Sólo puedes ayudar leyendo estos apuntes primero. Más tarde, pregúntale si esto debería incluirse de alguna manera en la parte escrita del Curso o si más bien tú deberías guardar estos apuntes por separado. Él está a cargo de esas decisiones. Di a B. que debería tratar de entender la diferencia muy importante que hay entre Control de Cristo y Guía de Cristo. Eso fue lo que le hizo temeroso ayer. (Tomado de A Course in Miracles, The Urtext Manuscripts, con la anuencia de su autor Doug Thompson)
T1.1 PRINCIPIOS DE
LOS MILAGROS
pár 41
T1.1.30 [41] 1 Los milagros alaban a Dios a través de los hombres. 2 Lo alaban al honrar a Sus creaciones4, afirmando así la perfección de las mismas5. 3 Curan porque6 niegan la identificación con el cuerpo7 y afirman la identificación con el Alma. 4 Al percibir al espíritu8, los milagros reajustan los niveles9 y los ven en su debido ordenamiento. 5 Esto sitúa al espíritu10 en el centro, donde las Almas11 pueden comunicarse directamente entre sí.
4 Las creaciones, aquí, en minúscula, cuando pensamos con el Espíritu Santo, son las que producimos —cuando perdonamos al otro, a los otros, y extendemos los milagros que nos sugiere el Espíritu Santo— como un reflejo de las Creaciones que creamos como Uno con y en Dios, en el Cielo. Y, cuando pensamos con el ego —según el Curso— no "creamos" sino que "hacemos," de acuerdo con las leyes de este mundo. Ver T2.1 [5], T14.4 [36], T30.3 [35], LTe.11 (- L321) Ver T1.1.24 [27], T1.1.44 [71], T14.5 [45]
 
5 … esto es, el reflejo aquí de Su eterna Perfección.
 
6 … al extenderlos pensando con el Espíritu Santo
 
7 El cuerpocuando pensamos con el ego— es su encarnación, regido por las leyes de este mundo y constituye la prueba viviente de que este mundo es real y de que estamos evidentemente separados de Dios y unos de otros. Pero cuando pensamos con el Espíritu Santo, el cuerpo es el medio por el cual el Hijo de Dios recobra la cordura. Aunque el cuerpo fue concebido para encerrar al Hijo en el infierno sin escapatoria posible, ahora la meta del Cielo va a substituir a la búsqueda del infierno, y como el Hijo único de Dios que realmente somos, extendemos nuestra mano para tomar la de nuestro hermano y ayudarlo a caminar el sendero con él. Ahora nuestros cuerpos se han vuelto santos y nuestras mentes unidas y acertadas sirven para curar las mentes equivocadas que sólo sabían de vida efímera y de muerte. Ver T1.1.51 [86], T2.2 [45], T2.3 [53], T2.3 [56], L161.4, LTe.5 (-L261)
 
8 … en los demás y en el que los está extendiendo
 
9 … ver arriba.1.28 [35] 1
 
10 El Espíritu (o Alma) —siempre con mayúscula— es nuestra inmaterial Naturaleza divina que Dios creó semejante a Sí Mismo, entendiéndose que, al ser de Dios, el Espíritu (o Alma) es eterno y nunca nació. El Espíritu sabe, ama y crea. Cuando los Espíritus (o Almas) perfectos y eternos —que realmente somos todosse unifican como Uno en Cristo, somos el Hijo único de Dios, Uno con Su Padre en el eterno Presente de la Unicidad. En minúscula, espíritu o mente acertada, es la otra parte de la mente del Hijo separado que todavía se puede comunicar con Dios por medio del Espíritu Santo. Nada puede llegar al Espíritu (o Alma) desde el ego, ni nada del Espíritu (o Alma) puede reforzar al ego o aminorar el conflicto interno de éste, porque el Espíritu (o Alma) no puede percibir y el ego es incapaz de conocer. Por lo tanto, no están comunicados ni jamás lo estarán. Ver T2.2 [20], T4.2 [8] y [19], T31.6, L97
 
11 … Su reflejo aquí
T1.1 PRINCIPIOS DE
LOS MILAGROS
pár 42-43
T1.1.31 [42] 1 Los milagros deben inspirar gratitud, no asombro reverencial. 2 El hombre debería dar gracias a Dios por lo que realmente es12. 3 Los Hijos pequeños de Dios son realmente muy santos, y el milagro honra su santidad13.

T1.1.31 [43] 4 Las Creaciones de Dios14 no pueden perder su santidad, aunque ésta pueda estar oculta. 5 El milagro la descubre y la lleva a la luz donde le corresponde estar. 6 En efecto, la santidad nunca puede ocultarse realmente en la oscuridad, pero el hombre sí puede engañarse a sí mismo con respecto a este punto. 7 Esta ilusión le da miedo, porque en su corazón sabe que es una ilusión15 y se esfuerza enormemente por establecer la validez de ésta. 8 El milagro sitúa la validez donde le corresponde estar. 9 La eterna Validez pertenece únicamente al Alma, y el milagro reconoce únicamente la Verdad16. 10 De esta manera, el milagro desvanece las ilusiones que el hombre tiene sobre sí mismo y lo pone en comunión con sí mismo17 y con Dios.
 12 … Su Hijo único…
 
13 Santidad, con mayúscula, es el Estado de perfecto Amor o Espíritu Santo que —como Alma, unificada con TODAS las demás Almas como Una en Cristo, el único Hijo de Dios— vivimos con Dios en perfectas Paz y Alegría, en el eterno Presente de Su Unicidad. En minúscula, santidad es la experiencia en mi fuero interno del reflejo aquí de ese Estado. Ver T1.1.31 [42] a [44], T2.2 [45], T5.4 [23], T14.5, L36, L37, L39
 
14 Las Creaciones de Dios, en el Cielo, son, la suma de todo lo que Dios ha creado, a saber: Nosotros como Almas perfectas y eternas, Una en Cristo, Su único Hijo, con Quien comparte Su Amor o Espíritu Santo en la eterna Unicidad o Santísima Trinidad. No creó más nada. Ver T1.1.31 [43], T1.1.34 [48], T1.1.39 [56], T5.2 [10]
 
15 Ilusión o fantasía es todo lo "hecho" por nuestro ego primario, producto de aquella diminuta idea alocada que era posible al Hijo separarse de la Unicidad de Dios, y ponerse a crear por su cuenta, pero sin perder el Amor que Dios le daba, locura que se adentró en la Eternidad, Donde Todo es Uno con Dios, y de la que el Hijo de Dios olvidó reírse y que, a causa de haberlo enviado al olvido, ese pensamiento se convirtió en una idea seria, capaz de lograr algo, así como de tener efectos reales, entre los cuales están la hechura del tiempo, del espacio, y de todo lo que éstos contienen, incluyendo la expansión y fragmentación de todo casi al infinito, regidos por las leyes de la evolución y escasez. Ver T8.5 [41], T16
 
16 La Verdad, con mayúscula —que realmente no soy un cuerpo sino un Alma, Tal como Dios me creó— según el Curso, no se puede describir ni tampoco explicar; sólo puede experimentarse en nuestro fuero interno, en un instante santo del mundo real, al haber logrado perdonar totalmente a otro y haber visto su Alma con la visión de Cristo. En esto radica aquí, la paz de Dios. En minúscula, es la verdad del ego, cuyo sistema de pensamiento está basado en la percepción de que el tiempo y del espacio y todo lo que estos contienen son reales, están regidos por las leyes de la evolución y escasez, y constituyen la única y verdadera realidad. Ver T7.5, T14, T30.5
 
17 … como el Yo de Cristo, en Quien todos nosotros —como Almas— somos realmente Uno
T1.1 PRINCIPIOS DE
LOS MILAGROS
pár 44
T1.1.32 [44] 1 Cristo18 inspira todos los milagros, que esencialmente son intercesiones. 2 Interceden a favor de la santidad del hombre y lo hacen santo. 3 Al ubicarlo más allá de las leyes físicas19, los milagros lo elevan a la esfera20 del orden celestial. 4 En ese orden21, el hombre es realmente perfecto.
18 Cristo, 1) es la idea que resuelve el aparente dilema en el Curso, que, por un lado, reza: "Dios creó a un solo Hijo, y no creó más nada" y, por el otro, "la Filiación es la suma de todas las Almas creadas por Dios.", dilema que es resuelto en el proceso de extender milagros: "Un milagro hace que las Almas sean una en Cristo."; 2) en mi fuero interno, Cristo también es la divina experiencia de mi mente acertada o espíritu en un instante santo del mundo real, de la unión de mi Alma con el Alma del otro(a), experiencia de Amor que se extiende a las Almas de todos los que fueron, son y serán, como reflejo aquí del eterno Presente de la Unicidad de Dios. Ver T1.1.19 [19], [45] y [48], T2.2 [20], T30.6 [63], T31.1 [9]
 
19 … de la evolución y escasez en el tiempo y el espacio…
 
20 … o reflejo aquí
 
21 … o El mundo real —la meta de nuestro viaje con el Curso—.es el estado que se experimenta en un instante santo en nuestro fuero interno, con nuestro espíritu o mente acertada, al haber logrado perdonar completamente a otro y unirnos a su Alma en la experiencia de Cristo, y, por ende, a todas las demás Almas unificadas como Una en Cristo; es "saber", que el Juicio Final de Dios consiste en que Nuestro Padre nos dice a cada uno: "Tú, unido al Alma del otro y a las Almas de todos los demás, sigues siendo Mi Hijo único, por siempre inocente, por siempre cariñoso y por siempre querido, tan ilimitado como Tu Creador, absolutamente inmutable y por siempre inmaculado. Por lo tanto, despierta y regresa a Tu Casa, que realmente nunca abandonaste. Ver T2.6, T3.8, T26.4 [21], LTe.10 (-L311)
T1.1 PRINCIPIOS DE
LOS MILAGROS
pár 45-46
T1.1.32 [45] 5 El Alma nunca pierde Su Comunión con Dios. 6 Sólo la mente22 y el cuerpo necesitan redimirse. 7 El milagro se une al Redimir de Cristo, al poner la mente al servicio del Espíritu23. 8 Así se establece la función acertada de la mente y se eliminan sus errores24.

T1.1.33 [46] 1 Los milagros honran al hombre porque merece que se le quiera. 2 Desvanecen ilusiones acerca de él y perciben la luz que hay en él. 3 Por consiguiente redimen sus errores liberándolo de sus propias pesadillas. 4 Lo liberan de una cárcel en la que él mismo se había encarcelado y, al liberar su mente de las ilusiones, restauran su cordura25. 5 La mente del hombre puede estar poseída por ilusiones, pero su espíritu es realmente libre eternamente. 6 Si una mente percibe sin Amor, tan únicamente percibe un cascarón vacío y no conciencia al espíritu que lleva adentro. 7 En cambio, el Redimir restituye el Alma al lugar que Le corresponde. 8 La mente que sirve al espíritu es invulnerable.
22 La Mente, con mayúscula, se refiere a la Mente o el Pensar de Dios o de Su Hijo o de Cristo, y representa el agente que activa al Alma (o Espíritu), aportándole su energía creadora o Amor. En la separación, la mente del Hijo separado parece tener tres partes: 1) El espíritu, que es la parte que todavía puede comunicarse con Dios por medio del Espíritu Santo, Quien se nos manifiesta por medio de impulsos amorosos y revelaciones; 2) el ego, que recibe del ego primario en la fuente de la separación, los impulsos de vida y de sobrevivencia, los cuales, al ser procesados por nuestro cerebro —subconsciente o conscientemente— dan vida a nuestro cuerpo y nutren a nuestra razón, lógica y sentido común de lo necesario para defendernos y sobrevivir; y 3) el decididor, que es lo que en nosotros decide todo el tiempo si pensar con el ego —que es lo que hacemos "usualmente"— o con el espíritu. Ver T7.3, T19.2, T25.5, L45, L165
 
23 … de Dios tal como está reflejado aquí por la Respuesta de Dios a la separación, que es el Espíritu Santo y la posibilidad de comunicarnos con Dios por Su intermedio a través de nuestro espíritu, que es la parte de nuestra mente que todavía puede comunicarse con Dios por medio del mismo Espíritu Santo.
 
24 … al reemplazar el sistema de pensamiento del ego por el del Espíritu Santo.
 
25 Cordura, cuando pensamos con el Espíritu Santo, es Su sistema de pensamiento en nuestro espíritu, que parte de la creencia en la Verdad y, que nuestra función aquí es tratar de ser reflejos de nuestra verdadera Realidad, aceptando el Redimir para nosotros mismos, perdonando, extendiendo milagros y entablando relaciones santas para multiplicar el perdón y la extensión de milagros hasta abarcar a todos. Y, cuando pensamos con nuestro ego, la cordura es el estado mental al que llega nuestro ego por medio del razonamiento, lógica y sentido común. Ver T6.6.2 [76], T17.7 [61]
T1.1 PRINCIPIOS DE
LOS MILAGROS
pár 47-49
T1.1.34 [47] 1 Los milagros restauran la mente a su plenitud. 2 Al redimir la escasez, establecen una perfecta protección. 3 La fuerza del Alma no da cabida a intromisiones. 4 Los que han sido perdonados están llenos del Alma, y por eso perdonan a su vez. 5 Liberar a sus hermanos es un deber de los que han sido liberados.

T1.1.34 [48] 6 Los que han sido perdonados son los medios del Redimir. 7 Aquellos que han sido liberados por Cristo deben unirse para liberar a sus hermanos, pues ése es el plan del Redimir. 8 Los milagros son el camino en el que las mentes que sirven al Espíritu Santo26 se unen a Cristo para la salvación27, o liberación, de todas las creaciones de Dios.

T1.1.35 [49] 1 Los milagros son expresiones del Amor, pero eso no implica que sus efectos sean siempre visibles. 2 Soy el único que puede extender milagros sin discriminar, porque soy el Redimir. 3 Tú tienes un papel en el Redimir, el cual te dictaré. 4 Pregúntame cuáles milagros deberías extender. 5 Eso te ahorrará esfuerzos innecesarios porque estarás actuando bajo comunicación directa.
26 El Espíritu Santo: 1) En la eterna Unicidad de Dios, es el Pensamiento de Amor de Dios Que nos creó como Almas unificadas como Una en Cristo, Su único Hijo; 2) al producirse la separación, es el ente que comenzó a estar presente como una protección, inspirando al mismo tiempo el comienzo del proceso del Redimir; 3) es, en tu mente acertada, el pensar de Cristo que se manifiesta —entre otras experiencias desinteresadas e inclusivas— por impulsos compasivos, caritativos, altruistas, de compartir, que de vez en cuando emergen del subconsciente y que podemos concienciar en instantes santos y decidir qué hacer con ellos. Algunos de Sus sinónimos en el Curso son: "Consolador", "Guía", "Intérprete", "Mediador", "Palabra de Dios", "Redimir", "Respuesta", "Traductor", "Verdad", "Voz que habla por Dios", "Voz de Dios". Ver T5.3, T5.4, T.5.5, T6.6, T9.5, T20.5, LTe.7 (-L281)
 
27 La salvación 1) es el proceso de deshacer la separación que nunca fue, cuestionando nuestra creencia en la realidad del ego, del tiempo y del espacio y de todo lo que éstos contienen, regidos como están por las leyes de la evolución y escasez; 2) es querer creer en el eterno Presente de la Realidad del Amor de Dios, en Cuya Unicidad estamos realmente todos, como Almas perfectas unificadas como Una en Cristo, el Hijo único de Dios; 3) es ir dejando cada vez más de lado el pensar, percibir y actuar egocentrista del ego y, en su lugar, pensar con el Espíritu Santo; 4) es aceptar el Redimir para nosotros mismos; 5) es perdonar al otro y a los demás y extender los milagros que nos sugiera el Espíritu Santo; 6) es entablar relaciones santas y multiplicar el perdonar y la extensión de milagros. Ver T9.6, T11, T22, T31, LTe.2 (-L231)
Horario actual de
Un Curso sobre Milagros – Preliminares

COMPRAR:
or COMPRAR aquí
en la tienda CIMS:

 PDF GRATUITO de los Principios De Los Milagros aquí
COURSE IN MIRACLES SOCIETY
(Sin ánimo de lucro)
Donar
En la actualidad, todos los proyectos CIMS están respaldados por donaciones de tiempo libre, talento y dinero. Si desea apoyar alguna de las actividades de la Sociedad de alguna manera, no dude en ponerse en contacto.

Debido al carácter internacional de CIMS, Internet es nuestro principal medio de comunicación y colaboración.

Para hacer una donación deducible de impuestos en apoyo de las lecciones diarias, haga clic aquí.

Además, por medio de su testamento u otro plan de sucesión, puede nombrar "Curso en la Sociedad de Milagros" como el beneficiario de una parte de su sucesión, o de activos particulares en su sucesión. De esta manera, está honrando a sus seres queridos y al mismo tiempo brinda un apoyo crítico a la extensión de LOVE.

DONAR to OTROS PROYECTOS
CIMS | 800-771-5056 | reja-joy@jcim.net | jcim.net